…Robert Capa: el mito…

Dentro de tres años, el 22 de octubre de 2013 todo serán referencias en blogs, especiales en periódicos o exposiciones sobre la vida de Robert Capa. Y es que un día como hoy hace 97 años nacía Robert Capa. Aunque no se trate de un número redondo, qué mejor día que el que sería el día de su cumpleaños para hablar de esta referencia de la fotografía de reportaje, de este fotógrafo convertido en mito.

Hay multitud de reportajes, biografías y artículos sobre Robert Capa por lo que no es mi intención volver a repetir más de lo mismo. Solamente quisiera que esta pequeña referencia en el blog, dividida en varios «capítulos», sirviera para que aquellos que no han leido sobre este gran fotógrafo, tuvieran una pequeña idea, una pequeña introducción, de lo que fué. El seguir investigando o profundizando en la vida y obra de Capa lo dejo para cada uno. Y qué mejor que realizar esta humilde introducción que utilizando como base sus grandes imágenes. Pasen y vean…

*Ernö Andrei Friedmann* Ese es el nombre de nacimiento de Robert Capa. Nace un 22 de Octubre de 1913 en Budapest, en el seno de una acomodada familia judía. Estudiante rebelde, Friedmann se relaciona con el Partido Comunista lo que le llevó al exilio bajo amenaza de las autoridades húngaras. Comenzó a estudiar periodismo en Berlín, pero la falta de dinero le hizo tener que trabajar como asistente en la agencia Dephot.

* Primer reportaje*. El fotógrafo jefe de la Agencia Dephot, Simon Gutman, le presta una Leica para realizar su primer reportaje sobre el discurso de León Trotsky en Copenhague, en noviembre del año 1932. Este reportaje lo realiza de manera casual ya que en ese momento la agencia no tiene fotógrafos disponibles para realizarlo. El resultado es tan bueno que Capa consigue un trabajo como reportero. De hecho, el Der Welt Spiegel de Berlín dedica una página completa a las imágenes que el fotógrafo tomó ese día.

 

La fotografía que se adjunta a continuación, una de las más conocidas de dicho reportaje está llena de manchas y fisuras debido al daño producido en el negativo fotográfico. Cualquier maestro tiene un borrón.

 

 

*Gerda Taro y la mentira sobre Capa*. Debido a la llegada nazi al poder, en el año 1933 Friedmann emigra a París donde conoce a personas que serán muy importantes en su vida como Chim (David Seymour), Henri Cartier Bresson y, sobre todo, Gerda Taro. Pero debido a la cantidad de fotógrafos que huían de Alemania y de los paises del Este, el trabajo estaba muy caro en la capital francesa.


Friedmann y Gerda Taro comienzan a colaborar juntos en esos duros años. Y es que gracias a la capacidad de aprendizaje de la alemana junto con los conocimientos de él quuien le enseñó las bases de la técnica fotográfica, provocó que Gerda se convirtiera en una gran profesional. De todas formas, debido a la dura competencia carecían de encargos, por lo que decidieron crear una sociedad irreal formada por un trío: Gerda Taro, Andrei Friedmann y una figura inexistente que respondía al nombre de Robert Capa. Un nombre inventado, un hombre inexistente que, según ellos correspondía a un afamado fotógrafo norteamericano interesado en la venta de sus magníficas fotografías a agencias y revistas. Fotografías que no eran otras más que las que la propia pareja obtenía. Nacía así el mito de Robert Capa. Uno de los que cayeron en el engaño de la pareja fué Lucien Vogel, redactor jefe de la Revista Vu, quien aunque posteriormente descubrió que la figura de Robert Capa no era otra cosa que un invento, la pareja ya se había ganado el favor de Vogel, por lo que continuaron con su colaboración en la revista.

 

Robert Capa y Gerda Taro en París, otoño de 1935. Agencia Magnum.

 

*Viaje a España*

Robert Capa y Gerda Taro parten para España poco antes de que estallara la Guerra Civil, donde se les uniría más tarde David Seymour «Chim». Una vez en la Península Capa realiza varios reportajes que publicaría en las Revistas Vu, de París y Berliner Illustrierte de Berlín. Así, retrata al boxeador Paulino Uzcudun en San Sebastián (quien apenas dos años antes, el mismo día que Capa cumplía veinte años, había perdido la final del Mundial en Siena ante la atenta mirada de Mussolini), al aviador Emilio Herrera en Madrid (quien preparaba un récord de ascenso en globo), a Juan de la Cierva (el inventor del autogiro) y, poco antes de que comenzara la Guerra realiza un reportaje sobre la Semana Santa en Sevilla.

…Continuará…

Publicado por

Muga

"Era un autor cuyas obras eran tan poco conocidas que casi eran confidenciales" (Stanley Walker)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *