“Spiderman” Martínez

Montaje de Javi Martínez como "saltador de pértiga"

Estoy de acuerdo en que los protagonistas de las noticias del Athletic deben ser los que se quedan y no los que se han ido.

Estoy de acuerdo con las quejas de los aficionados que nos critican a los periodistas por estar encima  día tras día de cualquier noticia sobre Javi Martínez.

Estoy de acuerdo en que el pasado es historia y que el culebrón Martínez debía de haber llegado a su fin el mismo día que firmó por el Bayern.

Pero claro, si el susodicho coge y se planta de madrugada  en Lezama con tres colegas, salta la valla, le pilla un vigilante que no le conoce, le reduce, le acompaña a su taquilla “vacía” y se va por donde ha venido, aunque esta vez sí que por la puerta, pues que queréis que os diga eso tiene un nombre, además de ser noticia. De la de Javi nos hemos enterado, pero cuántas habrá que desconocemos y que se silencian.

Me imagino la película: “Javi con su colegas después de una cena, se pone gallito, que voy a Lezama a por mis cosas que son mías, que salto la valla, qué divertido, los colegas partiéndose en el coche, ay que me pillan, que este segurata no me conoce, que soy Javi mira mi carné, que vengo a por mis cosas, que me voy…carretera y a casa… y más risas”. Y en Alemania ahora le llaman “spiderman” Martínez.

Con 23 años Javi Martínez  gana, como muchos futbolistas, lo que no está en los escritos por dar patadas a un balón. Viven fuera de la realidad, en ese universo del fútbol en el que algunos están tristes por ganar “solo” 10 millones de euros al año. Pero con sus gestos y actitudes solo demuestran una cosa: que son unos críos. Algunos mejor criados que otros, eso sí, y unos con más cabeza que otros, también. Pero veinteañeros.

¿Os acordáis de lo que hacíais a esa edad?

Amor por la camiseta

Matt Le Tissier permaneció en el Southampton toda su carrera, 16 temporadas

A este paso voy a tener que cambiar el nombre de mi blog, porque lo de “irme de copas” va a ser literal, pero no por celebraciones sino por los disgustos que llevo. Javi Martínez fuera, Llorente de florero, Amorebieta, ni se sabe, y los que juegan, bueno, pues finos lo que se dicen finos no están. Menudo veranito llevamos desde que Bielsa montó la de sanquintín por las dichosas obras. Entonces, aquel lejano mes de julio, casi se nos viene el mundo encima, parecía que no podía haber nada peor, por desgracia sí lo había.

Reconozco que mi estado anímico con el Athletic está pasando por fases que desconocía, pero ahora me siento triste, principalmente porque dos de los grandes baluartes del equipo nos han dado un plantón de tres pares de narices. Y lo que más miedo me da es que no serán los últimos, tampoco han sido los primeros.

Me ha dolido ver que el único interés de Javi Martínez en todo este tiempo ha sido salir del Athletic, como quedó en evidencia en su “eufórica” presentación por el Bayern de Múnich. Me duele saber que un jugador que se ha formado en la cantera del Athletic desde los 11 años no quiera llevar la camiseta del Athletic con la que tan alto ha llegado, como es el caso de Llorente. Y me atrevo a decir que Amorebieta también nos sale rana, fijo. Al tiempo.

Dicen que quieren ganar títulos. Pues yo digo que el año pasado pudieron ganar dos. Dicen que quieren jugar en grandes ligas. Pues yo creo que la Liga BBVA es la mejor del mundo. Dicen que quieren ganar más dinero. Y yo pienso que poco dinero más van a ganar que en el Athletic, que les cotiza al alza. Pero aún así están en su derecho de querer irse, lo que duele es que con sus formas minan la línea de flotación en la que se sustenta un club como el Athletic.

Voy a recordar a Matthew Le Tissier, apodado “The God”, jugador del Southampton inglés y que una vez dijo “es fácil jugar en el Manchester United o en el Liverpool. Yo prefiero jugar al borde del abismo, con presión, sacando a un equipo de bajar a Segunda’

Matt Le Tissier permaneció en el Southampton 16 temporadas, en las que jugó un total de 528 partidos, en los que anotó la friolera de 201 goles, una cifra muy buena para un jugador y un club condenado año tras año a pelear por la permanencia en la máxima categoría de la Liga Inglesa. Recibió durante años la llamada de los “grandes” de la Premier League y también de otros grandes de Europa, pero nunca se fue. Nunca devolvió esas llamadas.

Matt Le Tissier no quiso ser un “grande”. No ganó títulos, ni fama, ni demasiado dinero. Fue feliz jugando toda su vida para el equipo de su corazón, marcando un importante número de goles y teniendo a la grada de “The Dell” rendida a sus pies. Matt fue un romántico del fútbol, demostrando que el amor por la camiseta siempre estuvo en el primer lugar de su tabla de valores. A Le Tissier se le atribuye la frase “No estamos aquí por mucho tiempo, pero sí para pasar un buen rato”.  Toda una lección de principios. El reconocimiento le llegó con el paso de los años.

Perdiendo el norte

Noticia del 17 de agosto de 2012: “Una treintena de aficionados se han organizado para acudir a Lezama y protestar por las decisiones de Fernando Llorente y Javi Martínez, que pueden dejar el club. Los seguidores han colocado una pancarta (“Mercenarios kanpora”) y han increpado a los jugadores, que han entrenado con normalidad”.

http://www.youtube.com/watch?v=wpIBG0r1ZJQ&feature=player_detailpage

¿Pero esto qué es? Buscando alguna novedad sobre los convulsos momentos que se viven en el Athletic, me encuentro de golpe y porrazo con un bonito vídeo de la Liga BBVA subido a Youtube con esta noticia. Yo quería retomar mi vuelta a este blog reflexionando sobre todo lo que se está hablando y escribiendo en torno a la salida del equipo de Javi y de Fernando, y me encuentro con que una manada de descerebrados han dedicado parte de su tiempo libre a ir a Lezama y montarla. No sé si eran treinta o doscientos pero me parece del todo un actitud impresentable.

¿Es esa la imagen que queremos dar? Yo no sé, pero igual tengo más años que muchos de los que han ido a Lezama con pancarta, y recuerdo muchas salidas dolorosas en el Athletic, y muchos culebrones como los de ahora. Zubizarreta, Alesanco, Alkorta, Karanka (sí Karanka), Ezkurza, Del Horno, Guerrero, Ezquerro, Aduriz… y ahora Javi y Llorente. Pues sí, nos guste o no nos guste, nos pese a no nos pese, el primero se va con el contrato de su vida debajo del brazo a uno de los mejores equipos del mundo. ¿Algo que reprochar?. Y el segundo, que se lo ha montado bastante peor y que sí creo que merece parte del aluvión de las críticas que le están cayendo, pues se quiere ir. Cierto es que no lo ha hecho nada pero que nada bien, y con lo que le hemos querido, arropado y perdonado… pero ¿es delito?  La crítica es libre y la opinión más, pero hasta ahí. Y soy la primera que critico a Llorente por lo que ha hecho, pero me parece mucho más preocupante para el Athletic, en lo deportivo,  la marcha de Javi.

Creo que el Athletic está por encima de todo, está por encima de los nombres propios. Los jugadores llegan y se van pero la afición queda, esa afición incondicional que en los peores momentos siempre está y así lo hemos demostrado. Pues bien, creo que éste es uno de los peores momentos que está atravesando este Club después de un  año para el recuerdo, creo que sería bueno demostrar que San Mamés es La Catedral de fútbol y solo espero que este domingo no se líe. Porque hay once jugadores que van a saltar al campo con la camiseta rojiblanca.  No merecen oír ciertas cosas. Y si son 30 los descerebrados que quieren silbar, insultar y, en definitiva, crear un mal ambiente,  ahí estaremos el resto de socios en San Mamés para callarles la boca. Os lo cuento el lunes. Y de verdad, les deseo lo mejor a los dos. Suerte.

Aupa Athletic, beti zurekin!!!!!