…»Smoking Kids»…

Ya ha pasado más de un año de la entrada en vigor de la denominada Ley Antitabaco y los apocalípticos augurios de algunos parece que no se han cumplido. Todo apuntaba a que la blanca nube que cubría muchos espacios cerrados se iba a convertir, de la noche a la mañana, en una nube negra que nos iba a dejar una fuerte lluvia de discusiones, agresiones y desgracias varias. Pero quitando los cuatro cafres que siempre hay y que, durante los primeros días a la entrada en vigor de la ley, no dudaron en dar la lata y tener su pequeño minuto de gloria, la gente lo ha asumido con total normalidad. Igual que se asumió con naturalidad el hecho de no poder fumar en los hospitales (muchos somos lo suficientemente mayores como para haberlo visto), en los transportes públicos o, más recientemente, en el trabajo.

La fotógrafa belga Frieke Janssens se inspiró en un vídeo de Youtube, en el que aparecía un niño de Indonesia fumando como un carretero y que fue noticia en prácticamente todos los noticieros de Europa, para crear la serie «Smoking Kids». Según la autora, «los fumadores adultos son la norma social, por lo que quería aislar el enfoque del espectador sobre el tema de fumar en sí. Sentí que el consumo de los niños tiene un impacto surrealista sobre el espectador y obliga a ver realmente el acto de fumar en vez de hacer suposiciones acerca de la persona que realiza el acto».

Para tranquilidad de todos la autora de las fotografías asegura que no hubo cigarrillos reales en el set. Una mezcla de tizas, queso, velas e incienso, unido a una buena iluminación, el saber hacer de la fotógrafa y, por supuesto, una magnífica interpretación de los pequeños, dio como resultado esta serie de catorce fotografías que, al menos a un servidor, le dan que pensar y le hacen recordar. Y es que… ¿quién, en un día de frío, mientras iba a clase no ha dicho eso de «mira, fumo», mientras el vaho salía de su boca? Es más… ¿quién no ha comprado cigarrillos de chocolate y ha imitado una y otra vez los ademanes de padres, madres o hermanos cuando éstos le daban una calada a su cigarro? Por cierto, hace poco me enteré que estaba prohibida la venta de cigarrillos de chocolate a menores. Cualquier día los vemos en el mercado negro… «quería tres cartones de Marlboro, uno de Lucky y uno de cigarrillos de chocolate para el pequeño». «El Marlboro y el Lucky, hecho, sin problema… pero lo de los cigarrillos de chocolate… bufff…. no se si voy a poder conseguirlo…. está complicado… ¿qué le parece una pistola de aire comprimido de esas que tiran bolas y que pueden sacar un ojo a la vecina del quinto? Esas son fáciles de conseguir». «No. Que va. Es que ya tiene dos de esas».

Photo Frieke Janssens
Photo Frieke Janssens
Photo Frieke Janssens
Photo Frieke Janssens
Photo Frieke Janssens
Photo Frieke Janssens
Photo Frieke Janssens
Photo Frieke Janssens
Photo Frieke Janssens
Photo Frieke Janssens
Photo Frieke Janssens
Photo Frieke Janssens
Photo Frieke Janssens
Photo Frieke Janssens

Página Web Frieke Janssens