Xabier Irujo: “Fueron más de 600 las operaciones de bombardeo sobre suelo vasco”

El codirector del Centro de Estudios Vascos de Reno urge a la investigación tras firmar el capítulo sobre los ataques aéreos perpetrados durante la Guerra Civil, texto publicado en el informe ‘Senderos de Memoria’ del Gobierno vasco

Un reportaje de Iban Gorriti

EL Gobierno vasco ha dado un paso más en materia de memoria histórica y de tragedia. Un equipo de investigadores dirigidos por Mikel Urquijo y Joseba Agirreazkuenaga ha publicado el informe Senderos de Memoria. Relación de espacios vinculados a la memoria de la guerra civil, una herramienta de más de 400 páginas que aporta datos sorprendentes como el hecho de que fueron 600 las operaciones de bombardeo que sufrió la población civil en alrededor de 200 localidades atacadas a cielo abierto, donde se certifica que fueron asesinadas más de diez mil personas.

import_8199428

Ese capítulo del documento entregado al Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos Gogora -creado para coordinar las políticas públicas de la memoria- es obra de Xabier Irujo Amezaga, doctor en Historia Contemporánea y codirector del Centro de Estudios Vascos de la Universidad de Nevada, en Reno (Estados Unidos).

Irujo detalla como nadie lo había hecho hasta la fecha los lugares de ataques aéreos con bombas y las fechas en su Relación de bombardeos contra núcleos urbanos y localidades, trabajo desarrollado junto a Antón Pérez Enbeita (UPV/EHU). Planteado el estudio desde el axioma de que la utilización de la aviación ha sido uno de los cambios relevantes en las guerras del siglo XX, esta síntesis que Irujo y Pérez aportan constituye un esfuerzo por cuantificar y localizar los municipios y lugares que sufrieron bombardeos aéreos durante la guerra de 1936 sobre territorio vasco.

El listado incluye asimismo algunos de los bombardeos navales sobre poblaciones costeras vascas más destacados. La mayor parte de los mismos se registraron entre julio de 1936 y agosto de 1937, si bien se registran algunos bombardeos postreros en 1938. Quedan fuera de esta investigación, para ser incluidos con posterioridad, los ataques aéreos que la aviación alemana llevó a cabo sobre algunas localidades costeras de Iparralde en 1940. Hay, asimismo, documentos secundarios procedentes de otros archivos, como el del Ejército de Tierra de Ávila.

Esta guerra fue, a juicio de uno de los directores del informe, Mikel Urquijo, un “ensayo de una nueva táctica que, luego, en la segunda Guerra Mundial, se desarrolla en toda su atrocidad”. Para Irujo es preciso subrayar que no se trata de un listado definitivo. “Más aún, subrayo con rotundidad que es absolutamente necesario realizar una nueva búsqueda de fuentes históricas en los archivos de Villaviciosa de Odón y en el archivo del ejército del aire italiano (Uffizio Storico de la Aeronautica Militare). Es del todo imperativo hacer estas búsquedas porque, si bien hasta día de hoy hemos registrado un total aproximado de 600 operaciones de bombardeo, el total supera con creces esta cifra, y no podremos saber qué localidades fueron bombardeadas con seguridad hasta no hacer una nueva y exhaustiva búsqueda de material de archivo depositado en los dos archivos arriba mencionados”, concluye Irujo Amezaga, autor de los libros El Gernika de Richthofen. Un ensayo de bombardeo de terror (Gernika, 2012) y Expelled from the Motherland: The Government of President Jose Antonio de Aguirre in Exile (1937 – 1960) (Reno, 2012).

El informe donde aparece este capítulo está publicado en internet y es uno de los doce proyectos estratégicos del Programa-Base de Prioridades 2015-2016 en materia de memoria histórica que presentó en noviembre de 2014 el lehendakari, Iñigo Urkullu, y da respuesta, además, a un mandato parlamentario acordado en la Cámara vasca en junio del pasado año.

Para el análisis de la información sobre los bombardeos, la ficha utilizada por Xabier Irujo incluye también la fecha y localización del ataque aéreo, la descripción del mismo en la que se incluyen el número de víctimas o daños materiales, las fuerzas militares que lo realizaron y la fuente de la que se ha obtenido toda esta información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *