Estitxu, Oihan y el tambor

Corren tiempos difíciles para ETB. La sombra de la sospecha sobre la gestión de la pluralidad de sus informativos se actualiza con nuevos capítulos al respecto [Enlace roto.] y [Enlace roto.]. La audiencia sigue cayendo en picado y la autonómica vasca definitivamente ha abandonado no ya la Premier League de las televisiones, sino una digna segunda división. En octubre ETB1 y ETB2 cosecharon sus [Enlace roto.], 7,7% y 1,7% respectivamente, lo cual deja por los suelos un nombre que hace no mucho tiempo era sinónimo de un cierto buen hacer. En un año y medio ambas cadenas han perdido la mitad de su audiencia y han dilapidado el prestigio acumulado durante años, a base de azuzar la rebeldía ciudadana y de emitir programas poco afortunados.

No sé si mañana miércoles (3), en la jornada que el ente vasco ha organizado en colaboración con la FORTA para reflexionar sobre el futuro de la televisión pública, se hablará sobre esta cuestión. La noticia de hoy, por de pronto, es la de que el Director General de EITB, [Enlace roto.]. Urrusolo, que ya no es enfant -es de la quinta del 56-, sí ha firmado uno de los programas más “terribles” de los últimos tiempos, Aspaldiko primero y ahora A2, y parece ser que no propiciaba unas condiciones de trabajo digamos placenteras.

Aspaldiko retiró de la parrilla Pásalo, que por distintos motivos se había hecho un hueco en las tardes de ETB2 y que, si bien nunca fue mi programa favorito, encajaba con los postulados de un espacio informativo en una televisión pública. Y desde hace un mes parte de sus responsables están al frente de Arratsaldero en ETB1, un magazine más largo que el eterno Sálvame -¡prácticamente de Gaur Egun a Gaur Egun, comienza a las 3 y se extiende hasta las 8!- que presentan, con afán y salero, dos gladiadores de la cámara: Estitxu Fernández y Oihan Vega.

No puede decirse que sus registros de audiencia estén invitando a tirar cohetes, pero el buen hacer del equipo merece un sonoro aplauso. La decisión de enviar todos los contenidos infantiles a ETB3 había dejado un hueco -un socavón- en las tardes de ETB1, que apostó por recuperar el pulso informativo y el debate social para el espectador euskaldun. El formato es sencillo y deudor de la precariedad de medios: los dos presentadores, bregados y solventes, la mesa-mostrador, los vídeos, varios colaboradores opinando sobre esto y aquello, un par de reporteros a pie de calle -entre ellos, el eficiente Xabier Mendia– y poco más.

Es cierto que el programa se estrenó a medio hacer y se va cocinando sobre la marcha, y que en ocasiones más parece radio que televisión, porque no hay imágenes suficientes para cubrir cinco horas de programa ni personas susceptibles de ser entrevistadas y dispuestas a que la entrevista sea en euskera. En 2002 la misma Estitxu Fernández presentaba Bexamela, la respuesta euskaldun a Esta es mi gente, que hubo de desaparecer de la escena precisamente porque era imposible encontrar invitados dispuestos a contar intimidades a razón de seis personas por semana. Por eso el primer magazine vespertino de larga duración de la televisión pública vasca, que cada semana sigue creciendo con nuevas caras -muchas de las cuales, por cierto, provienen del mencionado Pásalo- es un trabajo doblemente meritorio. Y su equipo, responsable de veinticinco horas de directo a la semana, merece toda nuestra admiración y es, a su manera, la constatación de que a la sombra también florecen brotes bien pulcros.

11 comentarios sobre “Estitxu, Oihan y el tambor”

  1. Yo vi el programa una vez y no entero y me aburrió bastante (aportes y nivel de euskera de los invitados incluido en el pack); la imagen que das de programa de radio puede ser acertada.

  2. Behin baino gehiagotan ikusi dut , esta oso interesgarria da saioa. Oro bai tarteka ikustekoa da… Oso luzeegia bait da. Euskaraz egindago apustua. Zorionak!!

  3. Ondo egina, lasaia, gai batzuk interesgarriak, baina POLITIKA falta nabaritzen da. Zorionak hor dabilen jende guztiari eta bereziki Estitxuri, bera lana oso ona delako.

  4. Arratsaldero es una vergüenza. Se mire como se mire. Eso no es televisión. Es Xorroxin Irratia. K-2000/Mediapro es la responsable del engendro. Había más propuestas para esa franja y se la quedaron los amigos de ZP. Es un programa que no aporta nada de nada. No llega al 0.8 de media. Los jóvenes euskaldunes ven La Sexta o «Tonterías las justas». K2000/Mediapro -que ha despedido a la mitad de la plantilla- gestiona la corresponsalía de Baiona, las Unidades Móviles, el programa de Euskitze y, ahora, esto.

  5. aburridisimo. para ser de los responsables del exitoso «pasalo» este segundo hijo les ha nacido manso, peñazo y falto de interes. presentadores planos. no me gusta.

  6. Iñaki,

    Me parece bastante improbable que haya espectadores dispuestos a seguir el programa íntegro a lo largo de las cinco horas que ocupa. Supongo que hay tramos más o menos interesantes para según qué tipo de público, como sugiere Ander, con quien estoy de acuerdo: hay que felicitarse porque haya un magazine, al menos correcto, ocupando una franja vespertina en la televisión pública vasca.

    Dena den, agerikoa da luzeegia dela saioa: duten aurrekontuarekin moldatzen direla esatera ausartuko naiz. Saio laburragoa nahiago zuela taldeak ere ulergarria da: tentsioa hainbeste denbora mantentzea latza da.

    Turistak esaten duen bezala, Estitxu Fernandezen ibilbidea azpimarratzeko modukoa da, eta Oihan Vegak ere tipoa mantentzen du. Alabaina, atzean dagoen taldea ere fino ibili behar da gaiak, sekzioak eta gonbidatuak aurkitzeko.

    Lander,

    No puedo compartir contigo la definición de «engendro» para el programa. En absoluto puede obviarse quién es la productora del programa, pero como señala Pernando, parte del equipo profesional viene de Pásalo y da la sensación de que están mucho más constreñidos a la hora de plantear Arratsaldero. Sin embargo, sí creo que el programa aporta a la audiencia el valor de la producción propia, de la identidad local y de las temáticas elegidas por y para vascos. Un magazine de estas características es una novedad -al menos en euskera-, y aunque sería deseable más agilidad y menos duración. La programación de ETB1 nunca ha sido pensada para audiencias mayoritarias y normalmente no se ha gestionado teniendo en cuenta ese factor.

    Pernando,

    Un magazine es, por definición, un espacio en el que hay contenidos de temática diversa que van abordándose de manera alternativa. Démosle un tiempo.

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

  7. Estefanía:

    1. Tu lo dices, parte del equipo venía del «Pásalo» que, en los últimos tiempos, ya estaba demostrando cierto agotamiento: había caído su audiencia hasta la mitad. Aún así, los «equipos»…¿qué quieres que te diga?. Necesitas buenos guionistas (muchos de los/las se han ido), presentadores de garra,…
    2. ¿»Constreñidos»?. K2000 (Mediapro) exigió/suplicó esa franja que iba a convertirse en un «contenedor», con «concurso» y «programa de cocina». Quedaron fuera otras propuestas… ¿Cuál es la trayectoria de K 2000 en contenidos?.
    3. Ha habido excelentes magazines en euskera (por ejemplo, uno presentado por Anne Igartiburu)..
    4. Estefanía: los de las audiencias y el euskera suena a «topicazo». Hoy en número de vascoparlanetes es infinitamente mayor que hace treinta años. Las nuevas generaciones(que se expresan en lengua vasca) prefieren, por ejemplo, la Sexta (que, por cierto, hace programas de bajo presupuesto y con mucha imaginación que es justo lo que les falta (la imaginación) a los guionistas de Galdakao. Ayer, vieron el «programa» a lo largo de la tarde 4000 espectadores. ¡Lamentable!.
    5. Otra cuestión amiga es saber por qué ETB ha sido en los últimos 15 años una especie de papelera …

  8. Lander,

    Tu aportación me parece muy interesante, pero no olvides que el público objetivo de un magazine vespertino no es precisamente el joven. Ese que parece que ve Tonterías las justas o Sé lo que hicisteis durante el primer tramo de Arratsaldero.

    Creo que es indiscutible: hace falta imaginación y creatividad. En ETB y en el resto de las cadenas.

    Gracias por pasarte por aquí.

  9. ¿Dónde está escrito que el «publico objetivo de un magazine vespertino no es precisamente joven»?. En cierto que, en general, el público de las las cadenas en abierto ha ido envejeciendo en los últimos años. Y es la gente de más edad, la que tiene más dificultades con el euskera.
    Entiendo que «Arratsaldero» no puede competir con «Tonterías las justas» o «Se lo que hicistéis…» Lo cierto es que «Arratsaldero» es un programa perfectamente prescindible. La media de la semana ha sido del 0.4 por ciento.

  10. Parece claro: hacer televisión en euskara no es sinónimo de calidad. La audiencia de Arratsaldero oscila entre el 0.3 y el 0.9 % de share (ayer mismo). Es un programa de radio. Resulta inexplicable que el portavoz del PNV se muestre «encantado» con esta cosa hecha por los amigos catalanes de ZP. Por otro lado, omo dice Lander, si uno repasa las audiencias de «Se lo que hicistéis…» y «Tonterías…» y la edad media de sus espectadores, se puede concluir que hay jóvenes que ven la televisión a las tardes, jóvenes capaz de sumar (un buen día el 15 % del share).

  11. Lander, Hipólito,

    Pensaba que esta cuestión ya estaba zanjada, pero permitidme que aunque pueda estar de acuerdo con algunas de las cuestiones que planteáis, os recuerde que no hay por qué dar por hecho que calidad y share vayan de la mano. Que un programa no tenga shares elevados no implica que no sea un buen programa, del mismo modo que audiencias elevadas no garantizan que los programas sean estupendos.

    Es evidente que Arratsaldero no está planteado como un programa juvenil sino como un magazine contenedor. Su target es mucho más limitado que el de su competencia por la barrera idiomática que implica. Los medios con los que cuenta son exiguos y desproporcionados a su duración y dificultad. Pero sale al aire cada día, y va ganando solidez a medida que se asienta en la parrilla. ¿Por qué no apoyar un formato débil?

    Un saludo a ambos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *