Receta: Sardinas Marinadas

La Sardina, uno de los pescados más sabrosos del verano. Estamos en la mejor época para consumir unas buenas sardinas, entre los meses de julio y agosto es cuando más se alimentan del abundante plancton que hay en nuestras aguas, de ahí que sean  más gordas y sabrosas. Ricas en ácidos grasos, omega-3 y vitaminas A, B, D y E.

En esta ocasión os propongo una forma inusual de consumirlas, casi crudas, solamente  marinadas para mantener todas sus cualidades y sus grasas intactas, las cuales son las que le confieren su  gran sabor e intensidad,  mezcladas  con un suave aguacate, queso crema y un tomate ligeramente dulce. Toda una experiencia para los sentidos.

Ingredientes (para 4 personas):

  • 8 sardinas
  • 2 tomates
  • 1 aguacate
  • Flor de calabacín
  • Queso crema
  • 1 granada
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de Módena
  • Salsa de soja
  • Escarola

Elaboración:

Comenzamos pelando el aguacate y partiendo 4 lonchas, las plancheamos en una sartén caliente hasta que tomen color dorado. Reservamos. En la misma sartén bien caliente, salteamos el tomate junto con aceite de oliva, el cual habremos partido en dados, ponemos a punto de sal y azúcar. Reservamos.

Limpiamos las sardinas de sus tripas y cabeza y las quitamos la espina central dejando tan solo los 2 lomos limpios, ayudándonos de un cuchillo las recortamos para conseguir 2 lomos perfectos. Una vez limpias las introducimos en una marinada que habremos hecho con el vinagre, la salsa de soja, sal y el aceite de oliva, transcurrida 1 hora las sacamos.

Emplatado:

En un plato llano colocamos una flor de calabacín rellena con el queso crema, sobre ella ponemos una cucharada de tomate salteado, una lamina de aguacate y una hoja de escarola, culminamos el conjunto colocando sobre él, cuatro lomos de sardinas marinadas. Decoramos el plato colocando unos granos de granada.

Receta: Lomos de Sardina en San Juan

Hoy se celebra la noche de San Juan, la noche más corta del año, así como la más mágica, llega llena de hogueras, moragas, sanjuanadas, fuego, excelente depurativo de nuestra naturaleza para dejar atrás lo viejo que nos ha deparado el año y entrar en el solsticio de verano con el alma bien limpia. Y ya que hablamos de San Juan y ascuas de hogueras, que mejor que colocar sobre ellas unas ricas y frescas sardinas, un pescado especialmente relacionado a esta fecha, con lo que se suele decir “Por San Juan, la sardina pringa el pan” lo que significa que este pescado azul ha acumulado ya la suficiente cantidad de grasa necesaria para impregnar el pan al colocarla sobre él, una vez asada a la brasa. De hecho, esta noche y su día posterior, se consumen en nuestras costas miles de sardinas asadas.

Hablamos de un pescado azul que ayuda a reducir los niveles de colesterol, contiene altas dosis de vitaminas A, B, D y E, fosforo, calcio y magnesio. Ricas en Omega 3, especialmente recomendado para prevenir las enfermedades cardiovasculares. Un rico y sabroso pescado el cual lo podemos preparar de mil y una formas, pero en el que un día como hoy la mejor forma de consumirlas es tal cual nos las ofrece el mar, sin más parafernalia que una simple brasa, un poco de sal gorda y una buena rebanada de pan.

Ingredientes: (Para 4 personas)

Para las sardinas:

  • Sardinas
  • Ajo
  • Perejil
  • Sal
  • Vinagre
  • Salsa de soja

Para la escalibada:

  • 1 berenjena
  • 2 tomates
  • 1 Pimiento rojo
  • 1 patata

Para la crema de olivas negras:

  • Aceitunas negras sin hueso
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Otros ingredientes:
  • Albahaca
  • Brotes frescos (espinaca, lechugas…)

Elaboración:

Para las sardinas:
Limpiamos las sardinas de su espina central y de las barbas que contiene. Una vez limpios los lomos, los marinamos en vinagre de vino, soja y sal por espacio de 20 min. Transcurrido el tiempo los sacamos de la mezcla y los metemos en aceite con unos trozos de ajos. Reservamos.

Para la escalibada:
En una bandeja de horno, colocamos las hortalizas untadas en aceite, cubrimos con papel de aluminio y horneamos a 180 grados durante 50 min. Una vez asada las verduras, las pelamos y partimos en tiras. Reservamos así como el jugo resultante.

Para la crema de olivas negras:
Ayudándonos de una túrmix trituramos las olivas, junto un chorrito de aceite y una pizca de sal, hasta obtener una crema fina y densa. Reservamos.

Emplatado:
En una plato llamo, colocamos una lagrima de puré de olivas, sobre el ponemos la escalibada y culminamos con unos lomitos de sardina. Decoramos con la albahaca, los brotes tiernos y el jugo de la escalibada.