…Kati Horna: 10 años después de su muerte

 
Poca gente conocerá a Kati Horna, de quién hoy día 19 de octubre se cumplen diez años de su fallecimiento. Húngara de nacimiento y mexicana de adopción fotografió las desgracias de la Guerra Civil española en el lado republicano, coincidiendo con algunas conocidas fotógrafas de la época como Gerda Taro y Tina Modotti.
Kati huyó a París junto a su marido y 270 negativos, los cuales fueron guardados por la propia fotógrafa durante casi cincuenta años en el interior de una lata con el fin de que estos archivos no crrieran peligro, como si de una versión casera de la conocida «maleta mexicana» de Robert Capa se tratara. Una vez implantada la democracia, los negativos fueron entregados al Ministerio de Cultura, siendo adquiridos por este Ministerio en el año 1983 y pasando a formar parte del patrimonio visual sobre la Guerra Civil.
 
 
Entre los reportajes más conocidos de la fotógrafa húngara, estarían: El mercado de las pulgas (1933), Reportajes de los cafés de París, Lo que va al cesto (1939), La Castañeda (1945), Fetiches de S.nob (1962), Sucedió en Coyoacán (1962), Mujer y Máscara (1963) y Una noche en el sanatorio de muñecas (1963).
Entre todas las imágenes de esta grandísima fotógrafa a mí personalmente siempre me ha fascinado la que adjunto a continuación. Se trata de un retrato de la pintora gerundense Remedios Varo.
 
         

         Remedios Varo y la máscara

 

He aquí otras imágenes impactantes de la fotógrafa húngara.

                         Subida a La Catedral (1937)

 

       Niño sentado en un peldaño de la puerta de su casa en Vicién (Huesca, España). 1937

 

Anciana en pié, vestida son saya larga y pañuelo a la cabeza, ha dejado su cesta de mimbre encima de un mostrador y espera su ración de comida en el interior de una sacristía en un pueblo colectivizado. 1937.

 

 

Más imágenes e información sobre Kati Horna…

http://es.wikipedia.org/wiki/Kati_Horna

http://www.mcu.es/archivos/CE/ExpoVisitVirtual/kati_WAI/autora.html

http://www.google.es/images?um=1&hl=es&rlz=1W1ADFA_es&q=Kati%20Horna&ie=UTF-8&source=og&sa=N&tab=wi&biw=1209&bih=507

…Paul Coghlin: Behind the eyes…

Serie del fotógrafo inglés Paul Coghlin con la que ha sido galardonado con el Premio «B+W Photographer of the year 2010». Según el propio fotógrafo la intención de la serie es concienciar al espectador sobre la conciencia de los animales y que el espectador reciba el mensaje sobre lo que un animal puede pensar o sentir.
 
    Lion’s Stare (African Lion, Panthera leo). Subu (1989-2010).
 
 
    Portrait of an African Elephant. (Loxodonta africana).

 
 

    Inquisitive (Fawn).

 

                    Glance (L’hoest Monkey, Cercopithecus lhoest).

 
 

                    Cousin’s Eyes (Chimpanzee, Pan troglodytes).
 
 
 

                  Vigilant.
 
 
 

    Regard (Orangutan, Pongo pygmaeus).
 
 
 

    Watching (L’hoest Monkey, Cercopithecus lhoest).
  
 
Más series de Paul Coghlin en http://www.paulcoghlinphotography.com/.

…Zed Nelson: «Gun Nation»…

 
  Mike, su padre y su arma. Dallas, Texas. «Es mi derecho constitucional a poseer un arma de fuego y proteger a mi familia.»
 
Durante tres años Zed Nelson documentó la cultura de las armas en los Estados Unidos. No obstante, evitó los estereotipos, evitó a aquellos que manejan o pueden manejar armas de manera habitual… grupos organizados, pandilleros, yonkees… todos ellos quedaron fuera de esta serie. Así, prefirió retratar a «ciudadanos normales, cumplidores de la Ley», en tiendas de armamento y convenciones de la Asociación Nacional del Rifle, en salas de urgencias, salones o patios de escuela. «Quería mostrar que las armas empapan todos los ámbitos de la sociedad», indicaba Zed en relación a esta serie. Gun Nation obtuvo hasta cinco premios reseñables en materia de fotoperiodismo, siendo considerada una de las obras definitivas sobre el tema. Un tema que, por desgracia, sigue tan vigente como cuando se realizó esta serie.

Pegatinas a favor de las armas. Las Vegas, Nevada.
 

Sara Lee, de 10 años, en la tienda de su padre. «Tengo una escopeta .410 del Santa Claus del año pasado».
 
Munición en venta. Las Vegas, Nevada.
 
Smith & Wesson .44 magnum con un cañón de seis pulgadas.
“This is a .44 Magnum, the most powerful handgun in the world… You’ve got to ask yourself, ‘do I feel lucky?’ Well do you, punk?”.
Clint Eastwood, «Harry el Sucio».
 
 

Born-again Christians John and Kaywin Lenoue. «En los Diez Mandamientos no se dice, ‘No matarás.»; es de hecho,’ No asesinarás. «Así que esto, en la medida que a nosotros respecta, es auto-defensa».

 

Restos de un herido tras un disparo en el pecho. Sala de Emergencia 1, Centro Hospitalario Elvis Presley. Memphis, Tennessee.
«¿Alguna vez has visto una grieta en el pecho? Es como una masacre de cerdos, sangre en las paredes, sangre en el techo, media pulgada de grosor en el suelo …». Patricia Artella, paramédico.

 

Cartel de John Wayne. Campo de tiro y tienda de armas de Las Vegas.

 

Daniel Green, 21 años. Herido de bala en el muslo, 23:50 sábado por la noche. Disparo en la casa de un amigo con una pistola calibre 45 tras de una discusión. Dallas, Texas.

 

Universal Studios, Wild West Show. Hollywood, Los Angeles.

 

«Tanner, de doce años, realizó su primer disparo con un arma a los tres años. Ahora es dueño de un fusil Ruger .243, una Remington 58 y una escopeta automática de calibre 20. Andrew, de diez años, tiene un rifle Browning, una escopeta Remington de acción de bombeo y un rifle militar. Tengo cerca de 50 armas de fuego. El verdadero problema son las minorías que disponen armas de furgo que causan problemas».
Jack Cone, 45 años junto a sus hijos, Andrew de 10 y Tanner, de 12. Convención anual de la Asociación Nacional del Rifle. Dallas, Texas.

 

Tienda de Armas. Las Vegas, Nevada.
 
B & B’s, tienda de armas. Los Angeles, California.

Las ventas de esta tienda se incrementaron después del popular tiroteo de North Hollywood, donde los agentes de policía de Los Ángeles fueron superados por dos ladrones de bancos fuertemente armados protegidos por una armadura en el cuerpo. Un grupo de oficiales de policía de Los Ángeles acudió a la tienda de armas B & B, adquiriendo rifles de asalto M-16  y escopetas de acción con cientos de cartuchos de munición antes de regresar a la escena del crimen y acabar con los ladrones, sitiándoles con las armas de fuego no oficiales. Durante el tiroteo televisado fueron utilizados 1.100 cartuchos de municiones, nueve policías fueron heridos de bala, siete civiles resultaron heridos en el fuego cruzado, y los dos ladrones de bancos fueron abatidos a tiros.

 

Munición de Estados Unidos de mayor venta: la bala «punta hueca», diseñada para maximizar los daños causados por la fragmentación y la «proliferación» en el impacto. Prohibido el uso en la guerra por la Convención de Ginebra.

«Me gustaría que al menos la munición que se utiliza fuera conforme a la Convención de Ginebra. Podemos usar balas en las calles de Estados Unidos que no podemos utilizar en una guerra a gran escala». Dr. Greg Stanford, cirujano y jefe de traumatología de urgencia. Dallas Parkland Hospital.

 

«Con una Biblia en una mano y una pistola en la otra, podemos hacer de este país una nación bajo Dios una vez más.» Richard Mack, el ex sheriff de Arizona. Soldier of Fortune, Convención Anual. Las Vegas, Nevada.

 

Prótesis de 1500 $. Memphis, Tennessee.
«El 5% de mis clientes están aquí como resultado de los disparos.» Edward Martin.

 

Cádaveres en la cámara de frío. Morgue de la ciudad de Memphis, Tennessee.

 

«Esto se llama un «arma del vientre». «Usted lo pegan en el vientre y aprieta el gatillo», Gary Hardin, veterano de Vietnam y vendedor en el Sporting de Smitty Bienes, Dallas, Texas.

 

«Hemos visto casi todo. M-16 rifles de asalto, AR-15 semiautomáticos, rifles de caza con silenciador de fabricación casera, incluso un asalto de calibre 5,56 mm Armalite de la OTAN. Estas armas podrían haber sido utilizadas desde cualquier tipo de delincuentes de poca monta a los distribuidores de drogas… podrían haber sido utilizados en robos, servicio doméstico y los homicidios». Sargento Michael Rallins, Centro de Policía de Memphis, con las armas confiscadas a las calles de Memphis y los hogares.

 

 

«Me disparé mientras estaba limpiando mi rifle de caza …Yo pensaba que estaba descargada». Grady C. Hinton, de 46 años, empresario de pompas fúnebres y amputado la pierna.

  

Agujero de bala en parabrisas de coche. El propietario del vehículo vio a dos jóvenes que intentaban robar su vehículo y abrió fuego contra ellos desde la ventana de su sala de estar con un rifle de alta velocidad para caza de ciervos, matando a un hombre e hiriendo a otro.

Radiografía de una víctima de suicidio, con una bala en la cabeza.

«Hemos tenido gran cantidad de hombres tratando de hacer estallar sus cabezas con rifles. Pero lo que no tuvieron en cuenta fue el retroceso de la pistola, así que cuando se dispararon, básicamente todo lo que hicieron fue volarse la cara». Gina Taylor, Dallas Parkland Hospital.

 

Cartel en la ventana de Paladin Arms. Fusiles de asalto semi-automática pueden ser adquiridos legalmente por cualquier persona mayor de 18 años en el estado de Colorado. Longmont, Colorado.

 

Coche con agujeros de bala. El propietario del vehículo se encontró con dos jóvenes armados que intentaban robar su vehículo a la puerta de la entrada a casa. Después de haber recibido la orden de que se fuera a su casa, abrió fuego contra ellos desde la ventana de su sala de estar con un rifle de alta velocidad de la caza del ciervo, matando a uno e hiriendo a otro.

«Las mujeres son una parte importante de nuestro mercado. Las armas son pequeñas, eficaces y fáciles de llevar. Este es el revólver más pequeño que se fabrica. No es necesariamente un arma contundente, pero no me gustaría que me dispararan con ella. Tengo un par de cartas al año de personas que me escriben en las que describen la forma en que lamentablemente mató a su agresor con una de nuestras armas». Chisholm Arena, Presidente de Armas de América del Norte, inc. Arma de fuego en miniatura, $ 150.

 

Daniel Green, 21 años. Herido de bala en el muslo, 23:50 sábado por la noche. Disparo en la casa de un amigo con una pistola calibre 45 tras de una discusión. Dallas, Texas.

 

Una familia comprando un AR-15 de alta velocidad, rifle de asalto semi-automático para «la protección del hogar». El AR-15 es una versión modificada de la M-16, el rifle de asalto diseñado para uso en combate por los militares de EE.UU., utilizado con efectos mortíferos en la guerra de Vietnam. Los Angeles, California.

 

Cartel en respuesta a la masacre en la escuela de Columbine High, en el que dos pistoleros adolescentes fue mataron a tiros a doce compañeros de clase y un profesor. Columbine, Colorado.

 

Pero si hay una imagen que impacta a mi entender (junto a la que se acompaña al inicio del artículo), es la que se adjunta a continuación. Es el vivo resumen de la utilización de armas y su justificación en la gente de a pié, en esa gente que día a día podemos encontrarnos en el supermercado, en el banco o en la panadería. Personas que nada tienen que ver con bandas organizadas, mafias y delincuentes comunes. Una imagen y unas declaraciones que resumen perfectamente la cultura del arma que hay en EEUU. Es la auténtica Gun Nation:

Amas de casa americanas se reúnen y comparan las últimas compras de armas.

«Pues claro que descargaría el arma contra alguien; no porque quiera hacer daño a nadie, sino porque tienes que asegurarte de neutralizarlo. Si hacen falta nueve balas… bueno, las que hagan falta. Eso es lo que enseña el profesor del curso: a vaciar el cargador».  – Elizabeth Strong, 28 años.

«A partir de ahora llevaré encima una 9 mm semiautomática. Salir es cada día más peligroso. Espero y ruego que la persona a la que dispare no muera, pero dispararé para no morir yo».  – Susan Wilson, 44 años – 

«Tengo un arma porque me niego a ser una víctima. No sucumbiré ante la escoria que hay por ahí». – Vivky Sykes, 40 años-

«Si alguien entrara en mi casa, seguramente le dispararía. Las leyes de control de armas sólo nos ponen más dificil tener armas a las personas respetuosas de la ley como nosotros». -Melva French, 46 años –

Más información sobre la serie Gun Nation y otras series de Zed Nelson en:
http://www.zednelson.com/

Sobre esta serie de imágenes, Zed Nelson contaba que «En Estados Unidos y Reino Unido a la gente le gusta ver fotos en color y están obsesionados por los famosos. Es algo trivial. Quería darle la vuelta a esta forma de pensar, así que documenté su obsesión por las armas de fuego en blanco y negro». Para hacerlo utilizó una combinación de película de 35 mm y de formato medio.

…Alejandro Cartagena: «Dulces intenciones»…

Os dejo a continuación una serie impactante, «Dulces intenciones» del fotógrafo dominicano afincado en México, Alejandro Cartagena.

Según el propio autor se trata de una serie de diez imágenes que «explora la condición humana y su estado volátil». Inspirado por la historia de dos asesinos adolescentes mexicanos, según el autor, esta serie retrata el momento entre el bien y el mal.

 

…Al Betrayal, el James Dean de la fotografía…

Hace algún tiempo, a través de una revista de fotografía, descubrí a Al Betrayal. La serie de fotografías denominada «Mundo marino» me impactó. Se trataba de apenas tres o cuatro imágenes en blanco y negro en las que un hombre con un maletín y traje oscuro caminaba por la orilla de la ría de Bilbao. La elegancia del hombre trajeado contrastaba con el hecho de que en la cabeza llevaba colocado un casco de buzo. Si ya sería impactante la imagen de una persona con traje y maletín paseando por esa zona, el casco de buzo hacía rizar el rizo. Un doble tirabuzón. Sin duda.

Indagué en el autor de dicha serie y me topé con Al Betrayal. Incluso pude intercambiar algunas palabras «virtuales» con él. Joven con muchas ganas de experimentar. Me comentó que alguna fotografía de dicha serie formaba parte de un grupo de música denominado McEnroe. Buscando por la red apenas he podido recuperar alguna de las imágenes que formaban ese «Mundo marino».

 

  
Pero Al Betrayal no solamente era un genio de la fotografía. También escribía y dibujaba. Y con gran maestría fusionaba dichas «artes». Sus obras posteriores así lo demuestran. El propio Al Betrayal lo describía: «Fotografías, dibujos, palabras…todos se complementan entre sí para formar mi narración. El medio es sólo una herramienta y cada uno usa la que mejor le sirve. En mi caso es una necesidad. Dibujaba de pequeño para expresarme, escribo para encontrarme en mis palabras a mí mismo, y hago fotografías para canalizar lo efímero. Esas ideas juntas, trazan un camino desde mí mismo hasta mi obra». 
 
 Una de las obras que demuestran esa fusión es la titulada «Verano muerto», desarrollada entre 2008-2010. Esta serie puede contemplarse en la Galería Cero de Madrid. Al Betrayal describía esta serie de la siguiente manera:
 
 «Buscarse, encontrarse, todos llegamos a este mundo perdidos y a menudo nunca jamás nos encontramos, porque el camino es disuasorio, como caminar sobre el lomo de una serpiente,hecho de millares de diamantes.
  
Huimos de aquello que nos daña, y nos aferramos de forma desesperada a todo aquello bueno que la diosa fortuna se le antoja cruzar en nuestro camino, solo la muerte es reveladora, pero llegados a su encuentro no hay posibilidad de rehacer el camino, y con voz implacable pero llena de comprensión, sentencia nuestras vidas, bajando el telón de nuestro teatro particular.
 
 Recuerdo un verano cuando era pequeño, los días se sucedían en la playa junto a mi madre, y el mar que hipnotizaba mis ojos me atraía hacia el juego sinfín de las olas, a la fuerza de la marea, a la que abandonaba mi cuerpo impulsándome hasta la orilla, y vuelta a empezar, y el momento en que una gran ola me sumergía con su fuerza en el mar, ese instante de confusión, agonía y redención a la incontrolable fuerza de la naturaleza es la mejor metáfora que puedo expresar para definir como es el encuentro con la muerte, no por el dolor del instante, sino por su similitud, al ser una fuerza que se escapa a cualquier control.


 
 Salí de la ola.

Aire de nuevo en mis pulmones.
 
 El mundo nunca antes fue tan fascinante.
 
 Nunca quise amar tanto.
 
 Nunca quise vengar tanto.
 
Nueva vida.
Una mañana de invierno.
Desperté de un verano muerto.»

«El mundo de Al Betrayal no se explica, se siente. Sus dibujos e imágenes se meten bajo la piel como si fueran tatuajes y ahí habitan, en ese terreno en que la tinta se mezcla con la sangre y se convierten en un acto existencial, necesario, imprescindible y vital, como el respirar.

Al Betrayal tiene la capacidad de transitar los territorios contradictorios del ser, dónde la sutileza convive con la ironía, la lucidez con la candidez y la ternura con el desgarro. Maestro de las preguntas sin respuesta, los callejones sin salida y las salidas de emergencia, Al nos invita a zambullirnos en la ola que le empapó un día de Verano Muerto y cuyos rastros húmedos todavía se sienten como escalofríos en la piel de sus fotos. Dudas, confusión, amor, vida, muerte… Espejito, espejito, ¿Quien coño soy? Se pregunta Al y nos preguntamos todos… Su respuesta es líquida y etérea, está llena de nubes, de lluvia, de humo y de niebla… Es efímera y eterna, personal e universal, privada y compartida.

Las fotos de Al Betrayal son y están llenas de tatuajes, porque para él los tatuajes son fotos inscritas en la piel, marcas visibles del interior del ser. Al tatúa cuando fotografía, dejando una huella en lo que retrata y creando un vínculo directo con ello. Es su forma de entender y estar en el mundo. Al jamás es, ni será, objetivo. Su mirada configura la del otro y en un juego de proyecciones, fotógrafo y retratado se convierten en cómplices. Ante su cámara, la desnudez emocional es un requisito y la única forma posible de posar. No dejes de mirarme, solo mírame igual que yo te miro a tí en este instante… El viaje que Al nos propone es un viaje de confianza y si aceptamos, él nos llevará allí donde vayan las nubes…» Fuente: Galeria Cero.

Con esas palabras definía la propia Galería Cero la obra de Al Betrayal pocos días antes del comienzo de la exposición «Verano muerto». Como si de una macabra premonición se tratara.

Al Betrayal falleció hace dos meses.

Quizás sea ahora donde su obra cobre más importancia aún. Y es que no podremos disfrutar más de su arte. «¿Dónde te gustaría llegar en la fotografía?», le plantearon en una entrevista (Nov.2009). «No me planteo a dónde llegaré, pregunta a la ruleta, ella sabrá. Me interesa más el ahora, abrir los ojos cada día y buscar algo que contar, la cámara no es más que una fiel compañera en este viaje hacia mí».

Buen viaje, Al.

 Obra de Al Betrayal