Uno al Caribe y otros al trullo

Esto tiene pinta de ser la punta del iceberg. La Fiscalía suiza investiga una transferencia de 3,5 millones de euros desde la cuenta suiza de Juan Carlos Borbón, a nombre de la fundación panameña Lucum en la banca privada Mirabaud, a una cuenta en el paraíso fiscal de Bahamas de su abogado, y rastrea si el dinero terminó en otras cuentas con titulares desconocidos.

Y es que la Fiscalía del Cantón de Ginebra investiga por presunto blanqueo agravado de capitales al creador de uno de los chiringuitos del heredero de Franco y secretario de la fundación Lucum, al gestor de fondos del Borbón emérito, así como a la última amante del sátrapa que, en definitiva es la receptora final de los 65 millones que recibió esta cuenta el 8 de agosto de 2008 del Ministerio de Finanzas de Arabia Saudí.

Han conseguido seguir la pista de los 64,8 millones que, en junio de 2012, Juan Carlos ordenó con su firma que se transfirieran a una cuenta de la sociedad Solare (de Corinna ) en el Banco Gonet & Cie en Nassau (Bahamas). 39 de estos millones fueron a parar después a una cuenta de la ex-amante de «El Campechano» en el Field Point Private Bank de Nueva York. Y 11 de ellos, en un tercer salto contable, a cuentas de la antigua churri del emérito en sus cuentas en el Reino Unido.

Hasta ahora no se ha desvelado la incógnita de por qué antes del cierre de la cuenta de Juan Carlos se transfirieron 3,5 millones a la cuenta de la sociedad Dolphin en el banco suizo Pictet & Cie en Nassau (Bahamas), el mismo paraíso fiscal donde se ocultó el grueso de la donación del Borbón a su último caprichito que le ha salido rana.

En consecuencia, el anterior Jefe del Estado se enfrenta a más de 10 años de prisión si se confirman que esos presuntos delitos continuaron más allá del año 2014, fecha en la que abdicó y perdió su inviolabilidad o, mejor dicho, su impunidad y su patente de corso.

Evidentemente estamos hablando de codicia y de avaricia en estado puro. ¿Para qué necesitaba este tipo más dinero que el que le daban sus súbditos porque sí? ¿Creía que le iba a salir todo bien? Lógicamente son un tipo de personajes que se creen por encima del bien y del mal, les han educado en la impunidad pero han cometido un pequeño fallo: Su privilegio no es eterno. Los tiempos han cambiado mucho desde que juró los Principios Fundamentales del Movimiento franquista. Ahora, que apechugue. Seguramente no le pasará nada pero se ha cargado su anacrónica institución por lo que no sé si enfadarme o invitarle a una cañas.

Volviendo al asunto en cuestión, según la Justicia suiza, Juan Carlos podría haber cometido los presuntos delitos de fraude fiscal y blanqueo de capitales, lo que, según el Código Penal, está castigado con 6 años respectivamente.

Y así… Cada día desayunamos con una nueva lindeza referida a aquél que decían que era todo un ejemplo a seguir y un interminable compendio de virtudes. Valiente ejemplo… Valiente personaje.

Lo triste de todo esto es que la historia podría terminar con Juan Carlos Borbón en el Caribe gastando su dinero de dudosa procedencia con sus churris mientras, en «Marca España«, con los raperos que le llamaron putero y ladrón en la cárcel.

¿No es maravilloso?

El batacazo de las franquicias

Sin entrar en profundos análisis, con una simple ojeada a los resultados de la jornada de ayer, 12-J en Euskadi, una de las principales conclusiones que podemos extraer es el auténtico (y previsible) batacazo electoral de las formaciones políticas que ejercen de franquicia o sucursal de sus partidos españoles.

Ya iremos analizando otra serie de aspectos como la baja participación en unas elecciones celebradas en una situación excepcional. También analizaremos como las fuerzas políticas (que en Trece TV, entre retorcijones, denominaban como peligrosamente separatistas) suman 4/5 partes del Parlamento vasco. Y, sí… No me he podido resistir sintonizar ese canal ultra por simple regocijo. También iremos analizando la presencia de la tercera formación de extrema derecha española con un solo escaño obtenido con menos de 5.000 votos. Y es que, con lo de Vox, debemos tener claro que urge un cordón sanitario sin miramientos. Al fascismo, ni agua.

Volviendo al referido análisis específico, excluyendo del mismo (por ahora) a los socialistas vascos del PSOE, que se quedan prácticamente igual, lo de la coalición entre el Partido Popular-Ciudadanos y lo de Podemos es como para que se lo hagan igual. O no. En realidad, ya no es que solo me de absolutamente igual lo que hagan sino que me alegro de semejantes fiascos.

El PP + Cs. Lo de la coalición liderada por el que nos llama hijos de puta a docenas de miles de vascos se veía venir. Se supone que uno forma una coalición para sumar y no restar. Pues es, exactamente, lo que les ha ocurrido. En plena caída libre que, a medio plazo les convertirá en una formación residual o, si cabe, más insignificante, es un proyecto fracasado desde el minuto uno. Y así ha quedado reflejado en las urnas. Pero ¿Quién es el responsable directo del sonoro batacazo electoral?

No es otro más que Pablo Casado y su dirección en Madrid. Lo que queda de bases del PP vasco eligieron en una especie de proceso interno tipo primarias a Alfonso Alonso como su candidato a la Lehendakaritza. Pues bien, el menor de Los Alcántara (con el aplauso de la Marquesa de Groelandia y el extraditado de Sotosalbos) decidieron que no. Dicho de otra forma, desautorizaron y ningunearon a su propia militancia e impusieron al balbuceante del Petit Arana. Así las cosas, como se suele decir ahora, Iturgaiz era «una apuesta personal» de Casado. ¿Y qué pasa cuando alguien hace una apuesta y pierde? Pues que se queda sin nada o con muy poco.

Cientos de sus propios votantes les han dado la espalda. Son los desautorizados. Puedo imaginar perfectamente el descojono interno que tendrá en este momento Alfonso Alonso. Por otro lado, eso de ir en Euskadi en coalición con los de «El Cuponazo», por mucha foto que se sacaran fariséamente en Gernika, no auguraba nada bueno para su proyecto. Y todo ello se ha traducido en estrepitoso fracaso por mucho que, en Madrid, el «inventor» del fiasco intente disimularlo utilizando para ello el rotundo éxito (mayoría absoluta incluida) de Núñez Feijóo en Galiza. Pero que no se confunda Casado porque Feijóo no es «una apuesta personal» suya (llegado el caso, más bien sería lo contrario). Estamos hablando de un candidato a la Xunta que se negó en redondo a hacer una coalición con los falangitos de Arrimadas y, ya puestos, se negó a poner el logotipo del PP en su campaña electoral.

Podemos, sección vasca. Lo de Elkerrekin Unidas Podemos Ezker Anintza y no sé que más liderado en «Vascongadas» por Doña Gorrochategui, es algo similar. Es otra formación política que podemos denominar como sucursal o franquicia de su formación matriz española. Al igual que el balbuceante Iturgaiz era una apuesta personal de Casado, la del pila, pila, patata de tortilla era «una apuesta personal» de los del casoplón de Galapagar.

Volvemos a lo mismo. ¿Si haces una apuesta personal y te la pegas, qué puedes hacer más allá de un autocritico tuit? ¿Asumir alguna responsabilidad? Ya… los amados líderes nunca dimiten. Y, si antes he dicho que Alfonso Alonso estará derrengado del descojono y la risa floja, pues me imagino como podrán estar Lander Martínez o Nagua Alba… Tristes, lo que es muy tristes, tampoco creo que estén.

Y es que no es ni medio normal comenzar una campaña electoral entre cuchilladas por la espalda entre ellas y ellos y fijando su programa electoral en una única y eterna obsesión personal de Doña Gorrochategui y de Rober Uriarte: Desalojar al PNV. Punto.

Y, si para ello, no dejas de dar la tabarra con la creación de una especie de coalición tripartita (cuyas dos otras «patas» les han dicho hasta la extenuación que NO), pues lo único que consigues es hastiar a tu potencial electorado. Y, si ya lo rematas con tres muñecos (Los «Super Trionics«) haciendo el indio, pues ya terminas por no ofrecer la menor credibilidad ni seriedad. Con todo, no han podido con el malvado «Urkutron«, cuya victoria electoral ha sido, sencillamente, incontestable.

Desde mi punto de vista, todo radica en que Podemos Euskadi no deja de ser una formación española con una ideología y un programa que ya tiene (más o menos) quién lo represente en Euskadi. Así, entre la duplicidad programática, las vascas y vascos de esa tendencia ideológica votan a lo vasco. ¿O dónde creen Doña Gorrochategui y Pablo Iglesias que han ido a parar los miles votos que les faltan? Pues, a simple vista, viendo los números, a EH-Bildu. De hecho, mayoritariamente, de ahí provenían esos votos «prestados» y ahí han vuelto. Y los votos que no hayan vuelto se han quedado en casa. Cuadra y tampoco tiene más vueltas: No movilizan, disponen de un programa duplicado y, «Trionics» aparte, digamos que Doña Gorrochategui tampoco es que sea un atractivo electoral como lo puede ser su amado líder a nivel de «Marca España«.

Seguiremos analizando los resultados de las Elecciones al Parlamento vasco de ayer, 12-J, porque hay como para escribir largo y tendido.

No quiero finalizar estas líneas sin felicitar al Lehendakari Iñigo Urkullu por su victoria electoral, a la que he contribuido con mi humilde voto (presencial, por cierto).

Hoy, reflexión (para otros, genuflexión)

Pues nada… vamos a reflexionar (que en Galiza y en Euskadi hoy toca). Y, porque es Jornada de Reflexión no voy a pedir el voto para el Lehendakari Urkullu porque ya lo he pedido. Tampoco voy a no pedir el no-voto para la sucursal vasca de Podemos porque Doña Gorrochategui (la de la patata tortilla) ya ha pedido el no-voto para el PNV. Tampoco voy a pedir el no-voto para Maddalen Iriarte (ni para EH-Bildu) porque ya han pedido ese no-voto el que nos llama hijos de puta a miles de vascas y vascos (Iturgaiz, el del Petit Arana) y, también, la otra extrema derecha «Marca España» (los otros franquistas dotados de un caudillo que tiene una hermana que pintaba dianas en los caballos). Y tampoco voy a pedir el no-voto para el PSOE porque han vuelto a tomar el pelo a muy buena parte de la ciudadanía (incluido su potencial electorado).

Me explico: Al PSOE le ha dado, repentinamente, por desmarcarse de el rey emérito para apoyar al heredero del citado sátrapa.

Para entendernos, a los socialistas dicen que el hijo del heredero de Franco nada tiene que ver con el heredero de Franco. Deben pensar en el PSOE que la ciudadanía desconoce que «El Preparao» es Jefe del Estado «Marca España» porque……. cri, cri, cri….

Pues eso, porque, aunque nada tenga que ver con «El Campechano» es, digamos que por el aleatorio azar de un espermatozoide, Jefe de un Estado que se dice «avanzado» y, todo, en pleno siglo XXI. Dicho de otra manera, solo hace falta escuchar a Pedro Sánchez, Carmen Calvo, a la 10 menos 1 Nadia Calviño o al presidente extremeño Fernández Vara; para captar el nuevo mensaje del monárquico PSOE. Antes «vendieron la moto» de que no eran monárquicos sino «Juancarlistas«. Ahora venden una nueva moto: Ya no son «Juancarlistas» sino «Felipistas» (por el Borbón aunque, dualmente, aún quedan algunos que son «Felipistas«, además de por el coronado, por el presunto creador del GAL). Ojalá no lo veamos pero la futura moto que puede llegar a vender en un futuro el PSOE es que ya han dejado de ser «Felipistas» para ser «Leonoristas«. Y así…

El caso es que Juan Carlos Borbón hablaba en sus discursos de transparencia financiera, ética y honradez mientras retiraba 100.000 euros al mes entre 2008 y 2012. Realizó retiradas de dinero en ventanilla durante esos cuatro años, casi siempre con el concepto «gastos personales» y así lo hizo, por ejemplo, el 12 de enero de 2009 (cuando sacó 207.000 euros), el 11 de marzo de ese mismo año (la cantidad fue de 205.000 euros), o el 3 de junio, cuando «tiró» de ventanilla para sacar en metálico otros 209.000 euros. Entre las salidas de dinero estaría el pago de los honorarios al gestor  y a su abogado suizo. Así, la media de la cuantía del efectivo retirado rondaría los 100.000 euros al mes.

Se supone, observando la documentación, que la pasta no declarada sería para «el mantenimiento de todos los miembros de la familia real española«. Se conoce que la asignación de los Presupuestos Generales del Estado le resultaban «insuficientes» al heredero de Franco.

Debemos tener en cuenta una serie de cuestiones:

En primer lugar, tras conocerse la primera noticia de The Telegraph sobre este «marrón» y ser ratificada por diario suizo Tribune de Genève (aunque muchos medios españoles lo sabían y omitían), Felipe «renunció» a la herencia de su padre.

En segundo lugar, cuando Felipe Borbón dice enterarse de todo este chiringuito lo debió ser un año antes. Así, desde que es conocedor hasta que va a una notaría a hacer algo que no se puede hacer (renunciar a la herencia de una persona viva) sería cómplice necesario y encubridor de un presunto delito de blanqueo. Evidentemente, es legalmente «inviolable»/»irresponsable» luego no podría ser investigado.

En tercer lugar, entre 2008 y 2012, Felipe tenía entre 40 y 44 años. ¿No sabía nada? ¿Una persona tan formada y «preparada» no se enteraba de nada? ¿Padecía de la famosa amnesia que debió sufrir su hermana Cristina?

Evidentemente, nunca lo sabremos y Felipe lo sabe ya que está educado en la borbona soberbia y la altanería de creerse convencido de que el vulgo es tonto de baba y que siempre va a ser apoyado por las tres extremas derechas y por el PSOE.

Así que Felipe prosigue tranquilamente con la pupila del ultra Urdaci su tourné publicitaria por sus dominios. Ayer le tocó La Rioja y estuvo en Santo Domingo de la Calzada, donde, como Corinna, cantó la gallina después de asada.

Eso sí, porque estamos en un Estado de Derecho donde la libertad de expresión (y de manifestacón) está «garantizada», quienes quisieron protestar por su presencia pudieron hacerlo… A 400 metros, fuera del foco de las cámaras y coercitivamente identificados de forma previa.

Pues nada… Ya nos dirán cuando visitan Catalunya y Euzkadi. Porque no les queda otra que pasar el trago, ¿No? Igual lo hacen por sorpresa. De hecho, por el momento, ni lo han anunciado.

¿No se lo creen? >>> https://www.casareal.es/ES/actividades/Paginas/actividades_agenda-prevista.aspx

Pues eso. Será por sorpresa.

Ta-tachánnn!!!

¡Ojo! Que el VAR de Ferraz-Moncloa también diferencia

Ayer hablaba de Pedro Sánchez y de «El monárquico PSOE«. Hoy tengo que seguir con lo mismo porque al Gobierno le ha dado por seguir con lo mismo: Con seguir blanqueando a la monarquía española.

Esta vez, Sánchez estaba «ocupado» en las campañas electorales galega y vasca (además de viendo como a Nadia Calviño no la querían en el Eurogrupo por un voto). Así que le ha tocó dar explicaciones al árbitro de la Sala VOR del VAR: Nada menos que a la monárquica vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo Poyato.

Ayer llegó a afirmar que el papel del rey emérito dentro de la Casa Real es algo que «compete fundamentalmente a la decisión que tome el jefe de la Casa Real, que es el actual rey Felipe VI«. Tampoco se habrá herniado con semejante razonamiento pero Carmen Calvo es, como yo, jurista y, encima, especializada en Derecho Constitucional.

