¿Quién protesta por Vitori?

(***) No es solo la sentencia del Procés o la de Altsasu. Hay mil y una injusticias cotidianas que hacen imposible creer que vivimos en algo parecido a un estado de derecho. Una de las más lacerantes es la que le ha ocurrido a Vitori, una mujer de 94 años de Portugalete. O para ser exactos, del orgulloso Grupo El Progreso, una zona de modestas viviendas construidas en los años 20 del siglo pasado para acoger, fundamentalmente, a los trabajadores de las industrias del hierro de los alrededores. En una de esas casas baratas ha vivido Vitori desde 1931.

Y lo escribo en pretérito, porque el pasado domingo, a la vuelta de unos días con unos familiares, la mujer se encontró con que su humilde morada había sido ocupada por unas personas que no se mostraron precisamente amistosas cuando trató de ponerles al corriente de que aquel era su domicilio. Le dieron con su propia puerta en las narices. Pero lo más terrible vino cuando al ir a poner la denuncia pertinente, le informaron de que, en el mejor de los casos, tardaría más de un mes en volver al techo que la ha acogido desde que era una mocosa de seis años. En el juicio que se celebrará el 20 de noviembre será ella quien tenga que demostrar que es la propietaria. Como lo leen.

Tecleo estas líneas aún con la emoción inmensa de haber asistido a la impresionante concentración que ha tenido lugar ante la casa robada. Hacía tiempo que no se producía en Portu una movilización tan numerosa y tan variopinta en cuanto a sus participantes. Solo faltaban, qué raro, los habituales de primera línea de pancarta en otras ocasiones. Por lo visto, esta vez la protesta no era de buen tono.

****Después de enviar estas líneas a los periódicos, ha habido novedades. La concentración se extendió hasta bien entrada la noche. La tensión fue creciendo, pero finalmente, los ocupantes fueron desalojados de la casa de Vitori.

9 comentarios sobre “¿Quién protesta por Vitori?”

  1. Javier,despues de que el pueblo de portugalete recuperase la casa de Vitori, se recupero la de abatxolo y seguidamente la de zubeldia , asi queen una noche se recuperaron 3 viviendas ocupadas, GORA PORTU

  2. Si no entiendo mal…es la gente, su presión, la que ha forzado la salida de los «okupas»; es decir, no las autoridades.

    ¿Habrá alguien que se dé cuenta de la conclusión que arroja este episodio y de sus consecuencias? Que ante una situación de este tipo, inequívocamente injusta, flagrante, sin margen a la interpretación, tenga que hacer la gente lo que no son capaces de hacer las autoridades, además de ser un palmario fracaso del sistema, abre un poco más un camino que encierra muchos peligros.

    Durante todo el día de ayer ya estuvo «ofreciéndose» gratuitamente una empresa…o grupo…o no sé qué…de Madrid…que se llama «Desokupa» y que huele a extrema derecha desde lejos y la inmensa mayoría de la gente de la zona en redes sociales les hacía el juego, hacían viral el ofrecimiento, lo aplaudían, daban las gracias…

    Gran ejemplo de lo que genera la incompetencia de la administración.

  3. No cabe en una cabeza medio cuerda que alguien invada tu casa y sea imposible desalojarlo inmediatamente.
    Esto es gracias a lo haraganes que nos representan que solo se dan prisa para cambiar artículos (135) para superar techos de «gastos sociales»rompiendo su gran lealtad hacia su sagrada constitución en una solo reunión, u otros para que Leonor sea la reina de la grande y libre.
    Antes que Vitori en Repelega se han dado casos flagrantes en Santa Juliana Abanto, La Rabuda Muzkiz, Getxo … todas casas de personas muy mayores e indefensas.
    Si un día se produjese la invasión de un domicilio particular de un político (cosa imposible) veríamos lo que se tardaría en desalojar esa mansión y si se aplicaría el juicio exprés de los cojo…
    La invasión de una vivienda debe ser subsanada al momento y castigados los ocupadores de ella y no al revés como ocurre.
    O los incompetentes y torpes gobernantes se dan prisa en arreglar estas sinrazones o alguien se tomará la justicia por su mano y tendrá razón lamentablemente después de que ocurra una tragedia.
    ¡El buenismo de los coj… empieza a cansar señores y señoras políticos y políticas!

  4. Si es su vivienda habitual, no es ocupación… es allanamiento y en 48 horas están fuera. Tanto más si alega que la amenazaron físicamente. Alegrándome de que vuelva a estar en su casa, algo de esta historia chirría.

  5. No creo que chirríe nada, AJ. Todo lo contado y reflejado en prensa y radio encaja: Perjudicado vulnerable y poco defendida, justicia lenta, leyes inverosímiles, empoderamiento del jeta, incapacidad de autoridades, unión dela gente corriente ante al injusticia. Todas las piezas del jarrón roto encajan.
    La casa es la habitual, porque en ella tenia sus enseres personales. La denuncia existe desde el minuto 0 y ha habido hasta vídeo de la amenaza. Se conocía a los usurpadores y tenían antecedentes. Lo que sí ha habido es inacción de policía, jueces y autoridades políticas. Lo que ha hecho la Ertzaintza al anochecer del día lo tenia que haber hecho desde que se conoció el hecho.
    Lo que chirría es el «estado de derecho», y cada vez más.

  6. Me parece tremebundo poner en duda una historia así, pero refleja bastante el guano social en que nos movemos. Los delincuentes son los buenos. Las víctimas se la están buscando. Y como carta de oro: todo es un montaje. Soy de los que no trago.

  7. AJ, no es tan fácil echar a alguien de la casa en la que está «morando» porque hay una suerte de entresijos legales que tratan de garantizar que nadie se quede en la calle (supongo o quiero creer que se decidió legislar así para evitar que el dueño de un piso echase a sus inquilinos de buenas a primeras).
    Los jueces no hacen un requerimiento de desalojo sin estar seguros y si éstos no firman nada, no hay Ertzaina que se atreva a actuar por su cuenta.
    Hay que cambiar la legislación para que sea más fácil echar a estos indeseables.
    Saludos.

  8. Mikel Azkorra Larrondo:

    Al hilo de tu última frase, estoy de acuerdo en que hay que cambiar las leyes, leyes que por otra parte, NO SE HAN TOCADO EN 40 AÑOS. ¿Por qué no? ¿Por qué la casta política, que tanta prisa se da para otras cosas, no quiere mover ni un dedo, ni una coma, de esas leyes injustas que desprotegen a la gente honrada y protegen a los delincuentes? ¿Qué (des) interés les mueve para no hacer nada, cuando ya es un clamor social?

    Esto es lo que deberían tratar los medios A TODAS HORAS, hasta que a alguien se le caiga la cara de vergüenza y decida hacer algo. Mi opinión personal es que resolver este problema no es que no les interese, es que simplemente no quieren. Porque no quieren que la gente viva en paz, en libertad y en seguridad. Quieren que vivamos oprimidos, inseguros, y sobre todo CON MIEDO. Miedo a quedarte sin tu casa, sin tus cosas, sin tu vida. Miedo a no poder hacer nada, a que la policía o los jueces no puedan hacer nada por tí. El miedo es el mayor opresor que hay. Por eso lo emplean contra nosotros. Porque quieren oprimirnos, y para eso, nada mejor que hacernos vivir con miedo.

    Por esto tenemos que salir a la calle, y no para reivindicar referendums y derechos de autodeterminación que no resuelven nuestros problemas, pero sí los de otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *