…The Bang Bang Club: The movie…

Parece ser que poco a poco, lo que era un rumor a gritos en los «mentideros» fotográficos, se confirma. Dentro de algo menos de un mes, el 22 de Abril, se estrena en EEUU la película «The Bang Bang Club» dirigida por Steven Silver. Parece que aún no hay fechas para su estreno en Europa. Desconocemos, incluso, si se estrenará en la gran pantalla o irá directamente al DVD, como esas películas de Serie B con las que nos martirizan las sobremesas de los sábados y domingos la mayoría de cadenas de televisión.

Aunque a la mayoría de los mortales las palabras Bang Bang les sonará más a un famoso chicle de los años ochenta, en el ámbito fotográfico hablar del Bang Bang Club es hablar de palabras mayores. Se trataba de un grupo formado por cuatro reporteros gráficos (Joao Silva, Kevin Carter, Greg Marinovich y Ken Oosterbroek) que durante los primeros años de la década de los noventa fotografiaron la sangrienta lucha racial en Sudáfrica, los duros años de lucha contra el Apartheid. Desgraciadamente, los miembros de este grupo quizás hayan estado más en las portadas de los periódicos y en boca de muchos por las desgracias sufridas por la mayoría de sus miembros que por las instantaneas que obtuvieron durante esos duros años. El propio Joao Silva hablaba sobre el grupo en una entrevista realizada en 2009: «Greg fue el autor principal. Simplemente, éramos un grupo de amigos que cubría lo que pasaba en el país en ese momento. Pasábamos el tiempo juntos y vivíamos juntos. Una revista decidió hacer un artículo sobre nosotros. Ellos acuñaron el término Bang Bang Club. El Bang Bang Club nunca ha existido realmente; fue producto de la imaginación de alguien. Pero el nombre permaneció».

No es mi intención destrozarles el desenlace de la película, créanme, pero tal y como sucedía con Titanic, éste por desgracia es bien conocido. En la primavera de 1994, Oosterbroek y Marinovich eran alcanzados en uno de los tiroteos de los enfrentamientos diarios que se daban en el país africano. El primero de ellos fallecía y el segundo, aunque fue herido de gravedad, logró salvar su vida. En Julio de ese mismo año, Kevin Carter (sí, efectivamente, el autor de la famosa fotografía de la niña -o niño- y el buitre – Ver «Sobre Kevin Carter y otros demonios»– ) se suicidaba, entre otros motivos, debido a la muerte de su gran amigo Ken («He llegado a un punto en que el sufrimiento de la vida anula la alegría… estoy perseguido por recuerdos de muertos, de cadáveres, rabia y dolor. Estoy perseguido por la pérdida de mi amigo Ken…», decía la nota que dejó antes de llenar su coche de monóxido de carbono).

Hace pocos meses conocimos que el cuarto fotógrafo del grupo, Joao Silva, era alcanzado por una mina en Afganistán y perdía ambas piernas (de hecho, merece la pena acceder a su página web para admirar la capacidad de lucha de este grandísimo fotógrafo). En definitiva, un grupo con una calidad fotográfica tan reseñable como su desgracia. Esperemos, de todas formas, que la película se centre más en sus vivencias como grupo y en sus sensaciones fotográficas que en el duro final del mismo…

He aquí un trailer de la película y algunas de las memorables imágenes que el Bang Bang Club nos dejó. Sin duda una clara muestra de los duros momentos que vivieron estos cuatro grandes fotógrafos…

http://www.youtube.com/watch?v=aQkaEmynCwc

Photo Greg Marinovich

“Había una boletería de ladrillo que me impedía ver al hombre tirado en la calle. Cuando oí a las mujeres ululando en celebración de la victoria, corrí para ver mejor. El hombre al que creía muerto estaba corriendo hacia el campo, envuelto en llamas. Lenguas de fuego rojas, azules y amarillas quemaban su ropa y su piel. Corría de manera torpe y urgente, lo que pretendía era escapar del dolor. Levanté la cámara mientras la antorcha humana detenía su marcha y se derrumbaba. Cuando hacía foco, noté que el sol estaba justo detrás del hombre en llamas. El medidor de luz de la cámara no funcionó, así que abrí totalmente el diafragma. Apreté el obturador y después alejé la cámara de mi rostro por un segundo para enmarcar. Un hombre semidesnudo y descalzo entró en cuadro y descargó un machetazo sobre la cabeza incendiada del hombre, mientras un niño escapaba de esa visión infernal, de ese enemigo que se rehusaba a morir”. (Greg Marinovich) (Fuente «Siéntate y observa»)

 

Greg Marinovich herido en tiroteo (Photo Joao Silva)
Ken Oosterbroek herido de muerte (Photo Joao Silva)
Ken Oosterbroek en plena "acción" (Photo Kevin Carter)
Greg Marinovich con herida en la cabeza
Photo Joao Silva
Photo Kevin Carter
Photo Greg Marinovich
Photo Joao Silva
Photo Greg Marinovich

Publicado por

Muga

"Era un autor cuyas obras eran tan poco conocidas que casi eran confidenciales" (Stanley Walker)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *