El retrovisor

La semana pasada el programa de cine de ETB2 La noche de cumplía 18 años ininterrumpidos en antena y emitía un especial para celebrarlo. Me sumo a las felicitaciones que, sin duda, habrán llovido tanto al equipo como a la cadena: mantenerse en antena desde 1995 es de una excepcionalidad pasmosa.

Llevar dos décadas extendiendo pildoritas de cultura cinematográfica -más bien de showbusiness, pero no vamos a ponernos exquisitos- antes de la película y haberlo hecho acuñando un estilo propio supone un gran mérito. ¡Esas cifras rotuladas, subrayando las palabras en off de Félix Linares, han creado escuela! Hoy es habitual que en muchos programas se recoja por escrito lo más jugoso de cada discurso. Sálvame es especialista en esta técnica. Pero nadie lo hace con tanta gracia naif como La noche de.

Por supuesto, y aunque no se trate de restar méritos, la longevidad de La noche de tiene truco, porque no es lo mismo estirar una historia dramática o retorcer las posibilidades cómicas de una serie de personajes durante 18 años que cambiar cada semana de temática y protagonistas. A lo largo de su historia el programa ha dado paso a 968 películas. Lo recordaba el propio presentador en el programa especial -y, por supuesto, la rotulación lo ratificaba con solvencia-. Recordaba Félix Linares cuál fue la primera, Drácula de Bram Stoker, y cuál la más vista, Parque Jurásico. Y al verlo me resultó imposible no mirar por el retrovisor y hacer un ejercicio de nostalgia, recordando aquellos tiempos en los que la de ETB2 era La Película. Un acontecimiento, un éxito reciente, un blockbuster. Una marca, una medalla semanal, sin duda un logro como cadena. Las películas que ofrecía La noche permitían estar al tanto de la actualidad cinematográfica más comercial con la cabeza bien alta. Semana tras semana. Hoy su oferta cinematográfica es de perfil bastante más bajo.

Hubo un tiempo, a caballo entre los 90 y los 2000, la “época dorada” de La noche de, en la que la FORTA estaba en condiciones de competir por los derechos de emisión de películas bien codiciadas. La FORTA estaba entonces compuesta por EITB, primera cadena en romper el monopolio de TVE allá por 1982, y las corporaciones de radiotelevisión de Galicia, Catalunya, Madrid y la Comunidad Valenciana. Sus miembros pujaban en conjunto por los derechos de emisión de películas y solían conseguir las piezas más codiciadas.

Hoy la FORTA se ha ampliado a 12 miembros pero se ha desdibujado. No tiene ni el poder de antaño y está en situación de pujar por acontecimientos mediáticos. Ni grandes ni pequeños. El reparto de poder, las fuentes de financiación, la situación económica, el comportamiento de la competencia ha dado un giro copernicano. [Enlace roto.], pero la audiencia acumulada de su cadena más vista, ETB2, ronda el 9% en lo que vamos de septiembre. No están los patios para comprar estrenos de cartelera, y menos de emitirlos a no ser que sea «fiesta de guardar».

De esto, y de algunas cosas más, incluida la omnipresencia de María Castro en el prime time del martes, hablamos ayer en La caja lista, en Graffiti de Radio Euskadi (aquí el audio completo). Y sí, mantengo la misma sintonía igual de molona.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *