Chulos, chonis y chabacanos

La primera vez que oí hablar de Jersey Shore fue en [Enlace roto.]. Con su habitual lucidez, Jon explicaba los sentimientos encontrados que le provocaba el que es, sin duda, el reality más exitoso de la MTV a nivel mundial. En el caso de que usted sea menor de 35 y escape, por tanto, del supuesto target del programa, le diré que el programa consiste en grabar, editar y ofrecer en paquetitos retazos de la convivencia de un grupo de chicos y chicas que no desentonarían en Mujeres, hombres y viceversa. Peleas, juramentos de amistad eterna, cuernos, aceite bronceador y bien de tacones y estampado de leopardo.

Jersey Shore supuso, desde su estreno en 2009, un éxito de audiencia para la MTV. ¡Quién iba a decirle a la cadena (Music Television), otrora encargada de proponer e impulsar las tendencias estéticas y musicales para todo el mundo occidental que las caretas de su non stop de realities iba a ser casi la única música que iba a oírse en su emisión!

La popularidad de Jersey Shore ha dado como fruto seis ediciones, seis -y varios spin offs protagonizados por su más extremos personajes-, de un programa que todo adolescente de bien conoce y reconoce. Es probable que esos mismos chavales que ríen las gracias de los participantes del programa a su vez los desprecien y los consideren chulos, chonis y chabacanos. Pero le reto a que encuentre a algún bachiller que no sepa de qué va el tema. Es difícil, se lo aseguro.

MTV España no sólo ha emitido las cinco primeras temporadas de la original Jersey Shore-la sexta , anunciada como la última antes de agotar el filón, está anunciada para el 4 de octubre en la MTV estadounidense-. La productora Magnolia -con credenciales como estas– convocó en verano un casting de jóvenes “explosivos, guapos y con cuerpazo”, con “ganas de fiesta”, “espontáneos, ligones y divertidos”, y pese a alguna que otra polémica, parece que en breve tendremos noticias de Gandía Shore, que está en fase de grabación. Y esta noche se estrena la segunda edición de Geordie Shore, la franquicia de la original protagonizada por auténtica morralla inglesa de vacaciones por Mallorca.

El éxito de público entre la chavalería de todos los productos de este programa hecho género es indiscutible. Trío de Gs, trío de shores, trío de antiejemplos que se convierten en conversación de patio de instituto a la de ya. Es curioso comprobar cómo periódicamente surgen programas de televisión que contribuyen a la reafirmación grupal entre los miembros de algunos sectores sociales, y eso es lo que ocurre en este caso con los adolescentes. Si no tienes algo que decir sobre Snooki, no eres nadie en el colegio -y tampoco en la ikastola-.

Confío extremadamente en el criterio de la mayoría de las personas, y más incluso en el de los más jóvenes. Pero sospecho que, a falta de héroes adolescentes un poco más edificantes, tanto cuerpo musculado y tanto gallinero ramplón han de dejar alguna huella. O quizá, simplemente, es que me he hecho mayor.