Derecha esperpéntica

Siempre he defendido —y me he llevado unos buenos pescozones por ello— que Euskadi necesita un centro-derecha españolista civilizado. Puesto que en la sociedad vasca hay un número nada desdeñable de personas con esa ideología que no comparto en absoluto pero que respeto sin matices, sostengo que deberían tener una formación política que las representara. Pensaba sinceramente que la desaparición (ya sé que estratégica y nada ética) de ETA facilitaría las cosas, pero el paso del tiempo me ha hecho comprobar que no es así. Al contrario: mirando en perspectiva los movimientos en el seno del partido que podría haber asumido esos principios democráticos, se diría que se ha huido de la puesta al día del ideario como de la peste.

Y eso es precio de amigo, a la vista de la elección de Iturgaiz como candidato a lehendakari y, sobre todo, del seguimiento de su campaña que bate récords de esperpento de acto en acto, con Casado como padrino omnipresente, exhibiendo en cada declaración un desconocimiento entre profundo e insultante de la realidad del país. Por si faltara quincallería chusca, en lisérgica coalición con Ciudadanos, cuya visceral antiforalista líder se plantó el domingo en Gernika, símbolo de la foralidad, a pasear su nulo sentido del ridículo y su ilimitada ignorancia atrevida. De lo suyo gastan.

6 comentarios en «Derecha esperpéntica»

  1. Qué vamos a esperar de un estado que permitió que desde las oficinas de La Zarzuela se utilizara presuntamente a funcionarios públicos para diseñar una trama de corrupción destinada a ocultar el dinero del rey en unos momentos en los que su reino atravesaba una situación económica tan mala como la actual.
    Y para más narices han tenido que ser jueces extranjeros los que han lo descubierto y lo investigan, mientras todos los partidos nacionalistas españoles son partidarios de no tocar nada ni a nadie.
    ¿Reconstrucción? Lo que hace falta es menos corrupción.

  2. Buenos días, Javier.

    Como postilla a la ignorancia de Casado sobre la realidad de Euskadi (y todo lo que no sea Madrid), me permito dejarte -para abundar el esperpento- los temas que supuestamente estudió y desarrolló en su famoso Máster:
    – Las competencias de las comunidades autónomas en materia de administración de justicia, 55 páginas.
    – Los principios inspiradores del modelo autonómico y las principales sentencias del Tribunal Constitucional, 10 páginas. – El reparto de competencias en la Constitución de 1978 y su futuro, 16 páginas.
    – El concepto constitucional de autonomía local en la jurisprudencia del Constitucional, 11 páginas.

    Si en realidad hubiera escrito o leído una sola de las páginas que dice que presentó, no cometería las groseras metidas de pata a las que nos tiene casi acostumbrados.

    Un saludo

  3. Mientras no se desprendan de su ascendencia aznarista, no habrá riesgo de que el PNV compadree con ellos. Una reconversión como la que usted indica los haría más peligrosos. Mejor así.

  4. Creo que ese fenómeno de ausencia de derechas democráticas tiene que ver con las distintas posiciones de las clases medias durante los dos últimos tercios del siglo XX.
    Durante la Guerra Civil las derechas del territorio vencedor, o bien apoyaron la rebelión fascista, o bien fueron exterminadas en las cunetas o en el exilio, junto con las izquierdas.
    Durante el franquismo, la oligarquía industrial y financiera vasca, al igual que la española, fue fundamentalmente antidemocrática, apoyando ideológicamente posiciones conservadoras monárquicas, y en la práctica al dictador golpista. Mientras, la clase media, funcionarios, profesionales liberales autónomos y cuadros de dirección de las empresas, que en la España vencedora ocuparon el espacio político del Movimiento, en Euskadi y Cataluña quedaron en ámbitos nacionalistas, sojuzgados durante el franquismo, y aflorando más tarde en la transición como fuerzas periféricas tradicionales, PNV ANV, Esquerra, Ciu… Mientras, la clase media conservadora, supuestamente democrática, del resto de España se organizó en la UCD, AP y, posteriormente, el PP, de nueva planta.
    Es decir, la ocupación de los sectores sociales de la clase media por parte de las derechas franquistas disfrazadas de demócratas no se ha dado en Euskadi ni Cataluña sencillamente porque el espacio estaba ocupado. La derecha democrática de corte español en Euskadi no acaba de enraizar porque la derecha, o está ocupada por sectores oligárquicos, de carácter anti-democrático y que no participan en política, o bien porque los sectores medios fueron exterminados en su día, al ser parte de los vencidos.

  5. lo de Iturgaiz como candidato me parece una tomadura de pelo hacia el electorado vasco de Euskadi
    No soy votante del PP pero ese señor da vergüenza ajena
    También es verdad que el resto de la oposición al actual gobierno vasco también es bastante mejorable puesto que ofrecen imposibles y lo que es peor lo saben

  6. la señora Gorrotxategi en el otro extremo de Iturgaiz me merece la misma apreciación . No se entera de nada es como un pulpo en un garaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *