Diario de la segunda ola (6)

Detesto el papel de pájaro de mal agüero, pero no me queda otra que afirmar que vamos de cabeza otra vez a la prisión domiciliaria, digo al confinamiento en casa. Lo huelo en las declaraciones de las autoridades, demasiado parecidas a las que suelen gastar los presidentes de los clubs de fútbol antes de darle la patada al entrenador. Sospecho, por lo demás, que en cada comparecencia o canutazo nos dan información ya caducada. Van dos capítulos por delante del común de los mortales o del plumilla corriente y moliente y les cuesta disimular que manejan previsiones que rozan lo terrorífico.

Y luego está la calle, con buena parte de mis congéneres apurando el agua, o sea, las birras, los crianzas y los gintonics para llevarse eso por delante cuando volvamos al chape, a los aplausos de las ocho, la tortura musical de Manolo y Ramón y el bingo entre balcones. Me temo, en todo caso, que la mayoría solo son vagamente conscientes de la que se nos viene encima. Entre la candidez y el egoísmo extremo, muchos siguen preguntando si tras las últimas restricciones podrán ir este fin de semana a cazar, a por setas, a ver a Bisbal, a la jamada prevista en el txoko, a la ruta del vermú a la que se habían apuntado hace un mes, o como en la célebre duda resuelta por la Policía Municipal de Bilbao, a echar un polvo.

8 comentarios en «Diario de la segunda ola (6)»

  1. Pues sí, Javi, mucho me temo que tienes razón. Pero, ¿no deberíamos preguntarnos cómo hemos llegado hasta aquí? Yo siempre he dicho que “la corrección política mata”, pero nunca creí que llegaría a matar tanto. Si según estudios actuales en la propagación de la PRIMERA OLEADA del coronavirus tuvo una influencia determinante su expansión en Vitoria/Gasteiz, a raíz de la celebración de un funeral en el que, una vez contagiados muchos asistentes, su comportamiento en Txagorritxo y la imposibilidad de conseguir su efectivo aislamiento, impidió el control de la pandemia, un reciente estudio indica que: “ De acuerdo con el estudio preliminar “Aparición y propagación de una variante del SARS-CoV-2 por Europa en el verano de 2020”, en el que participaron investigadores de la Universidad de Basilea y del Instituto de Biomedicina de Valencia, la nueva cepa del virus, denominada 20A.EU1, se esparció por Europa durante el verano. El estudio señala que esta variante del virus fue detectada por primera vez en Zaragoza y Teruel en junio, y que su expansión se puede deber a la relajación de las restricciones de viaje en el continente. Subrayan que no esperan que la nueva cepa afecte en el desarrollo de la vacuna.”
    ¿Qué porque digo que la corrección policial mata? Pues porque en la falta de control de ambos escenarios confluye el protagonismo de colectivos que la “corrección política” convierte en incontrolables, con la estólida justificación de no “criminalizarlos”. Y ya estamos otra vez en boca de toda Europa y no precisamente para bien. Cada vez se habla más de Hispanistan como un “estado fallido”. ¡Ánimo, que lo conseguimos!

  2. Esta pandemia ha sido el espejo que servirá, creo yo o por lo menos eso espero, para ver lo que realmente somos; una sociedad egoista, bobalicona, tontorrona, inmadura, adolescente, irresponsable, ignorante… o…simplemente imbéciles. Creo mas bien que somos un compendio de todo un poco. Multi lerdos. Nuevo concepto. Sociedad multi lerda. Como en multicultural pero en lerdo
    Es que somos ansi, muy amigos de nuestros amigos y unos abrazafarolas solidarios, sobre todo a partir de las 20 horas

  3. Llegará lo que algunos ya
    vamos

    viendo como algo inevitable .
    Ahora para colmo los irresponsables negacionistas ,egoístas camorreros y creadores de la existencia de los extraterrestres salen a escena

    Espero que ahora si les den pero bien porque entre ellos ,esos que queman coches ajenos y mobiliario urbano pagado por todos está el fascismo puro y duro ..

  4. Perdón, donde digo “ ¿Qué porque digo que la corrección policial mata?”, quería decir la “corrección política”. El corrector me mata.

  5. Hamerik, bastante han tenido los temporeros con años de hacinamiento como ganado para que encima los mezcles en un totum revolutum con vete a saber qué. Les ha tocado a ellos como podría haber sido un matadero, una discoteca o un aula; simplemente han sido los que, de tanta gente metiendo la mano en la caja, han terminado por sacar la bola negra.

    Ah, yo también conozco unos cuántos brotes de docenas de personas en funerales y gente que se saltaba la cuarentena o se negaba hacerse la PCR. De todos los colores.

    Como precisamente me dijo una mujer gitana casada con un francés de origen senegalés, la excusa para ser un gilipollas la puedes encontrar en cualquier identidad.

  6. J.C., Itzi, AJ, estoy con vosotros.
    Parecemos una sociedad de egoistas sin cerebro.
    Y el señor Vizcaino no es ningun pájaro de mal agüero. Quien ala vista de las curvas de infecciones, ocupacion de camas y muertos no piense lo mismo que él, es que no tiene ojos o que no tiene cerebro.

  7. AJ, infórmese p.f. Yo no mezclo nada, me limito a hacerme eco de los informes que cito. En cuanto a los temporeros, pues sí, lo que Vd. comenta es cierto, razón de más para haber tenido un control exhaustivo, dada su extrema movilidad y penosas condiciones de habitabilidad.
    ¿Cuántos funerales conoce Vd. en los que la Guardia Civil y la Ertzaintza hayan tenido que andar durante varios días como “p… por rastrojo” pillando a lazo por toda La Rioja, incluida la alavesa, a los “fugados” asistentes al funeral en cuestión? Fue noticia en todas las televisiones. En cuanto a lo de Txagorritxo, pues pregunte Vd. De todas formas, cualquiera que haya tenido que acudir a un centro sanitario está al corriente de las “bizarras” costumbres grupales del colectivo en cuestión cuando de “acampar” en un centro sanitario se trata.
    No pillo lo de la gitana y el francés senegalés. Hay gilipollas que les orinan en la cara y piensan que es rocío del cielo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *