Pobreza para la foto

Algún día venceré mi natural tendencia a la pereza y haré el ránking de los “día de” más estomagantes y pedorros. A la espera de ese ímprobo trabajo clasificatorio, estoy seguro de que aparecerá en los primeros puestos el que celebramos —porque este no se conmemora— ayer bajo la pomposa denominación Día mundial para la erradicación de la pobreza.

¡Qué hartura, señor, de datos absolutamente contradictorios y siempre indemostrables sobre el número de pobres en Euskadi, en España, en el Planeta Tierra, en el Sistema Solar o en la Vía Láctea! Tiene uno la impresión de estar asistiendo a una subasta de desgraciados o a un concurso de cantores del infortunio. Siempre ajeno, claro, porque ahí es donde queda retratada la inconmensurable falacia. Con excepciones dignas de loa, quienes pontifican sobre la miseria de los demás son tipos y tipas —no me cansaré de repetirlo, o sea, de denunciarlo— que tienen el riñón bien cubierto y que en no pocos casos han hecho de la cuestión su lucrativo modo de vida y su piscina para los baños de ego. Su chollo se acabaría, bonita paradoja, si se cumpliera lo que predican, es decir, lo que hacen como que predican.

No descarto que tras esta descarga me venga algún amigo bienintencionado a afearme el descreimiento. O quizá, como me ocurrió anteayer cuando cité sin nombrarla a la benemérita Adela Cortina, que se me reproche osar criticar a los apóstoles de las grandes causas. Bien quisiera no ser tan malaje, pero como yo sí he sido pobre, casi de solemnidad, hace mucho que no adoro santos por la peana ni estoy para lecciones de los comprometidos de boquilla que siempre caen en blando.

4 comentarios sobre “Pobreza para la foto”

  1. Pues ese ránking va a necesitar invertir horas y quizás días y no creo que un currela de a pie esté sobrado de ello.
    Sin embargo esos que dices, adalides de la justicia social salvo excepciones son los que en chalet y casas de lujo bunquerizadas con muros, rejas, cámaras de seguridad y setos enormes para guardar su intimidad enarbolan banderas amarillas y todo tipo de eslóganes “quedabienes” en lo mas alto de sus palacetes.
    Muy cerca vive la miseria y pobreza separadas por sus infranqueables muros físicos y morales.
    Eso si, en cuanto tienen la mínima ocasión se vanaglorian de su “postureo” escondido y mal disimulado y que a ojos de los que les conocemos nos resulta repugnante.
    Es un privilegio vivir en un pueblo pequeño y humilde donde los pobres de nacimiento y de por vida conocemos la hipocresía de estos salvadores de boquilla para afuera y desprecio a sus vecinos por dentro.
    En fin, tu verás el tiempo que dispones pero es difícil enumerar el día mas gilipo…

  2. Pues anda que no ha hecho fortuna alguna gente a cuenta del asunto…, especialmente quienes comenzaron con el cuento del pesebre y llegaron a amos de medio mundo. La infame Agnes Gonxha Bojaxhiu, alias madre Teresa de Calcuta, lo decía sin miramientos: “Hay algo muy bello en ver a los pobres aceptar su suerte, sufrirla como la pasión de Jesucristo. El mundo gana con el sufrimiento de los pobres”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *