Receta: Sardinas Marinadas

La Sardina, uno de los pescados más sabrosos del verano. Estamos en la mejor época para consumir unas buenas sardinas, entre los meses de julio y agosto es cuando más se alimentan del abundante plancton que hay en nuestras aguas, de ahí que sean  más gordas y sabrosas. Ricas en ácidos grasos, omega-3 y vitaminas A, B, D y E.

En esta ocasión os propongo una forma inusual de consumirlas, casi crudas, solamente  marinadas para mantener todas sus cualidades y sus grasas intactas, las cuales son las que le confieren su  gran sabor e intensidad,  mezcladas  con un suave aguacate, queso crema y un tomate ligeramente dulce. Toda una experiencia para los sentidos.

Ingredientes (para 4 personas):

  • 8 sardinas
  • 2 tomates
  • 1 aguacate
  • Flor de calabacín
  • Queso crema
  • 1 granada
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de Módena
  • Salsa de soja
  • Escarola

Elaboración:

Comenzamos pelando el aguacate y partiendo 4 lonchas, las plancheamos en una sartén caliente hasta que tomen color dorado. Reservamos. En la misma sartén bien caliente, salteamos el tomate junto con aceite de oliva, el cual habremos partido en dados, ponemos a punto de sal y azúcar. Reservamos.

Limpiamos las sardinas de sus tripas y cabeza y las quitamos la espina central dejando tan solo los 2 lomos limpios, ayudándonos de un cuchillo las recortamos para conseguir 2 lomos perfectos. Una vez limpias las introducimos en una marinada que habremos hecho con el vinagre, la salsa de soja, sal y el aceite de oliva, transcurrida 1 hora las sacamos.

Emplatado:

En un plato llano colocamos una flor de calabacín rellena con el queso crema, sobre ella ponemos una cucharada de tomate salteado, una lamina de aguacate y una hoja de escarola, culminamos el conjunto colocando sobre él, cuatro lomos de sardinas marinadas. Decoramos el plato colocando unos granos de granada.

Receta: Bizcocho de chocolate con platano y queso

Endulzarse la vida, debería de ser una obligación que todos tendríamos que llevar a rajatabla. Para ello os propongo un delicado bocado de chocolate, queso y una fruta tan exquisita como fina y untuosa, el plátano, una fruta de sabor dulce, intenso y perfumado. Traído desde Asia a nuestras costas sobre el año 650, llego a canaria en el siglo XV y de ahí salto a América. Hoy en día es una de las frutas más consumidas a nivel mundial.

Ingredientes: (Para 4 personas)

  • 250 gr Agua
  • 250 gr Azúcar
  • 20 gr Cacao
  • 2 lamina de bizcocho de chocolate
  • 1 nuez de mantequilla
  • Queso crema
  • 2 plátanos
  • Licor de naranja
  • Helado para acompañar
  • Frutas para decorar
  • Culis de fresa

Elaboración:
Comenzamos haciendo un almíbar ligero con el agua, el azúcar y el cacao, lo dejamos hervir por espacio de 5 min. En un molde colocamos una de las capas de bizcocho y la empapamos bien con el almíbar, sobre el colocamos una capa de queso crema y lo tapamos con la otra lamina de bizcocho que volveremos a mojar con almíbar. Reservamos.

Pelamos los plátanos y los laminamos a un grosor de ½ cm. los salteamos en una sartén junto con la mantequilla y los flambeamos con el licor de naranja. Dejamos que tomen color pero que no ablanden demasiado. Colocamos los trozos de plátano flambeado sobre la última capa de bizcocho y los caramelizamos con azúcar y un soplete de cocina.

Emplatado:
Cortamos 1 ración en forma rectangular y la ponemos en el centro de un plato acompañándola con unas frutas de temporada, una bola de helado y unas gotas de culis de fresa.