¿Y por qué no patinaje?

El domingo fue la final de Dancing on Ice con menos audiencia de la historia de las ocho ediciones del programa en el Reino Unido. Un drama, vamos. Aún así, con un share del 25% y picos de audiencia de 7.5 millones de espectadores, no creo que la cadena ITV esté poco satisfecha con un programa calcadito al Mira quién baila de TVE1 (que Telecinco convirtió en Más que baile). «Famosete con ganas de seguir/estar en el candelero y sacarse unos buenos cuartos se afana por convencer al personal de que su arte no tiene límites y a todo se aprende en un par de lecciones bien dadas, y tiene por pareja un profesional del tema que queda en cuarto plano». Pero con pista de hielo y en patines.

Me sorprende que, aunque el formato se haya adaptado en ocho países diferentes, ni a Telecinco ni a Antena 3 se les haya ocurrido que, oigan, puede ser una buena idea. Dirán ustedes, con buen tino, que en nuestro entorno el patinaje no goza ni de popularidad ni de raigambre. Tampoco los saltos olímpicos, y ahí tienen a dos espacios embarcados en una cruzada por hacer partícipe al público de los atractivos de esta disciplina, ¿no?

Todo es ponerse. Al fin y al cabo, para enseñar –y ver- cacha toda excusa razón es buena. Apelar al origen canadiense de Pamela Anderson –“por tanto, lleva el patinaje sobre hielo en la sangre (¿?)”- resulta un poco ridículo como justificación de casting. Por cierto, la bombástica C.J.Parker es la única concursante que alcanzo a conocer de esta tanda. Será que hace falta tener sangre británica para que un reality británico pueda a interesarte de verdad…

Actualización: me recuerdan @albertodafonte y @silverman68 que ya hubo un precedente de patinaje televisado en Telecinco. Se llamó Desafío bajo cero. Lo presentaba Manel Fuentes, allá por el 2006, y duró cuatro entregas. No gustó lo suficiente, quizá porque no salían ni Falete ni ninguna concejal de Los Yébenes -pero sí [Enlace roto.] y el difunto José Luis Uribarri-. No obstante, siempre puede haber una segunda oportunidad. No lo desestimen. 

Todas las entradas que, como esta, pertenecen a la categoría Una vasca en Oxford, están redactadas mientras disfruto de una estancia como investigadora visitante en el European Studies Centre de la Universidad de Oxford y observo, desde fuera, cómo somos y cómo nos ven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *