Receta: Caramelos helados de Destornillador y Mojito

Ya que empezamos con la época de calor vamos a hacer unos divertidos snacks un poco diferentes. Me he decidido por una bebida típica de esta época del año y otra que habitualmente nos tomamos después de una buena comida, un mojito (refrescante bebida a base de ron, azúcar y hierba buena muy típica de la zona del Caribe) y un destornillador (uno de nuestros combinados más típicos a base de naranjas y vodka). Dos bebidas con muchos matices y aromas.

En realidad vamos a hacer un flash helado, pero manteniendo ese punto de alcohol que lo que nos va a aportar a nuestros caramelos, es que junto con el azúcar y la gelatina no va a dejar que el liquido cristalice por completo en la congelación, lo cual va a crear una textura agradable y fácil de comer que fundirá rápidamente con el calor de nuestro cuerpo en boca.

Una receta muy sencilla y fácil de hacer con la que sorprender a nuestros amigos.

Ingredientes:

Para los caramelos de mojito:

  • 200gr. de mojito
  • 55 gr. de ron
  • 35 gr. de T.P.T
  • 2 ramas de hierba buena
  • 10 gr. zumo limón
  • 2 colas de pescado

Para los caramelos de destornillador:

  • 130 gr. de vodka
  • 200gr. de schweppes naranja
  • 120gr. de zumo de naranja
  • 70 gr. de T.P.T.
  • 2 colas de pescado

Elaboración:

Primero ponemos a calentar la misma cantidad de agua que de azúcar. Una vez que hierve lo retiramos del fuego y lo dejamos enfriar. Para los caramelos de mojito calentamos en un cazo el mojito, y le añadimos las colas de pescado que previamente teníamos hidratando en agua, removemos para que se disuelvan por completo con ayuda de una varilla. Seguidamente le añadimos el resto de los ingredientes previamente pasados por túrmix. Removemos la mezcla y la disponemos en el recipiente en el cual haremos los caramelos, a poder ser unos moldes de silicona para la mejor extracción una vez congelados. Metemos al congelador.

Para los caramelos de destornillador solo tenemos que mezclar todos los ingredientes y templarlos al fuego para seguidamente disolver en la mezcla las colas de pescado que teníamos previamente hidratando. Disponemos la mezcla en el recipiente en el cual haremos los caramelos, igualmente al anterior de silicona. Metemos al congelador

Emplatado:

Una vez congelados los sacamos de los moldes y los envolvemos en papel de celofán para conseguir un efecto visual parecido a los caramelos. Mantenemos en el congelador hasta el momento de ser servidos. Podemos presentarlos al centro de la mesa en una bombonera sobre un hielo pile para que mantengan su consistencia por mayor espacio de tiempo.

Receta: Tartaleta de Manzana y Canela, con aroma de Romero

Una buena comida siempre hay que acabarla con un buen postre y ahora que entramos en la época de calor del año, este postre debe de tener ligereza, suavidad, frescor y como no, sabor.

Os propongo una tartita fina de manzana muy ligera con toques balsámicos a romero que lo tenemos en pleno apogeo floral (como no aprovecharnos de ello), una tartaleta en la que predominan los sabores ácidos y frescos de una verde y jugosa manzana Granny Smith junto con un sutil hojaldre.

Ingredientes: (para 4 personas)

  • 1 plancha de hojaldre
  • 2 manzanas granny Smith
  • Azúcar
  • Canela en polvo
  • Almíbar
  • Flores de romero
  • Helado

Elaboración:
Estiramos el hojaldre con ayuda de un rodillo y lo cortamos en círculos de 15 cm de diámetro. Sobre el colocamos laminas de manzana cortadas lo más finas posibles, solapando una sobre otra hasta cubrir todo el hojaldre. Espolvoreamos con azúcar y canela y horneamos a 180ºC por espacio de 10 min, sacamos del horno y mojamos la superficie con el almíbar y volvemos a hornear otros 5 min.

Emplatado:
Colocamos la tartaleta recién sacada del horno en un plato, añadimos unas flores de romero sobre ella y la acompañamos con su helado. Podemos espolvorear con canela molida.

Receta: Roscón de Reyes

Desde mi más tierna infancia la mañana del día 6 de enero era uno de los pocos días que no me costaba levantarme. Despertaba y echaba a correr bajo el árbol de navidad para ver si los Reyes de Oriente me habían traído todos los juguetes que les había pedido. Tras romper los papeles de los regalos con el nerviosismo de dicha edad, me relajaba y disfrutaba de ese momento tan feliz acompañando con el mejor desayuno del año: un estupendo chocolate caliente con un buen trozo de roscón de reyes. Recuerdo que todos nos lo comíamos con cuidado de no rompernos un diente con el haba o el muñeco.

Bonita tradición arraigada en nuestra navidad, aunque es justo decir que este rosco dulce, en realidad no tiene mucho que ver con la adoración de los tres reyes magos al niño Jesús. Mas bien viene de una tradición romana en la que se adoraba al dios Saturno llamada la “fiesta de los esclavos”. Se introducía un haba dentro del rosco, el cual se elaboraba con higos, dátiles y miel. Al esclavo que encontraba el haba, era premiado con un día de libertad.

Haciendo un homenaje a dicho dulce, a lo largo de los años ha cambiado mucho su composición dependiendo de las épocas: se comenzó elaborándolo con mantecas de vaca y cerdo en vez de mantequillas como lo hacemos hoy en día y con agua de azahar y azúcar de caña, acompañándolo con frutas escarchadas. Un autentico vicio para los amantes de los dulces. Aun así todos siguen manteniendo ese aroma a azahar que lo hace tan característico y que impregna el paladar a la hora de degustar.

Ingredientes: (para 2 roscones)

  • Frutas escarchadas
  • Azúcar en roca
  • 2 habas
  • 2 muñecos

Para la masa:

  • 550gr de harina
  • 50 gr de levadura viva
  • 2 cucharadas de agua de azahar
  • Una pizca de sal
  • 150gr de azúcar
  • 100gr de mantequilla
  • 150 gr de leche
  • 2 huevos
  • Ralladura de 1 limón y 1 naranja

Elaboración:
En un bol añadir todos los ingredientes junto con la levadura que previamente desliamos con la leche tibia. Mezclar hasta conseguir una masa homogénea, si hiciese falta añadir más harina mientras amasamos. Una vez obtenida una masa lisa, dividir en dos porciones y dar forma de bola. Dejar fermentar hasta doblar su volumen. Una vez fermentadas, dar forma de rueda introduciendo un haba y un muñeco en cada una. Disponer en las bandejas de horno y dejar que fermente de nuevo doblando su volumen. Una vez fermentadas, untarlas con huevo batido y colocar las frutas escarchadas encima, espolvorearlas con azúcar roca y hornear con el horno precalentado a 160 grados durante 30 minutos.

Receta: Trufas de Chocolate Caseras

Las trufas, en especial las caseras, tienen una elaboración muy sencilla y apetecible para estos tiempos navideños. Sabrosas y fáciles de hacer, el secreto de este postre procedente de Bélgica se basa en una mezcla de chocolate y mantecas. Por eso, el sabor final dependerá mucho del tipo y calidad de chocolates o cacaos que usemos en su elaboración. Partiendo de una receta base, siempre podemos aderezarlas con frutos secos y licores, dependiendo del sabor final que queramos obtener. Por ejemplo, añadirle avellanas, un chorro de licor Frangelico o Kahlua, unas cucharadas de café soluble, etc. Un bocado muy sabroso, fácil de hacer en grandes cantidades y estupendo para que nos ayuden los pequeños de la casa.

Ingredientes:
Para las trufas negras

  • 300ml. de nata
  • 500gr. de cobertura negra
  • 50gr. de mantequilla
  • Caco en polvo

Para las trufas blancas

  • 300gr. de cobertura de chocolate blanco
  • 100ml. de nata
  • 10gr. de jarabe de glucosa
  • Azúcar glas

Elaboración:

Para las trufas negras:
Calentamos la nata junto a la mantequilla hasta que este bastante caliente. La añadimos sobre la cobertura de chocolate negro y dejamos reposar 5 min para que se derrita. Transcurrido el tiempo, removemos y unificamos la mezcla hasta obtener una masa consistente de color marrón. Extendemos la mezcla en una bandeja y enfriamos en nevera. Una vez solido, cortamos pequeños trozos que moldearemos con los dedos para darles una forma redondeada y los pasamos por caco en polvo. Una vez terminado, conservamos en lugar seco y fresco.

Para las trufas blancas:
Calentamos la nata y la glucosa. Una vez calientes, las añadimos sobre la cobertura de chocolate blanco y dejamos reposar 5 min para que se derrita. Transcurrido el tiempo, removemos y unificamos la mezcla.Extendemos la mezcla en una bandeja y enfriamos en nevera. Una vez solido cortamos pequeños trozos rectangulares y los pasamos por azúcar glas. Conservamos en lugar seco y fresco.