Las donaciones de Amancio

Palabra que no dispenso gran simpatía por Amancio Ortega. Ni antipatía, ojo, que hay sarampiones que tengo muy pasados a estas alturas de mi vida. Sí es verdad que le valoro, porque yo también sé por experiencia lo que es la necesidad, su condición de pobre casi de solemnidad en los primeros años de su vida. Y por supuesto, las horas y horas de curro que se pegó cuando solo era un tipo que quería salir adelante. Ahí les gana por goleada a su legión de odiadores, que amén de no haber madrugado un puñetero día de su vida, ni se imaginan qué es no saber si vas a cenar mañana.

Me divierte a la par que me encabrona que sean estos seres de mentón enhiesto los que vuelvan con la martingala chochiprogre de las actividades filantrópicas del gallego podrido de pasta. Versioneándose una vez más a sí mismos, los campeones de la rectitud moral reclaman que la sanidad pública no acepte sus donaciones de carísimas máquinas para el tratamiento del cáncer. Sostienen, en su infinita sapiencia prepotente, que lo que tiene que hacer el baranda de Inditex es pagar todos sus impuestos. Ocurre que al hacer la cuenta, les sale la de la lechera y le atribuyen a Ortega una elusión fiscal del recopón. Tan cabestros han sido, que el gabinete de comunicación del Midas de la ropa low cost lo ha tenido a huevo para rebatir la letanía. El imperio de Arteixo apoquinó a las arcas españolas 1.700 millones de euros en 2019. Seguramente mejorables, mantiene 50.000 empleos. ¿Beneficencia? Me quedo con lo que leí a una querida compañera que también sabe, desgraciadamente, de lo que habla: ojalá tantos multimillonarios del fútbol sigan su ejemplo.

5 comentarios sobre “Las donaciones de Amancio”

  1. Creo estar de acuerdo con muchas de las ideas que desgranas en tu artículo, pero me parece, como poco, exagerado y una concepción muy simple de la sociedad. pretender que conoces a todos los «odiadores» del Sr. de Zara, lo que, si así, fuera, te permitiría, con razón, decir «su legión de odiadores, que amén de no haber madrugado un puñetero día de su vida, ni se imaginan qué es no saber si vas a cenar mañana».
    Yo tengo la suerte, o desgracia (suerte por conocerlos, desgracia por haber tenido que conocerlos) de conocer mucha gente que lleva muchos años sin saber lo que van a cenar hoy, sin esperar a mañana… y algunos no sólo madrugan todos los días, sino que ni siquiera tienen donde acostarse…. y, aunque quisieran, no pueden hacer donaciones millonarias.

  2. los odiadores estan k trinan por que es un dinero k no tocaran ellos.
    Igual k la junta de la mujer de andalucia de 42 millones destinaba 1,5 a las mujeres que lo requerian, el resto se iban en chiringuitos sueldazos de 100k € y talleres del coño

    Ellos kieren el dienero estan sedientos de dinero, poder y toman la donacion frente a sus narices como un desafio y un desplante no hay mas.

    Quieren un estado cada vez mas autoritario con mas poder y mas omnipotente a este paso implantaran el modelo chino de control si nos dejamos

  3. No voy a escribir nada acerca de las causas pendientes que tiene el conglomerado INDITEX por el mundo debido al esclavismo practicado en sus factorías hasta hace pocos meses (Incluso, aún no ha firmado determinados tratados internacionales que las prohíben; ¡ojo) Y no lo hago, porque cualquiera las puede leer en Internet, en páginas de distinto pelo y pluma.

    Pero si he entrado es para adjuntar el Convenio suscrito entre el Servicio de Salud de Andalucía y la Fundación de Amancio. Otro negocio más para el gallego y sus banderilleros…si se desarrolla (Un «Convenio» no es un «Contrato»)
    (En otro orden de cosas, algún día se sabrá lo que realmente están haciendo Bill y Melinda Gates en África.-por citar dos famosos «filántropos» yankees)

    Este es el convenio

    https://www.juntadeandalucia.es/export/drupaljda/convenio/18/12/CONVENIO%20SAS%20-%20AMANCIO%20ORTEGA_C.pdf

    De nada

  4. Este tipo de «donaciones» sirve a la vez como chantaje a quienes deberían controlar las evasiones de estos empresarios.

  5. Para J. Palmer
    Gracias por tu aportación…. creo que el Sr. Vizcaíno no conocía algunas de esas cláusulas, aunque todo es bueno para el convento si con elo se puede criticar a los de la «la martingala chochiprogre», quienes, sin duda, sí que conocen este tipo de contratos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *