ANA DÍEZ ( y la «revolución pendiente»)

De vez en cuando me llegan comentarios un poco desenfadados aludiendo a la presencia de navarros y navarras, generalmente en el exilio ,en estas líneas que escribo de tarde en tarde.

Como también navarro de origen y vizcaíno no aforado, he de reconocer que siempre me han interesado los avatares de quienes, como yo, salimos del viejo Reyno en busca de nuevas tierras y mejores oportunidades, sobre todo cuando a finales de los años setenta ( del siglo pasado ) una Navarra convertida en un «Japón con boina roja» bajo la tutela del Opus Dei y de un navarrismo recalcitrante, no nos ofrecía grandes perspectivas.

Viene todo esto a que el viernes, dentro del ciclo Zinemakumeak gara!, fui a ver el mediometraje Elvira Luz Cruz: máxima pena de Ana Díez, otra navarra, nacida en Tudela en 1957.

Elvira Luz Cruz: máxima pena, realizada en México en 1984, es una obra impactante que todavía conserva la fuerza de un documental realizado con abundancia de expresivos primeros planos y que relata la historia de una mujer acusada de matar a sus cuatro hijos en una pobre aldea mexicana.

Fue este el paso decisivo que le llevó a Ana Díez de la medicina que había estudiado al cine que siempre le había interesado. Vinieron luego otras obras , como Ander eta Yul ( 1988) – por la que recibió el Goya al mejor realizador novel – Todo está oscuro ( 1997) o Algunas chicas doblan las piernas cuando hablan ( 2001) , alternando el registro documental – La mafia en La Habana (2000) – y de todo ello profesa ahora en la Universidad Carlos III de Madrid.

Reconocer en la Ana Díez que presentaba su opera prima a aquella que yo conocí en largas discusiones sobre si el fin del franquismo nos llevaría ,tras una larga marcha de espontánea lucha , más allá de la democracia burguesa, fue muy agradable y algo conmovedor, pues pude comprobar , una vez más , que aquel exilio un tanto programado continúa dando sus frutos, aunque la revolución pendiente siga siendo en estos lares una revolución burguesa, pero de verdad…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *