Receta para cocineros

Los cocineros televisivos son más productos que cocineros. En Euskadi tenemos algún ejemplo, pero poder hacer esta fotografía en un gran almacén británico me ratifica en mi presupuesto. Jamie Oliver prácticamente pasó de niño a hombre delante de las cámaras y siempre se ha caracterizado por su frescura. Tenía veintipocos cuando la BBC le fichó para debutar en televisión con The Naked Chef. A sus 37 es toda una celebridad que presta su imagen a libros, una cadena de restaurantes italianos -como este, en Oxford, cuya apertura hace un par de años fue todo un acontecimiento… aunque con el tiempo la “fiebre” haya remitido-, o una línea de accesorios para la cocina. Lo mismo da. Dicen que la afición por la cocina se ha recuperado en los últimos años en el Reino Unido. No estoy segura de que el británico medio utilice para sus guisos hierbas aromáticas recogidas de su propio jardín, como he visto hacer a Jamie. Pero oigan, qué mono ese cortapizzas al que presta su cara el cocinero…

En las librerías ustedes pueden encontrar las obras completas de Nigella Watson, Delia Smith, Gary Rhodes, Heston Blumenthal o Rachel Ray. Y a fe que se compran -no tanto como leerse, y no digamos ya utilizados para poner en práctica los consejos y recetas – : según una encuesta de hace un par de semanas, los británicos tienen en casa una media de diez libros de cocina. La mayoría de ellos con el membrete “as seen on TV” bien legible en sus portadas.

En un mercado tan potente como competitivo parece claro que la imagen televisiva del cocinero que pretenda devenir estrella debe estar tan definida como sea posible. El otro día me llevé un recetario de Gordon Ramsey. ¿Cuál creen que fue el comentario de la vendedora? Ni una palabra sobre su estilo de cocina, sin artificios, basada en pocos ingredientes y sabores reconocibles. Lo que me dijo es que era una vergüenza que un padre de familia como él dijera tantas palabras malsonantes por minuto. De ahí que mis sugerencias para quien quiera hacerse un hueco en la constelación de cocineros mediáticos sean claras: -la habilidad en los fogones la doy por hecha-: encuentre su personaje, determine qué rasgos le harán reconocible y distinto de la competencia y explótelos tanto como sea posible. On egin!

Todas las entradas que, como esta, pertenecen a la categoría Una vasca en Oxford, están redactadas mientras disfruto de una estancia como investigadora visitante en el European Studies Centre de la Universidad de Oxford y observo, desde fuera, cómo somos y cómo nos ven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *