… Festival Begiraphoto, II. Edición…

En esta época en la que los famosos tijeretazos amenazan con echar abajo proyectos o certámenes ya consolidados (ahí tenemos el ejemplo del Festival Periscopio de Vitoria que aunque parece ser que finalmente habrá una edición más en este 2012, puede verse gravemente perjudicado por la escasez de presupuesto), se agradece que pequeños gorpúsculos organizados tiren del carro a pesar de las adversidades y se propongan, contra viento y marea, seguir introduciendo la cultura, y más concretamente la fotografía, en esta anestesiada sociedad. En Septiembre, de la mano del colectivo Begihaundi y por último año con Frank Kalero como comisario, tendremos el certamen Getxophoto, el cual parece totalmente consolidado no solo en el ámbito de Euskadi sino a nivel estatal e incluso me atrevería a decir, internacional.

Antes de Getxophoto y por segundo año consecutivo el colectivo Kinua Argazki Elkartea ataca de nuevo con el Festival Begiraphoto de Durango. Sin duda, gran trabajo el que ha tenido que realizar este colectivo para conseguir que durante mes y medio, del 1 de junio al 15 de Julio, Durango (Bizkaia) se vea empapado de Fotografía con mayúsculas. Cinco exposiciones, un Taller impartido por el fotógrafo madrileño Óscar Molina, Proyecciones, Conferencias y un reseñable ambiente fotográfico inundarán la capital del Duranguesado. No ha tenido que ser fácil la búsqueda de patrocinadores y colaboradores en estos tiempos que corren, pero con trabajo, fe, ganas y buen hacer han vencido a los recortes, tijeretazos y falta de presupuesto. Zorionak.

Aunque en estos certámenes siempre suele haber gratas sorpresas entre las exposiciones programadas, a priori, entre todas ellas destaca «Ukraina pasport» del italiano Federico Clavarino. Este joven fotógrafo Turinés afincado en Madrid , nos acerca a un pais poco conocido mediante una serie de fotografías tomadas durante cuatro veranos, las cuales nos muestran «un juego entre realidad y representación, realidad e imaginación, entre reportaje social y político y algo más alegórico o metafórico», según el propio autor. Hay que destacar que las fotografías que componen esta serie que se expone en el Festival fueron publicadas en 2011 en un original libro en forma de pasaporte: «Al principio no sabía que iba a hacer un libro. Empecé a pensar en ello a partir del segundo viaje. Me encontré en un puesto en la calle estas fundas para pasaporte y de ahí surgió la idea del libro. Compré varias fundas para hacer maquetas en casa. Pensé en la idea de frontera metafórica e histórica, en la presencia a lo largo de mis viajes por el este de Europa de todas esas fronteras… este formato me pareció muy interesante».

«Estaba en Rumania haciendo fotos de otro proyecto que finalmente no vio la luz, y fui a Odessa a descansar y me atrapó. Creo que en este “otro sitio”, en el lugar al que viajas y no te pertenece, siempre encuentras algo que tiene que ver contigo. En Odessa vi mucha nostalgia, un lugar que estaba atrapado entre dos mundos: el pasado y el futuro, el Este y el Oeste, la niñez y la edad adulta».

 

Photo Federico Clavarino

 

Photo Federico Clavarino
Photo Federico Clavarino
Photo Federico Clavarino
Photo Federico Clavarino

«En Ukraina Pasport la narración se abre con una persona saliendo del agua, y la última imagen es de una persona mirando al agua con una tristeza infinita, con una interrogación acerca del futuro. Para mí tiene que ver con esa juventud que está intentado salir de una situación para enfrentarse a otra, el pasado y el futuro. Ahí están los dos aspectos del trabajo, el documental y el alegórico-metafórico».

 VIDEO CON LAS IMÁGENES DE «UKRAINA PASPORT»