Los mejores cuidados para el perro

Dos meses después del cierre de la temporada de caza, algunos de los perros empiezan a acusar la falta de salidas al monte, una obligación que recae en sus amos. No hacen falta recetas mágicas para saber bien cómo afrontar esta larga época; ejercicio, una dieta adecuada acorde a la inactividad y óptimo estado de salud; tres factores que habrá que vigilar periódicamente siempre desde la prevención y así evitar problemas de última hora.

En cuanto a los paseos y el ejercicio, cada uno ya sabe lo que tiene y, sobre todo, dónde lo tiene. Cuidado con las salidas al monte con perros que anden lejos y que puedan traer algún disgusto en forma de denuncias según a dónde se acuda. Las zonas de adiestramiento pueden ser buena solución y en Bizkaia las hay en Sollube, Ereño, y Arrizuri en Durango.

Otra fórmula puede ser acudir a cotos de caza industrial, donde recordar algunas pautas de adiestramiento, aunque sea con caza de granja, algo que a muchos cazadores no les gusta. Pero el contacto con el pájaro siempre cuenta con defensores en cualquier circunstancia, haciendo el carácter del perro a esta forma de entrenamiento buena o no tanto. Eso sí, habrá que salir de tierras vizcainas y acercarse a las alavesas, burgalesas o riojanas para poder ir a un coto industrial. Respecto a las salidas, mejor tres de una hora por semana que una de tres horas el fin de semana.

Comida

En cuanto a la alimentación, el perro no realiza el mismo desgaste con esos paseos que en época de caza, en la que se vacía de fuerzas en cada jornada, así que la alimentación deberá ser consecuente con ese menor ritmo de trabajo, por supuesto sin hacerle pasar hambre.

Hoy en día es una tarea mucho más fácil con los piensos existentes en el mercado, de calidad y de garantía, también para poder llevar una dieta sana y acorde a la época. Por ejemplo, un setter de unos 25-30 kilos puede comer al día una ración de entre 300-400 gramos de un pienso acorde en proteínas, materias grasas y vitaminas varias. En el caso de un spaniel bretón, de entre 16 y 19 kilos, la cantidad sería de 230 a 280 gramos de la misma marca. Según el fabricante consultado, este alimento «completo» para perros tiene como materias primas cereales, incluido arroz, carnes y subproductos animales, pescados y otros subproductos de origen vegetal y sustancias minerales suficientes «para el normal desarrollo de las funciones vitales del perro» según reza en las etiquetas.

Por supuesto, esta comida deberá ser acompañada siempre de agua limpia y fresca para el can, agua de la que dispondrá a todas horas. Este sistema de alimentación resulta cómodo y seguro para observar el estado del perro, subiendo o bajando las dosis alimenticias de forma paulatina, siempre sin sobresaltos, y según veamos la progresión del can. En seguida se nota cuándo hay sobrepeso o al revés, se aprecia que nuestro perro pasa hambre, sin confundir con la glotonería que algunos ejemplares muestran. Por supuesto que la dieta a menos deberá ser acompañada de un mayor ejercicio, siempre en la búsqueda de su estado óptimo.

Salud

Se da por supuesto que su estado sanitario siempre deberá ser el mejor, cuidando periódicamente la presencia de parásitos externos (pulgas y garrapatas, sobre todo) e internos (lombrices y tenias) con tratamientos o vacunaciones. Y previniendo otras enfermedades como parvovirosis, moquillo, alergias o infecciones en los ojos, por ejemplo.

Ante la mínima sospecha de que algo no marcha bien, visita obligada al veterinario. Y otro aspecto no menos importante, que cada vez los especialistas recalcan más, es cuidar su estado anímico, en el que el amo tiene toda la responsabilidad a través de su compañía, caricias y órdenes, desde el mejor trato y atención al siempre fiel amigo canino, algo necesario para estos meses de veda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *