Cómo rellenar un programa (casi) sin esfuerzo

La jornada de ayer (5) fue casi casi tan mágica como la mañana de hoy. A media tarde aquellos niños y niñas que no asistieron a su cita con Melchor, Gaspar y Baltasar en vivo tuvieron oportunidad de ver por televisión varias cabalgatas: la madrileña, en la muy centralista TVE1; y en ETB1, y presentado por el nunca comedido Klaudio Landa y la nunca desatada Izaro Iraeta, el relato desde las calles de las capitales vascas. Recogidas las carrozas, en Bilbao la noche tenía otros protagonistas –por cierto,  el partido entre el Athletic y el F.C. Barcelona también pudo seguirse en streaming desde rtve.es-. Pero al margen de las más que justificadas euforias e ilusiones futbolísticas, en televisión la noche de ayer era de esas de intentar tirar la casa por la ventana, y la mayoría de las cadenas intentó ofrecer películas con tirón para acompañar los últimos momentos de vigilia antes de una noche especial.

En Cuatro no fueron menos, y programaron un “peliculón”: el estreno en televisión de Isi-Disi: Alto voltaje. Esta magna obra de la filmografía de Chema de la Peña cuenta con dos protagonistas sobradamente conocidos, en cuya popularidad reside el único interés de la historia: Santiago Segura y Florentino Fernández, que lleva poco más de medio año al frente de Tonterías las justas en Cuatro. Así que para  el programa de ayer llamaron al sosias de José Luis Torrente. Segura no estrena película hasta el próximo 11 de marzo, está de promoción desde ya, y no hubiera desperdiciado ni por todo el oro del mundo una oportunidad tan en bandeja como esa para llegar a su público potencial.

Tonterías las justas, producido por la misma empresa que el prescindible El Hormiguero, empezó colándose en la franja de sobremesa allá por el mes de mayo como un programa menor que peleaba cuerpo a cuerpo por un público parecido al que aglutinaba Sé lo que hicisteis, uno de los espacios más potentes de LaSexta. Y desde esa premisa, hace tiempo que le comió la tostada: en notoriedad, en audiencia y también en las redes sociales.

La sobremesa -también- es complicada: en ellas reina día tras día Amar en tiempos revueltos, que supera el 20% de share con pasmosa facilidad y reune a la audiencia madura que no cae en las redes de Sálvame. El resto de cadenas hacen lo que pueden, y el público más joven, ese que sale de clase, se reparte entre los de Ángel Martín y los de Flo. Después de seis temporadas de emisiones diarias la apuesta de Globomedia pierde fuelle y espectadores como el agua que escapa de un cesto. Los datos de audiencia del martes (4) pueden ser representativos: SLQH -«acronimiza», que algo queda- consiguió un 4,1% de share, 560.000 espectadores, frente al 6,8%, 845.000 espectadores, de TLJ. No vale alegar que el programa de LaSexta era una repetición. De hecho, eso subraya que los que se distinguieron por ser el azote de los programas del corazón han tirado la toalla y cada vez tienen menos que hacer contra un programa gamberro capaz de generar un idioma propio que ha conectado con los jóvenes. Y parece que da igual que lo único que ofrezcan sea un -habilísimo- director en promoción, unos cuantos “chistacos”, cinco “videos de primera” y la simpatía de sus presentadores. El de ayer es sólo un ejemplo. Pero también una lección condensada de cómo hacer hora y media de televisión con unos recursos tan cortos como la falda de Anna Simón.

¿A TVE se le acaba la hucha?

Ya nos hemos acostumbrado -de modo extremadamente rápido- a que la programación de las cadenas de Televisión Española no sea interrumpida por publicidad. Pero en realidad sólo hace un año que la decisión de RTVE de retirar los anuncios puso patas arriba la corporación, sus vías de financiación y, de paso al resto de la industria televisiva. La desaparición de los anuncios -que no las autopromociones- de las parrillas de la pública fue bastante controvertida, y en muchas ocasiones entendida como un paso previo a la desmantelación de la corporación. Conviene recordar que RTVE se financia a partir de la partida que le asignan los Presupuestos Generales del estado –580 millones de euros este año– por una parte, y por otra, y hasta el 1 de enero, lo hacía a partir de los ingresos publicitarios que ya no obtiene. También están los ingresos “atípicos” provenientes de la venta de sus productos y formatos, pero les aseguro que muchos ejemplares del libro de Amar en tiempos revueltos deberían venderse estas Navidades para compensar el dineral que mueve la publicidad en televisión que han dejado de ingresar a lo largo del 2010.

No voy a insistir demasiado en lo mucho que ha variado la oferta de TVE1 a lo largo de este año: informativos más largos y profundos, más que dignos programas hibridados a partir de la actualidad y series asentadas en la parrilla. Y esto es algo que pocos hubiesen augurado el año pasado a estas alturas, y que desde luego el resto de las televisiones públicas harían bien en no plantearse, so pena riesgo de estrellarse estrepitosamente. Diríase que con la retirada de la publicidad el perfil del espectador de TVE1 se ha rejuvenecido, y la pública tiene los datos de audiencia de cara. Como muestra, cualquier día valdría de botón, pero dense cuenta de que ayer (22) cuatro de los cinco programas más vistos del día los emitió TVE1 -el restante, y de hecho el más visto, fue el partido de Copa que enfrentaba en LaSexta al Real Madrid con el Levante, y ya se sabe que fútbol es fútbol-.

Sin embargo, los responsables de la pública no pueden dejarse llevar por la euforia: periódicamente tenemos noticia de protestas en el seno de RTVE. También hemos oído del malestar que genera el abuso de la producción externa, denunciada [Enlace roto.]: esta semana se ha conocido que TVE prepara una serie de producción propia, ¡pero es que desde Paco y Veva, llevaban seis años sin dejar de subcontratar toda su ficción a productoras externas! Y luego están los rumores que sugieren que el Ente se encuentra al borde de la asfixia financiera y depende casi por completo, desde este año sí o sí, de que el Gobierno siga manteniendo la subvención necesaria para mantener el nivel.

Y ahora piensen en el cine: les aseguro que es más complicado de lo que parece encontrar la oferta cinematográfica para estas semanas, tan propicias ellas para las novedades, los grandes taquillazos y las películas familiares. Así que de la mera experiencia como espectadora deduzco que hasta Neox, una recién llegada, ofrece títulos  atractivos -el estreno de Garfield, esta noche, es su apuesta más promocionada-, y en TVE1, aparte de unos bonitos christmas protagonizados por sus rostros más representativos -aunque no tan «vibrante» como el precioso clip de ETB-, parece que no están tirando la casa por la ventana. Es cierto que la emisión de cine no alimenta la imagen de cadena ni genera fidelidad ni vínculos entre las cadenas y la audiencia, pero ¿no será, también, que la hucha va disminuyendo poco a poco, y hay que adelgazar la oferta por donde sea? Ya es Navidad en El Corte Inglés, y Televisión Española ni se ha enterado.

Actualización: esta misma noche (domingo, 26), TVE1 emitirá Mamma Mía, que se estrena en televisión, junto con algún otro título más, incluida una franquicia de Harry Potter . Pero sigo creyendo que la pública ha invertido más en promocionar sus productos -dvds, libros, cds…- que en dar a conocer su modesta propuesta para este año. ¿Por qué será?

Arrasar en tiempos revueltos

No. No me refiero al momento televisivo que vivimos en nuestro entorno más cercano, aunque hay quien podría [Enlace roto.]. Hoy quiero compartir con ustedes mi moderado asombro ante el éxito de una de las series más populares de la programación actual. La semana pasada comenzó la sexta temporada de Amar en tiempos revueltos, y los registros de audiencia siguen atestiguando que este culebrón algo sui géneris está dando en la diana. Voy a hacerme la moderna bautizándolo ATR al estilo de las series de adolescentes, y me quitaré el sombrero ante sus resultados de audiencia: ATR sube la media de TVE1 –comenzó la semana haciendo un 20,6% del share en la sobremesa-, lleva tiempo situándose entre los programas más vistos del día, es regularmente seguida por más dos millones y medio de espectadores y oigan, esos son muchos espectadores pendientes del sí o no, de si la besa o le deja, de si por fin consiguen consumar su amor o de si todo era mentira.

Dicen que uno de los secretos de la televisión consiste en combinar en su justa medida la familiaridad de la rutina con las novedades. Los escenarios de ATR, sus tramas, sus protagonistas, llevan casi 1.200 capítulos construyendo una interpretación a su medida de un momento histórico, el gris Madrid de los años cincuenta, que en principio no parecía del todo atractivo para audiencias heterogéneas. Sin embargo, un poco de sociología de escalera permite comprobar que, como afirman sus responsables, a la serie no le afecta la fragmentación: entretiene tanto a mayores como a jóvenes. Si tenemos en cuenta que con el inicio de cada temporada nuevas historias ocupan el lugar de las que concluyeron en la anterior, ahí tenemos el factor novedad que aporta frescura al producto sin forzarlo. ATR funciona como un reloj. Llevado por la historia, puede que usted no caiga en ello, pero todo en ella está controlado: los tres cuartos de hora justos de duración, el número de escenas y de escenarios, la cantidad de giros de guión por semana o la cifra de personajes cuyas desventuras el televidente tipo está dispuesto a controlar.

La elección de una franja horaria propicia y constante que se ajusta a las rutinas de sus espectadores -¿se dieron cuenta de que incluso durante el tórrido verano su hora de inicio se mantuvo como un clavo a las cuatro, pese a que el Telediario 1 acortase su duración?-, el equilibrio entre acción y repetición, humor y tramas dramáticas, el ejercicio de recreación, pese al ligero tufo… rojillo que en ocasiones emana, son merecedoras del justo reconocimiento a un producto más que digno. Sobre todo cuando introduce con cierta elegancia argumentos que se alejan de la telenovela al uso y sorprenden de esta manera con momentazos televisivos como el que encabeza esta entrada.