Solo cabía el recurso

Claro que sí. Había que recurrir. Se entendía que el Gobierno Vasco no quisiera contribuir a embarrar más el campo ni dar la impresión de que sostiene una batalla sin cuartel contra las instancias judiciales locales. Pero esta vez no cabía volver a poner la otra mejilla. Simple y llanamente porque la doctrina del karaoke para tumbar la implantación del pasaporte covid es una burla impresa con membrete oficial. Un auto, el de la magistrada Irene Rodríguez del Nozal y el magistrado José Antonio González Sáez, casi literalmente de los de “Sujétame el cubata”. Y de un papismo cuatro traineras más allá que el del papa. La prueba es que los sectores más afectados por la restricción —ocio nocturno y restauración— no le encuentran grandes pegas a solicitar el certificado de vacunación. Solo piden, creo también que razonablemente, que la medida se extienda a otras actividades homologables.

Así que la pelota está ahora en el tejado del Tribunal Supremo español. Con la bibliografía que tiene presentada, nunca hay que fiarse, pero mandaría muchos bemoles que decidiera en sentido contrario al que lo ha venido haciendo. Hasta la fecha, siempre ha fallado a favor de las comunidades que han instaurado el salvoconducto. Y en los razonamientos no se ha andado con filigranas judiciosas. Sin más y sin menos, lo ha considerado una medida proporcional para preservar la salud, es decir, la vida, que se supone que es el bien fundamental que hay que proteger contra viento y marea. De hecho, y aunque a sus obtusas señorías del TSJPV no les quepa bajo el birrete, sin vida todos los portantoencuantos dizque jurídicos importan una higa.

9 comentarios en «Solo cabía el recurso»

  1. Yo creo que los jueces del tribunal vasco son de los más guais del mundo mundial. De los que orinan colonia. No hay nada que hacer.

  2. Que pena me dan algunos jueces. Son parte del tercer Poder del Estado, y más bien parecen los «todopoderosos». ¿Será que no tienen nivel jurídico suficiente? ¿Será que se lo toman a cachondeo? ¿Será que su forma de administrar justicia es «ciega», pero no para ser imparcial, sino para ver sólo lo que les interesa a esos jueces? ¿Será que nos toman por tontos? Pues que sepan «sus señorías» que tontos los hay en todas partes, y que algunos hasta tienen birrete en la cabeza y puñetas en las bocamangas.

  3. Pues es que, Maese Vizcaino, aquesta ciudadana desconfía bastante de la ciencia infusa y sí confía más (para mal) en el consabido y pertinaz sectarismo de en este caso, las veleidosas actitudes de nuestras altivas señorías , no recuerdo ya si ilustrisimas o reverendisimas, a tanto llega la confusión en el reino de las esdrújulisimas.
    Vamos, que, o le están echando otro pulso político más al Gobierno Vasco o se lo están echando al Gobierno de Moncloa, pero no creo que se trate exclusivamente de un «sujetameelgintonic».
    Que al Gobierno de Nabarra le hayan admitido una ley calcada a la que propone el gobierno de Gazteiz y que a éste se le deniegue en los mismos términos sólo deberia facilitarle el trabajo al Supremo, por aquello del agravio comparativo.
    Pero vamos, que si en altitudes mayores hay que sujetarles el gintonic o el cubata a los magistrados de las altas cumbres habrá que sujetarles el Moet, pero no apostaría ni un maravedí a que fallen en contra del pasaporte Covid por mucho que el fallo del alto tribunal sea un motivo (otro más) de escarnio y verguénza ajena.
    Total, para el (poco) respetable público que se va a escandalizar si vuelven a fallar como les salga de las puñetas…

    Y que conste que no estoy valorando el fallo judicial en sí mismo, sino opinando sobre la inexistente noción de imparcialidad, objetividad y neutralidad política de éste y de ningún otro tribunal español, con excepción quizás de los juzgados de instrucción y poco más.
    Peripatético, pero cierto.

  4. Yo ya tengo asumido que la gente ha dado la pandemia por amortizada. Y listo.

    Que quizá tengan razón, ojito. Quizá el bicho ha tocado techo evolutivo con la variante delta y lo único que queda es esperar que todo el mundo, vacunados con menos síntomas y riesgos que los no vacunados, lo pase y santas pascuas, convirtiéndose en un virus gripe plus.

    Pero, ¿Y si no es así? ¿Podemos vivir con otros dos, tres, años… con los mayores cayendo como moscas y los jóvenes desarrollando síntomas a largo plazo? No sé, me parece un tanto siniestro, especialmente considerando que los boomers están entrando de cabeza en la edad de riesgo.

  5. Parece que aquí estemos haciendo un prueba sobre la resistencia de los vascos al COVID y sus señorías son los que financian el experimento .

  6. «Yo no necesito Google, mi mujer lo sabe todo». Así rezaba el lema de una camiseta que vendían en una tienda asturiana hace años. No hemos mejorado mucho, ahora los jueces lo saben todo, todo y todo.

  7. Un amiguete que conoce el percal por su profesión me comentaba recientemente la inquina que hay en el palacio bilbaino contra el lehendakari Urkullu por minusvalorar la autoridad de los togados y el empeño constante en demostrar «yo la tengo más grande», algo que quizás ha ido acompañado de una cierta torpeza en el tratamiento del ejecutivo vasco al poder judicial en Vascongadas, o sea sin la suficiente humildad para dirigirse a tan excelsos personajes.
    Como curiosidad, uno de las más prominentes señorías acostumbra a comenzar su jornada laboral diaria alrededor de la hora del amaiketako, seguramente porque antes cumple con otros compromisos ineludibles. Gloria a Dios en las alturas sí, pero no nos tomen por idiotas, por favor.

  8. La no politizada justicia española, Dios me libre, tiene clarisimo quienes fueron las provincias traidoras o no? La no politizada justicia española, Dios me libre, legisla desde la judicatura en un inmenso mar de sentencias no politizadas, consiguiendo gobernar para el sentido contrario de lo que el Parlamento legisla.
    Nunca un tribunal puede tener la potestad de imponerse al Parlamento via sentencia (que no es mas que un informe tecnico) si los tribunales tienen que decir algo sobre algo aprobado por el Parlamento que sea, deberian corregir via sentencia lo que incumple ese algo que haya podido aprobar un Parlamento. Este Parlamento entonces deberia corregir (nunca anular) lo que esa sentencia diga y devolversela al Parlamento y si el Parlamento ese la corrige pues muy bien pero si ese Parlamento decide que se mantenga lo que se debe hacer es modificar esas leyes o normas por lo que se pueda ver afectada esa sentencia.
    Nunca ningun poder puede estar por encima de un Parlamento.
    Y porzierto si queremos tener una justicia no politizada, lo que hay que hacer es no permitir que nadie pueda pasar de un ambito a otro, si te dedicas a la judicatura no puedes pasar a la politica ni a ninguna cargo que de la politica dimane, si te dedicas a la politica no puedes pasar a la judicatura ni a ningun cargo que de esta dimane.
    Seguramente tendriamos una judicatura mas democratica y no tendriamos necesidad de una justicia llena de no politizados.

  9. Claro que sí, había que recurrir. Y no, no se entendía que el Gobierno Vasco no recurriera. Parecía que el Gobierno Vasco no quisiera, en el fondo, aplicar las medidas y se lavara las manos echando las culpas a los jueces o al Gobierno Central. Repito: que no hubiera recurrido era incomprensible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.