La caza ¿Patrimonio de la Humanidad?

La Oficina Nacional de la Caza (ONC), entidad sin ánimo de lucro creada para defender la caza en España y en la que participa la gran mayoría de implicados en esta actividad, solicitó el pasado jueves mediante un escrito al Gobierno que la caza se incluya dentro del listado de patrimonios intangibles del Estado y promover su inclusión como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad ante la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Unesco. La iniciativa fue presentada por su presidente, Juan Antonio Sarasketa, también líder de Adecap, Asociación para la defensa del Cazador y Pescador de Euskadi, y tras ser debatida fue aprobada por la asamblea general de la ONC celebrada en Madrid el pasado jueves 16 de febrero.

Para apoyar esta demanda, la oficina de la caza ofreció al Gobierno de España toda su colaboración y desde ese mismo día establecieron contactos con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, al que solicitaron una primera reunión para valorar la propuesta. Por su parte, la entidad de cazadores promoverá contactos con agentes representativos del mundo cinegético para, según afirman, canalizar la realidad de la caza «en este merecido reconocimiento a esta ancestral actividad practicada en todo el mundo». En la ONC participan la propia federación española de caza, numerosas asociaciones de cazadores, gestores de terrenos de caza y medio ambiente, agricultores, asociaciones, además de numerosas empresas vinculadas a este complejo sector.

Como principal argumento para avalar esta propuesta, la ONC asegura que la actividad cinegética, junto a las relacionadas con el primer sector, gestiona el ecosistema, pero lo hace de una forma perdurable en el tiempo, obteniendo «los intereses» de la naturaleza sin comerse «el capital», conservándolo, «lo que llaman desarrollo sostenible» afirman.

Críticas

A buen seguro que la propuesta contará con la oposición de determinados grupos empeñados en terminar con la actividad de la caza. Como ha sucedido hace poco tiempo en Castilla y León y que casi detiene la temporada cinegética pasada, o las campañas que periódicamente emprenden otras agrupaciones de distinto signo. Por cierto, desde un discurso muy beligerante que ecologistas de renombre y trayectoria contrastada ni siquiera defienden, porque entienden que la caza bien gestionada y realizada es un método efectivo de regulación de las especies y, por extensión, del medio natural.

Datos recientes de Fedenca, la fundación para el estudio de la naturaleza y la caza, han revelado que en España se han capturado más de un millón y medio de jabalíes en los últimos diez años. A ver quién cuestiona el ejercicio de la caza como herramienta reguladora de las especies con datos similares, millón y medio de jabalíes capturados, sobre la gestión que realiza esta actividad. Recientemente salió en televisión una piara de jabalíes en la playa de Sopela, por no hablar de los incidentes de tráfico que estos animales provocan con su progresiva presencia en nuestros montes.

Aunque también habrá quien prefiera que esas «tareas» las realicen las diversas administraciones y la caza la realice la guardería u otros servicios específicos. Por supuesto, costando más dinero al erario público en vez de generar beneficios, que es lo que la caza produce donde llega. Que se lo pregunten a los miles de municipios españoles cuya mayor parte de ingresos procede de la actividad cinegética. Sumando, además del factor regulador, un gran conjunto de tradiciones arraigadas y costumbres mantenidas a través de los tiempos en sus distintas modalidades, de mayor y menor, que comprenden el amplio espectro de la actividad cinegética hispana, tan arraigada en el mundo primario y rural. Veremos si la caza llega a patrimonio inmaterial.

Chaparrón de avefrías y clausetas

Ahora toca disfrutar de las especies de caza y de otras aves, aunque sin escopeta ni perros, porque la temporada de caza ya ha finalizado en todas sus variantes. Y si la semana pasada decíamos que no se había registrado la concentración de aves que suele llegar cuando arrecia la nieve, los bandos comenzaron a verse desde el mismo jueves en todas las zonas de campas y especialmente en las zonas más próximas a la costa. El vuelo de muchos bandos de aves volvió a dejarse ver por todo el Txorierri, Ezkerraldea, Mungialdea y demás zonas vizcainas en las que la nieve no ha estado tan presente por las olas de frío polar siberiano con que nos regaló el inicio de febrero.

Las protagonistas, las avefrías y sus vecinas las clausetas o chorlitos dorados europeos. La primera es especie cinegética cuando es época de caza y la segunda está protegida. Ambas se han presentado no en grandes bandos, como en las nevadas de hace unos años, pero sí de forma repartida, prácticamente por todas las zonas de campas. También se han dejado sentir de forma tímida algunas malvices, comunes e incluso alirrojas, y respecto a la sorda, en las zonas de pase sí se han avistado algunas pero no parece haberse constatado una gran presencia de este pájaro en estos últimos días. Aunque sus costumbres y la ausencia de perros en los montes por la veda también tenga que ver en la mayor o menor apreciación de su llegada a nuestras zonas a estas alturas del invierno.

limícolas La avefría es la especie Vanellus vanellus y se trata de un ave limícola que cría en prácticamente toda Europa, pero cuya especie apunta estar hoy en día amenazada por los cambios sufridos en los sistemas agrícolas. Aunque en Euskadi la conocemos más por su paso en época migradora y su vuelo en bandos de forma siempre gregaria. A veces pasa incluso en días de palomas y viento sur de octubre, y se deja ver entre las aves azuladas.

La avefría cría en colonias pequeñas en campos y marismas, y puede llegar a vivir hasta diez años. Se alimenta en campos arados, campas, praderas, bordes de pantanos y playas fangosas, preferentemente de insectos, gusanos y arañas.  Su peculiar grito (kivi) es bien conocido por todos los cazadores, lo que descubre su presencia de noche fácilmente. De día, su tamaño y forma de vuelo le delatan de lejos, y de cerca se le reconoce fácil por su colorido, el cuerpo blanco y las puntas de las alas redondeadas y toda la cubierta negra y verdosa, en un cuerpo que puede pesar entre 150 y 300 gramos. Sus aplicaciones gastronómicas son más reducidas respecto a otras especies cinegéticas, lo que recorta su número de adeptos en época de caza.

Cuando nos referimos a la clauseta esta es otra ave limícola, el Chorlito Dorado Europeo o Pluvialis Apricaria. Hace años desapareció de la lista española de especies cazables, que no de la francesa, y aún algunos la confunden al volar, sobre todo con poca luz, con bandos de agachadizas o incluso de becadas por la forma del cuerpo, de las alas y de su trayectoria a veces zigzagueante. Cría en terrenos secos del norte de Europa y también puede vivir hasta diez años. Su cuerpo es menor que el de la avefría, pesando entre 140 y 250 gramos.

En los campos se suele mezclar con las avefrías, pero no así en vuelo, donde se separan claramente de sus vecinas blanquinegras. Suelen volar más alto y más rápido que las avefrías, aunque es raro que haya muchas aves de una especie y no ande cerca la otra. En invierno también ocupan los mismos hábitats de campo abierto de cultivos, campas y desembocaduras de ríos para alimentarse de gusanos, insectos, caracoles, larvas, arañas, algas o incluso musgo. Gracias a ambas especies estamos teniendo estos días un estupendo obsequio para la vista y sin duda, para los más veteranos, muchos y gratos recuerdos de otros tiempos distintos de caza.

La nieve precipita el fin de campaña

LOS temporales han llegado, pero más tarde de lo que se les esperaba: a comienzos de febrero, con la temporada de caza menor en general ya terminada y cerrando de facto la prórroga de la becada, que en Bizkaia estaba prevista hasta este próximo 12 de febrero, que solo se puede realizar con autorización especial y en zonas de caza controlada.

El inmediato cierre por parte de la Diputación Foral, ente que regula la actividad cinegética en el territorio, no ha sorprendido a nadie aunque ha sido acogido de diferente forma entre el colectivo de cazadores en general y de becaderos en particular. A los primeros les ha pillado fuera de la época hábil y a los segundos les sirve para alimentar la controversia propia de estos días con la prórroga pero con nuevos factores añadidos. Porque cazar con nieve no es discutible a estas alturas por nadie de dentro ni de fuera del mundo de la caza. El grado de indefensión de las aves cuando absolutamente todo está nevado convierte en impensable e inapropiada la acción de cazar.

Pero lo que sí resucita perennes polémicas es si se puede cazar en las zonas que no están nevadas, por ejemplo, o cuándo se debe reabrir y continuar con la caza una vez pasado el temporal de turno. Quienes este fin de semana han estado en el Gran Bilbao, entre la capital y la costa, han visto cómo no había nieve a las orillas del Nervión, pero sí desde la urbe hacia el sur, copando al Pagasarri desde sus cotas más bajas, así como en los montes cercanos. Solicitar cazar en las zonas de costa en esas condiciones, en pleno temporal y a sabiendas de que todas las zonas de interior están nevadas, resultaría de poco gusto. Aunque también es verdad que estos días pasados no se han visto las concentraciones de pájaros similares a las habidas hace un par de años, en las que nutridos bandos de avefrías y clausetas, entre otras, poblaron las zonas más cercanas al mar. Con pájaros o sin ellos por la costa, no parece razonable sacar las escopetas en estas condiciones.

Otro asunto bien distinto es considerar cuándo se puede reanudar la actividad una vez pasado este extremo mal tiempo y en el que las aves ya dispongan de mayores posibilidades de defensa y de poder buscarse otros lugares de estancia.

fortuna Porque los recelos entre los cazadores también son justificados, respecto a los llamados «días de fortuna» y su aplicación. Para colmo la versión que ofrece la Ley de Caza Vasca aprobada el año pasado, y es que según su texto las diputaciones ya no deberán declarar expresamente como tales a estos días en sus correspondiente territorios para unas jornadas, según el artículo 39, punto 2, «consecuencia de temporales, o de incendios, epizootias, inundaciones, sequías, heladas, olas de frío…» que resultaría una broma pesada si no constara en el texto legal. Que a Euskadi lleguen «temporales» en la temporada de caza en otoño o en invierno suena a chiste. Hablar de sequías o heladas también puede tener su «gracia», y más en cuanto a las «olas de frío», así, sin más matices. Siempre queda el consuelo de que el texto no prohíbe cazar con lluvia. O cuando haga menos de 15º. Pero mejor no dar más ideas. Esperemos que el Reglamento pertinente que debe desarrollar esta ley, y que el Gobierno Vasco debiera estar ya ultimando, ponga luz a estas y otras barbaridades que rezuma la ley del 17 de marzo.

Volviendo a los sorderos, la prórroga de dos semanas en Bizkaia ha sido bien acogida en general en este colectivo, aunque hay becaderos que también opinan que es suficiente con cazarla hasta el 31 de enero. Si echamos la vista hacia atrás a la campaña sordera vizcaina, la entrada del ave de pico largo ha sido escasa desde noviembre debido a la ausencia de rigores invernales europeos. Y dos frentes fríos seguidos han anulado cualquier posibilidad de cazar en las zonas controladas de Bizkaia unos pocos días más.

Ligatiro se viste de largo en Eibar

La emblemática ciudad de Eibar acogió el viernes la gala de la primera edición de Ligatiro, en la que se reconoció a los mejores deportistas clasificados entre los 500 participantes en la singular iniciativa promovida desde Adecap, Asociación para la Defensa del Cazador y Pescador, que pretende potenciar estas disciplinas de tiro con escopeta como son el foso olímpico, el foso universal y el minifoso.

El objetivo de Ligatiro es fomentar estos deportes hacia dentro, a los tiradores nuevos y a los más regulares en competición. Pero también hacia fuera, acercándola a la sociedad como es, huyendo de falsos mitos que las vinculan a peligrosidad o a cierto carácter aristocrático; respaldando una actividad con muchísimos aficionados, segura y muy alejada de tasas de siniestralidad, y que reclama un mayor respaldo institucional a todos los niveles. Así lo solicitó Juan Antonio Sarasketa, presidente de Adecap, al inicio: «No entendemos que un pueblo que cuenta con todo el sector armero deportivo y teniendo tiradores de máximo nivel, no pueda competir a nivel internacional porque no cuenta ni con una sola instalación adecuada». Este aseguró que son muchos cazadores los que tiran al plato y al revés y muchos tiradores cazan en la época hábil.

En la gala también estuvieron los máximos responsables federativos del tiro al plato vascos y navarros quienes firmaron la colaboración para la segunda edición de Ligatiro en este 2012, como sus presidentes, Patxi Alonso y Rafael Franco, o los distintos responsables federativos territoriales con Esteban Azkue por Gipuzkoa, Santiago Azurmendi por Araba y Julio García por Bizkaia.

Por supuesto, en presencia de José Ángel Sodupe, representante de Maxam, entidad patrocinadora que ha colaborado con 27.000 cartuchos de las marcas GB, Rio, Saga, Vinci y Maxam, para premios. El salón de actos de El Corte Inglés fue el escenario de este evento al que acudieron muchas personas vinculadas a estas disciplinas y donde destacaron Juan Pablo Alburquerque, uno de los que más ha hecho por el tiro al plato en los últimos años a través de la extinta Escuela de Leioa; los jueces y armeros Eizmendi y Gostiola, el director del centro comercial, Eduardo Robredo, además de deportistas. premiados En cuanto a los reconocimientos, los mayores méritos se los llevó el zarauztarra Xabier Azpeitia, varias veces campeón de España y subcampeón del mundo el año pasado en Eslovenia, que dominó en foso olímpico y foso universal, lo mismo que José Carlos Sobrevilla, que aunque veterano, destacó en ambas disciplinas, y el junior Iñaki Artetxe, líder en universal y minifoso, y segundo en olímpico.

Pero también hubo muchos más destacados. Así, en foso olímpico sobresalieron en sus categorías Mikel Arizaga, Antonio Gutiérrez, Antonio Zamarreño, María Concepción Escudero y Jon Ortiz de Lejarazu. En foso universal, los ganadores fueron Antonio Gutiérrez, David de la Rosa, Antonio Zamarreño, María Mentxaka e Iñaki Artetxe. Y en minifoso se impusieron Antonio Gutiérrez, Aitor Elizburu, Rubén Fernández, Karmele Irastorza, Iñaki Artetxe y José Ignacio Ullibarriarana.

El acto estuvo presentado por Patricia García, periodista de Desveda-Adecap, y el deportista alavés y miembro de Adecap Gazteak Iker Ortiz de Lejarazu, autor «intelectual» junto a su padre, Marcos, de este proyecto gratuito de ranking de puntuaciones en base a participación y resultados en diferentes competiciones territoriales, autonómicas y estatales.

Una insignia damasquinada en oro, diploma acreditativo y 1.000 cartuchos recibió cada campeón de las distintas categorías por cada modalidad, y 500 los segundos clasificados. Una excelente disculpa para los muchos aficionados vascos y navarros al tiro al plato, y un buen empujón a unas aficiones muy arraigadas en nuestra tierra que siguen reclamando apoyos.

A las puertas de la larga veda

LOS cazadores vizcainos se preparan ya para la inminente y larga veda que comenzará en menos de una semana. La última jornada para el jabalí será la de este domingo, 29 de enero, y la temporada de caza menor en general de Bizkaia acabará el próximo martes 31, aunque muchos aficionados hayan plegado los pertrechos en las últimas semanas ante la ausencia de pájaros en el territorio. No ha llegado el tan esperado frío al centro y norte de Europa y muchas aves se han quedado en el camino de su ruta hacia el sur.

Las templadas temperaturas de este invierno y la falta de nevadas también han hecho mella en el capítulo cinegético y diversas fuentes hablan de países europeos con abundante presencia de zorzales, palomas y becadas, impensable en un invierno normal para estas fechas. En Bizkaia, desde primeros de noviembre la entrada de aves ha sido casi nula.

Por su parte, los sorderos disponen aún de unas pocas salidas: excepto mañana viernes, que está prohibido, tendrán cuatro días contados más para intentar dar con alguna de las escasas becadas que invernan en nuestros montes. Entre este colectivo, el de los sorderos, queda al menos la posibilidad de cazar hasta el 12 de febrero en los terrenos denominados de régimen especial, según la normativa específica de esta modalidad y en condiciones bastante más estrictas y limitadas que en la temporada de caza general.

En otras zonas En los territorios vecinos, el panorama también aparece igual de sombrío ante el cierre inmediato. En Gipuzkoa también acaban el 31 la caza menor y el jabalí el 29, mientras que la becada se prorroga hasta el 19 de febrero, con un parte de capturas específico para cazador. En Araba la campaña general culmina antes, el domingo 29, ya que en el territorio vecino solo se caza jueves, sábados, domingos y festivos. Por el contrario, el jabalí será hábil hasta el 5 de febrero. Y si miramos a Nafarroa, también cierra de forma genérica este domingo 29 aunque el jabalí durará hasta el 26 de febrero. Ni en Araba ni en Nafarroa se contempla la prórroga de la becada, unas fechas que cada año cuentan con cierta polémica por la postura de sus defensores y detractores entre los propios sorderos.

Y si miramos hacia otras comunidades, en el galimatías legal autonómico de vedas, este próximo domingo se acaba la temporada del zorzal y de las acuáticas en Andalucía, que ya cerró la perdiz y la liebre el 1 de enero. También se cierra en Asturias y Cantabria, aunque nuestra vecina del Este permite cazar becadas y torcaces hasta el 12 de febrero, además de en las también vecinas de La Rioja y en Castilla y León, o en la céntrica Comunidad de Madrid.

Por su parte, Castilla-La Mancha acabará su época de migratorias el día 31 y en los cotos el 8 de febrero. Catalunya cierra antes, el 5 de febrero, el mismo día que se agota la época de acuáticas y de tordos y estorninos para la Comunidad Valenciana, que ya prohibió cazar el resto de especies entre noviembre y diciembre. Otras dos que ya están en plena veda son Galicia, que cerró el día 6 y hoy mismo en los tecores, y Murcia desde el pasado 8 de enero. Aunque siempre quedan algunas posibilidades para los que deseen viajar, que entre los vascos no suelen ser pocos.

En Aragón la campaña general acabó el 15 de enero, pero el zorzal se puede seguir cazando en puesto hasta el 5 de febrero, y las sordas y las acuáticas se pueden hasta el 19 de febrero. Y en Extremadura, cuya campaña para especies autóctonas terminó el 6 de enero, dispone de una prórroga para las especies de paloma, zorzal, estornino pinto, urraca, grajilla y zorro hasta el 19 de febrero. Eso sí, desde puesto fijo autorizado y de 9 a 17 horas los jueves, sábados, domingos y festivos, en toda clase de terrenos acotados y de aprovechamiento cinegético común, y donde se puede utilizar un perro por puesto, que deberá estar atado hasta el momento del cobro.