…posando para la muerte…

29 de Abril de 1979. Domingo. 14:00h. Adela Legarreta Rivas, periodista mexicana, sale de un salón de belleza y se dispone a cruzar la Avenida Chapultepec, a la altura de la calle Monterrey de Ciudad de México. Su destino, la presentación de un libro escrito por ella misma. El conductor de un Datsun blanco, sin embargo, decidió que su destino fuera otro bien diferente. Arrolló a la mujer y ésta fué a dar contra un semáforo. Falleció agarrada al poste como si quisiera aferrarse a la vida. Pocos instantes después, Enrique Metinides, fotógrafo «especializado» en retratar la muerte aparecía en el lugar y fotografiaba a la periodista en el mismo momento en el que un médico se disponía a taparla con una manta. Los ojos abiertos, el bello rostro de la mujer y la posición en la que quedó bien pudiera ser la representación de la muerte en una obra teatral cualquiera. Pero a menudo la realidad supera, con creces, a la ficción.