Pactilandia

Felicitemos al equipo de guionistas de este enredo de acuerdos, desacuerdos y contracuerdos a que estamos asistiendo. Fíjense que yo no daba un duro por el serial, pero aquí y ahora reconozco humildemente que, como elaborador de espacios informativos y moderador de tertulias, todos los días he tenido alpiste nuevo que echar al personal. Y da lo mismo el ámbito del que hablemos. Si no era el embrollo de Irun, eran las mil y una abracadabras de la cuestion-de-estado de la demarcación foral, el gamberrismo dinamitero de Vox, los esfuerzos de PP y Ciudadanos para que no parezca que están de hinojos ante Abascal o la reiteración de Iglesias en la solicitud de un ministerio o, ya si eso, una subsecretaría. Para nota, claro, la actuación a favor de corriente del PSOE, con Ábalos, el de la voz cavernosa, sacando el matasuegras del adelanto electoral unas horas antes de que saliera su compañera Adriana Lastra con la milonga del “gobierno de cooperación” para que las hordas opinativas tuvieran con qué entregarse a su consuetudinario onanismo mental.

Y más allá de la pirotecnia, los hechos contantes y sonantes. En la aburrida CAV, el pacto previsto, con margen a alguna liebre saltarina pasado mañana en la constitución de ayuntamientos. En Navarra, todo abierto todavía, no diré que no, pero con Maya volviendo casi con seguridad a la alcaldía de la capital. En una parte regular de la hispanitud, triderecha pura y dura, más o menos disfrazada, a falta, quizá, de alguna extravagancia. Todo ello, como anticipo de un gobierno de Sánchez en España a lomos de una aritmética que a la hora en que tecleo no soy capaz de prever.

4 comentarios sobre “Pactilandia”

  1. Pues si que tenéis un dilema los periodistas dedicados a la información y debate político.
    No debe ser sencillo con el «baile neuronal» de los políticos elegir el tema más actual de cada instante para la información diaria.
    Lo bueno es que no os falta trabajo, lo malo es que acabaremos todos confundidos y hasta el moño.
    Por otra parte los estudiantes actuales lo deben tener claro, fútbol o política.
    ¡No falla!

  2. Es el mismo mercado persa que en la sección de deportes ¿Qué fichajes vienen hoy?¿Como está aquello de Neymar o Griezman?… ¿El Athletic no va a fichar a nadie? La Real ya se esta moviendo..
    Yo pensaba que la política tenia el objetivo de gobernar al pueblo. Y si, lógicamente, hay distintas versiones de lo que es eso y de cómo debe hacerse (faltaría más), sí es cierto que en cada nivel de la Administración no hay las mismas necesidades ni tienen que ser ideales las mismas tendencias políticas.
    El hecho de que haya pactos a nivel de partidos y que, por ejemplo, la formación de gobierno en España esté influida por que un concejal de Irún deje el campo libre a otro, o que en Navarra se elija o no la lista más votada, indica que a los ejércitos de esta lucha por el poder no les guía la consecución de la excelencia en el gobierno público ni ta siquiera el cumplimiento de su programa, sino el reparto del poder y la capacidad de repartir poltronas.
    Desde luego la pelea por los depredadores de distinto pelaje por la gacela recién cazada es digna del mayor desencanto por la cosa pública.

  3. Se trata de falta de cultura democràtica y política (y de escrúpulos, claro). Por eso en unos meses se pasa de no entender el sistema parlamentario y llamar okupa a quien gobierna sin haber sido partido mayoritario en las urnas a que el mismo día de las elecciones el que gana las elecciones incluso con holgura salga con cara de funeral y el que se ha metido batacazo del quince luce sonrisa de ganador si los números le salen.

    Por no hablar del lamentable cambio de cromos entre instituciones, territorios, etc.
    Los electos en cada institución, en cada comunidad, en cada municipio deberían poder decidir en su ámbito con total libertad y sin presiones, que para eso les han votado a ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *