Browning reinventa la Auto 5

CORRÍA el año 1900 cuando John Moses Browning, auténtico genio en el mundo de la armería deportiva y militar, patentó el diseño de una escopeta semiautomática operada por un sistema de retroceso de masas y que había concebido un par de años antes. Como cargaba de forma automática cinco cartuchos de capacidad, la denominó Auto 5, que sería la primera escopeta semiautomática producida en serie.

Primero acudió a la firma Winchester, con la que ya había trabajado, pero rechazaron sus condiciones. Entonces se dirigió a Remington, pero su presidente falleció mientras J. M. Browning esperaba para ofrecerle la escopeta. En 1902 la escopeta empezó a fabricarse en Europa, en la Fabrique Nationale de Herstal belga, hasta 1998. Remington también la fabricó bajo licencia, llamándola Remington 11, entre 1905 y 1947.

La Auto 5 ha salido en muchas escenas en numerosas películas norteamericanas, y las primeras que llegaron hasta los cazadores vascos, mucho después de los años sesenta, tampoco pasaron desapercibidas. No solo por su capacidad de carga de cinco disparos, obviamente eran otras épocas, sino por la recta joroba que tenía en la unión entre la báscula y la culata, una chepa muy particular que los siguientes fabricantes de escopetas pronto redondearían para dar otro aire a este tipo de arma. También destacaba el movimiento del cañón en cada disparo hacia el interior de la báscula, ya que cada retroceso realimentaba el sistema. En calibres 12 y 20, y también en 16, se llegaron a comercializar en todo el mundo hasta cuatro millones de armas, según asegura Browning, en su casi un siglo de producción.

NUEVA

Los diseñadores e ingenieros de la firma Browning, una de las más punteras a nivel mundial, han retomado las legendarias formas de la Auto 5 para acomodarla a las necesidades y los gustos del siglo XXI. Manteniendo la forma del final del cajón de mecanismos y el aire en conjunto de la escopeta, dentro del nuevo modelo se esconden unas cuantas innovaciones que la pueden devolver a la primera línea del mercado.

El sistema de funcionamiento ya no es el largo retroceso del cañón, sino que ahora es un sistema inercial propio denominado Kinematic Drive Sistem que dispara desde 28 gramos de carga en adelante hasta llegar a los super mágnum con un sistema más sencillo, fiable y limpio. Por supuesto, los cañones son los sobredimensionados de la marca, denominados Black bored Vector Pro y los choques son largos, de 80 milímetros, con una doble estanqueidad y un perfil interior más largo que garantiza una mejor limpieza, además de un excelente plomeo, según destacan sus inventores. Y en la parte de atrás de la escopeta, se equipa con una cantonera técnica Inflex de segunda generación que permite recibir el mínimo retroceso en el hombro. Por supuesto, la nueva Auto 5 equipa el sistema de carga y descarga Express Speedy load plus que facilita de forma muy rápida el armado de la recámara o también el cambio de cartuchos sin tener que acerrojar cada cartucho. Y el propio cajón de mecanismos o Humpback, está hecho de una aleación de aluminio ligero y duro usado en la industria aeronáutica.

GARANTÍA

En conjunto, la Auto 5 brinda un gran equilibrio casi impropio para su aspecto y que sorprende muy gratamente al cogerla. Su peso, de 3 kilos en el modelo estándar de calibre 12 y cien gramos más en las composite, camo infinity y camo max 4, le hace fácil de llevar a la cara y apuntar.

Browning confía tanto en su nuevo modelo que lo garantiza durante siete años o cien mil disparos. Además, su precio de venta recomendado al público para el modelo normal es inferior a los 1.700 euros, un precio muy pagable con los precios del mercado actual. Seguro que Browning recuperará a muchos nostálgicos de esta arma pionera, revestida con la más moderna tecnología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *