…Getxophoto 2012…

El «trienio» de Frank Kalero como comisario de Getxophoto llega a su fin. El que fuera fundador de la prestigiosa revista Ojo de Pez deja el Festival. Tras tomar el testigo de Alejandro Castellote, Kalero decidió elogiar el ocio acercándonos hasta Getxo al mismísimo Martin Parr, en la pasada edición nos trajo lo más hermoso y lo más salvaje de la vejez, y este año nos sorprende inundando las calles de niños y niñas. Es de elogiar el atrevimiento en la elección de la temática de esta sexta edición del certamen teniendo en cuenta el eterno debate que hay en la sociedad en general, y en el de la información y la fotografía en particular, sobre la relación entre infancia y derechos de imagen.

«El adulto ha proyectado su idea de infancia sobre sus hijos, ha proyectado sus estereotipos, fantasías y demencias y les ha dado forma de norma, de jardín de infancia, de libro de cuentos y de parque temático», dice Kalero en la presentación de la edición de este año. «Ha hecho creer a todos los infantes que eso es ser niño. Y como el adulto vive en una sociedad de consumo, ha colocado a su hijo en la cúspide de la pirámide trófica. El niño es sagrado e intocable y la política de lo correcto ha hecho el resto, alejando a los hijos de sus padres y empujándolos al mercado».

«Consultas de psiquiatras infantiles llenas es nuestro símbolo de civilización», añade. «Es la prueba de que las ansias y los miedos del adulto han sido proyectados eficazmente sobre la mente del niño. Lo que no es más que idiosincrasia se convierte en patología por el miedo de los padres a controlar a la bestia. La modernidad ha derrumbado los límites para crear nuevos muros. Ansiedad, déficit de atención, trastorno obsesivo-compulsivo, hiperactividad, incluso anorexia. Son más libres, son más niños, pero están másenfermos que nunca. Pero estos trastornos son reales solo para unos cuantos, para los más afortunados. La inmensa mayoría de niños sigue combatiendo en guerras, prostituyéndose o muriendo de hambre, eso sí, sin problemas de déficit de atención», reflexiona el comisario del Festival.

Otro año más, Getxo se sumergirá en la Fotografía con múltiples actividades durante el certamen: desde la propia presentación del Festival – con la asistencia de algunos de los autores de las fotografías de la presente edición– hasta el taller del prestigioso fotógrafo argentino Marcos López, la visita guiada a algunos estudios de profesionales, las prometedoras conversaciones entre fotógrafos o la proyección de imágenes que elogian en este caso al futuro. Todas estas actividades y otras así como los lugares donde podremos ver las fotografías nos lo describen en detalle en la página web del certamen (www.getxophoto.com).

Este año el Festival nos acercará el trabajo de dieciocho fotógrafos nacionales e internacionales, con una muy diferente visión de la infancia. Podremos así deleitarnos con la especial mirada al mundo de Roger Ballen, con los lacrimosos niños de Jill Greenberg, los pequeños fumadores de Frieke Janssens, las aventuras de Guille y Belinda que nos mostrará Alesandra Sanguinetti, las azulonas y rosáceas habitaciones infantiles de Jeongmee Yoon o la especial fiesta de cumpleaños a las que nos invita Vee Speers, entre otros. En el ámbito más cercano, la representación vasca de esta edición correrá a cargo del hondarribitarra Jon Uriarte, que nos acercará su particular álbum de fotos familiar.

No obstante, si por algo se caracteriza este Festival es porque la fotografía sale literalmente a la calle. Pocas son las exposiciones presentes en Getxophoto que se muestran en un lugar cerrado. Así, cualquier persona que se acerque a dar un paseo por la playa, vaya a realizar la compra diaria al mercado o salga de la estación de metro se encontrará irremediablemente con las fotografías que componen el Festival, algunas de ellas por cierto, de varios metros de altura. Es esto quizás lo que hace especial a Getxophoto, que incluso aquel o aquella que nunca pasaría por una exposición de arte, en este caso de fotografía, participa en el festival, ya que las fotografías con las que se encuentre le provocarán en mayor o menor medida algún sentimiento.

Habrá quien muestre una tímida sonrisa, habrá quien tenga lástima de esos pequeños e incluso habrá quien se indigne por mostrarle lo que no quiere ver. Habrá quien jure y perjure que conoce a esa preciosa niña que se encuentra detrás de la máscara, habrá quien eche de menos a la hermana que nunca tuvo y habrá quien se acuerde de aquellos lejanos juegos con una muñeca casi idéntica. Habrá quien se acerque a comprobar si ese humo es de verdad, habrá quien se acuerde de aquella habitación llena de trastos y habrá, ¡cómo no! quien diga que sus hijos son más guapos, más rubios y más de todo. E incluso habrá, ¿por qué no?, a quien le vengan numerosas preguntas a la cabeza… ¿Por qué nos resulta ético que un niño entrene durante siete horas al día para intentar llegar a donde pocos privilegiados pueden pero sin embargo nos rasgamos las vestiduras ante unas fotografías de un niño llorando? ¿qué sensación nos produce ver a niños realizando actividades exclusivas de adultos? ¿en qué se convierte un álbum de fotos si eliminamos el rostro del protagonista? ¿qué es lo primero que se nos viene a la cabeza si vemos un hombre adulto con una niña asiática? ¿y una habitación llena de juguetes?.

Piensen, rían, lloren o recuerden… Ongi etorri Getxophoto 2012. 

Tereza Vlcková ("Two")
Sofie Knijff ("Translations")
Roger Ballen ("Playpen")
O Zhang ("Daddy and I")
Robin Schwartz ("Animal affinity")
Jonathan Hobin ("In the playroom")
Jon Uriarte (´"Album")
Jill Greenberg ("End Times")
Jeongmee Yoon ("The pink and blue project")
Javier Tles ("Ultraniños")
Jan Von Holleben ("Dreams of flying")
Jacqueline Roberts ("Kindred spirits")
Margaret M. De Lange ("Daughters")
Ilona Szwarc ("American girls")
Frieke Janssens ("Smoking kids")
Alessandra Sanguinetti ("The adventures of Guille and Bellinda and the enigmatic meaning of their dreams")
Vee Speers ("The birthday party")
Paola De Grenet ("Pink Dreams and Growing up")