¿Y las otras manadas?

Perdonen que siga con la sentencia del Tribunal Supremo que, además de dejar negro sobre blanco que fue violación, duplicó las penas iniciales a los miembros de La Manada y los envió —¡por fin!— a la cárcel. Mi temor es que este final, dentro de lo que cabe, reparador e incluso pelín balsámico, nos haga pasar página hasta no sé qué efeméride. Es verdad que leo que lo acontecido puede llegar a cambiar el código penal en lo que se refiere a los delitos sexuales o, como poco, el modo en que los jueces se enfrentarán a ellos. Me alegro. Ojalá sea así, pero eso sigue sin ser suficiente.

Hay una parte no jurídica que es donde creo que deberíamos profundizar. Hablo de los aspectos mediáticos y sociales que se han puesto de manifiesto en este caso. Jamás, que yo recuerde, se ha alcanzado este nivel de tensión en las calles ni se ha dado una cobertura de los medios tan milimétricamente exhaustiva. Ya no es solo que se haya seguido con todo lujo de detalles el proceso desde el mismo instante de la denuncia hasta la decisión del pasado viernes. Lo diferencial es que hemos conocido con pelos y señales a los ahora ya definitivamente probados violadores. Conocemos sus nombres, sus caras, sus circunstancias vitales y, mientras han estado en la calle, cada uno de sus movimientos. Me pregunto por qué algo así no es posible con las decenas de manadas y centenares de depredadores sexuales que actúan en solitario de cuya existencia tenemos constancia, por desgracia, un día sí y otro también. Como voy siendo mayor, no les oculto que es una pregunta retórica. Intuyo los motivos de que no se obre así siempre. Y ustedes también.

5 comentarios sobre “¿Y las otras manadas?”

  1. Dolores Vázquez. Juzgada primero socialmente y condenada bajo presión mediática brutal sin prueba alguna.

    Por.un.crimen.que.NO.cometió.

    ¿Sería la cárcel de 15/20 años precio aceptable por tirarnos a esa piscina del show mediático extremo y de fin de la presunción de inocencia? ¿En serio lo crees?

  2. Decía Clemente que en un campo de fútbol hay 45.000 entrenadores, y yo diría que en España hay alrededor de cuarenta millones de jueces y políticos, y mientras hace unos años todos éstos hacían sus comentarios en el bar, con una reducida capacidad de publicación, ahora se hacen en las redes sociales sin necesidad de salir de casa.
    Dicho ésto, yo sigo insistiendo en algo que comenté en tu anterior entrada. La indignación/contestación social surgió, evidentemente como respuesta a los propios hechos, pero hasta donde yo sé, el resto de las manadas no tienen un abogado que sale en las televisiones rosas, y de otros colores, ofendiendo a la víctima, no les ponen detectives privados que investiguen sus vidas traumatizadas o no, no tienen sesudos profesores universitarios que hacen campaña por la absolución, no tienen jueces que con voto particular resaltan la colaboración y los gemidos de placer de la víctima, no tienen partidos políticos que pongan en duda su culpabilidad en más o menos grado… y todo ello de forma publicitada en la red, televisiones, radios y prensa escrita
    Desde mi punto de vista todo esto, de lo que adolecen el resto de las manadas, es lo que ha generado que la contestación social haya sido mucho más amplia.
    Afortunadamente, y terminando con otro símil futbolístico, ha quedado claro que la mejor defensa no siempre es un buen ataque (y peor si el ataque es zafio)

  3. Hay casos de violación muchísimos mas graves. Los condenados no cometieron violencia física. Pudo ser mucho peor como los psicopatas que esos si cometen casos mas graves por desgracia.Focalizar todo en este caso y extrapolar las penas los criterios……….. No estoy de acuerdo con las feministas de que con su palabra vale, no me gusta un pelo que uno tenga que demostrar que es inocente, no me gusta el feminismo inquisitorial, conozo¡co femnistas y se lo que les importan los problemas de los demás o los de sus propias madres, que la boca es muy grande, hala a cambiar el Codigo penal cada semana por eso por lo otro por lo de mas allá.
    ha estado bien la movilización, pero no nos pasemos.

  4. Las otras manadas no interesan a «ciertas personas» que sean noticia, porque cuando un tema se vuelve repetitivo hasta la saciedad pierde el interés y eso perjudica a quien rastreramente saca beneficio de las miserias humanas.

    Las otras manadas todas tienen victimas, algunas verdaderas niñas (12AÑOS) que fueron violadas de forma oral, anal y vaginal por 5 o más hijos de put… que se la refanfinflaba mientras la victima secuestrada gritaba y sollozaba en un momento tan terrorífico y espeluznante.

    Un momento y momentos que se han silenciado y que parece que no suscita el interés de aprovechategui/as – carroñero/as que viven y eligen el mejor y más morboso caso de violación una vez puesta la maquinaria en marcha.

    El «falso buenismo instalado» crea ciertas afinidades que no conviene que se relacionen, no sea que el chiringuito de los buitres se despeñe y el nido o buitrera se quede sin los huevos de oro.

  5. Corregido ( EL HOMICIDA de nagore parece ser que no la violó): Dire mas, la pena máxima que se cumple son 20 años? no lo se seguro. Si violan matan salvajamente a una persona el condenado por estos hechos está 20 años en la cárcel? y los de la manada por violar en todos modos maneras mientras se ríen de la víctima, unos hechos de gran repulsividad 15 años. Pregunto. ¿la proprción es adecuada?

    Aunque por otra parte esta la pena real de los condenados, que esa es otra, los del Gal ya vimos la condena que cumplian, o el HOMICIDA de Nagore) también en san fermin que fue condenado a doce años y medio de prisión por homicidio con agravante de abuso de superioridad. Pero, en julio de 2017, ocho años y once meses después, salió a la calle en régimen de semilibertad, según lo dictado por el Juzgado de vigilancia penitenciaria de Aragón.
    Es obvio que al HOMICIDA de nagore le penaron por lo bajo o a los de la manada por lo alto, porque a los de la manada no les deberían de caer mas años que al HOMICIDA de Nagore, creo yo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *