«No son de los nuestros»

Vaya por delante que no estoy abonado a la exageración que sostiene que hay una especie de guerra civil entre las alegres y combativas muchachadas de la izquierda abertzale, o como demonios quiera que haya que denominarla ahora. Desde luego, es noticia que se anden mentando la madre cada vez con menos disimulo y más intensidad verbal o, incluso, que se casquen en la calle y se amenacen mutuamente con darse para el pelo. También lo es que, como ha ocurrido en Hernani, los ahora díscolos se pongan respondones ante sus antiguos mayores de referencia y les monten contra la ordenanza una txosna que, hasta donde uno sabe, no ha sido retirada; cómo mola lo de ver a según quién probar su propia medicina. Son evidentes signos de gresca con pinta de ir a más en el recién inaugurado verano, pero no creo que el asunto vaya mucho más lejos. Y tampoco lo deseo, aclaro.

Otra cosa es que, con las canas que llevo acumuladas, no haya estado a punto de morirme de la risa al escuchar a Arnaldo Otegi que las bravas criaturas agrupadas bajo las siglas GKS tienen tanto que ver con EH Bildu como con el PNV o el PSE. Creo que, más por desgracia que por suerte, nos conocemos lo suficiente como para tener claro, más allá de cinismos cósmicos y jetas de alabastro, que la teta que amamantó a los ahora peleados fue la misma. Tanto es así que, en lo básico, los tales GKS y Ernai, los alevines oficiales, coinciden en prácticamente todo, desde tener como héroes gloriosos a asesinos múltiples al gusto por pintarrajear batzokis o casas del pueblo, pasando por el apoyo ciego a Putin en su genocidio de Ucrania.

5 comentarios en ««No son de los nuestros»»

  1. Momento de sentarse ante el televisor o la radio con unas palomitas (o el snack que más guste) y disfrutar del espectáculo.

  2. El refranero popular tiene una sabiduría que no pasa de moda.
    Un ejemplo: «Cría cuervos y te sacarán los ojos»
    Otro ejemplo: «De tal palo tal astilla »
    Y otro más: «No hay peor cuña que la de la propia madera «.
    ¿Sirven o no sirven para el caso que hoy trata Javier?
    Yo creo que si. Y Arnaldo también lo cree. Otra cosa es que no lo quiera reconocer, y si de paso cuela lo de mirar a PNV y al PSE, pues eso que alivia su conciencia. Pero no cuela. Y es que, hay otro ejemplo del refranero popular que también encaja aqui: «de padres gatos, hijos michines»

  3. Entonces llego Arnaldo y mando parar….. y no le hicieron caso, » el gordo» no tiene ascendiente sobre la nueva vanguardia revolucionaria libertadora, si, tiene su gracia……

  4. «Donde hay yeguas nacen potros». «Sopla vientos y recogerás tempestades». Completamente de acuerdo Ismael. Se avecina un verano caliente entre la izquierda abertzale. ¿Cómo lo llamarán? ¿La guerra de las koordinadoras?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.