Perfecto. A ver cómo puede explicarnos esto: Según la Constitución «Marca España«, su Título II, Art 56.1, establece que el Rey es el Jefe del Estado. El Art.56.2 dice que su título es el de Rey de España, y el Art. 56.3 expone que la persona del Rey es inviolable. Bien..
El rey emérito NO es jefe del Estado, ni es Rey de España, ni es inviolable. Así las cosas, ni tan siquiera hace falta cambiar la Constitución para poder juzgarle, ¿No, Carmen Calvo?.

El caso es que  dentro e tener que hacer el papelón de defender lo indefendible, Calvo declara que «Juan Carlos está retirado de toda actividad institucional desde el 2 de junio de 2019, cinco años después de su abdicación, en virtud de una decisión que él mismo comunicó a su hijo unos días antes y que la institución que en este momento representa la monarquía parlamentaria en la figura del rey Felipe VI, está haciendo su trabajo constitucional de manera absolutamente correcta«. Andará buscando que le den el Toisón de Oro o alguna pensionada baratija parecida. A saber…

Según la presunta socialista, «Esto es lo que importa al día a día del trabajo que tenemos que hacer desde las instituciones, nosotros como Gobierno y la Monarquía Parlamentaria en la Jefatura del Estado, otra cosa son las situaciones que vienen del pasado y que afectan, como ayer decía el presidente, de manera inquietante en lo que pensará mucha gente y que afectan, repito, al exjefe del Estado«.

Que el Gobierno (y el PSOE) intente justificar que un hijo nada tiene que ver con su padre parecería lógico pero nos encontramos ante un hijo que dice renunciar a cierta parte de la herencia de su padre (otra milonga y no ajustada a Derecho), pero «solo» de cierta parte… Porque .¿algo ha heredado, no?

Pues parece que sí. Nada menos que toda una Jefatura del Estado. Curiosa herencia para alguien que se quiere (o al que quieren) desvincular de la herencia de su predecesor. No, si, al final, nos van a intentar vender que el marido de Letizia con «z» no tiene ninguna vinculación con el amante de Corinna.

Pero sigamos hablando en términos jurídicos: Cuando Felipe el preparado dice que ha ido a una Notaría a renunciar a algo que no se puede renunciar con su padre en vida, reconoce que lo supo un año antes. ¿De qué hablamos ahora?, ¿De complicidad?, ¿De presunto cohecho?, ¿De encubrimiento de un presunto ilícito?. En realidad es lo mismo porque la trampa consiste en que el actual monarca es «inviolable» o «irresponsable» ante la Ley. Si fuese cómplice o encubridor de su padre, no podría ser investigado, luego juzgado.

Y, así, es normal que ande haciendo con total tranquilidad una gira promocional y de blanqueo de la imagen de su institución por parte de su «reino».

Si durante años nos creímos que los Reyes Magos eran de verdad, pues, ahora, todos sabemos que Felipe no tenía ni idea de lo que hacía su padre y punto. Lo dice el rey así que es verdad. Agachamos la cabeza o genuflexiones y listo. ¿Está claro?. Como siempre digo, somos tontos de baba. Hasta ahí yo lo puedo asumir pero el problema lo tenemos cuando le saca la cara una parte del Gobierno, una parte de los Medios de Comunicación y un puñado de súbditos.

Me puedo llegar a imaginar hasta las risas que pueden tener en Zarzuela cuando haya llamado a su padre desde Jaca para decirle que Sánchez está inquieto y perturbado con él. Si me pongo en su lugar, a mí, sinceramente, me entraría el descojone flojo tirando a constante (el que tienen encima desde que volvieron de Estoril).

Y no es para menos. De hecho, Calvo abogó por «hacer una distinción importante entre las inquietantes informaciones que tienen que ver con el anterior jefe del Estado, con el rey emérito y la situación de comportamiento constitucional absolutamente correcto del actual jefe del Estado, que es el rey Felipe VI«. Continuó diciendo que «Es evidente que ayer el presidente [en referencia al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez] hacía unas declaraciones que forman parte de lo que puede estar pensando la inmensa mayoría de este país cuando nos enfrentamos a informaciones como las que nos estamos enfrentando pero hay que hacer una distinción clara entre lo que representa esa información en relación al exjefe del estado y la situación constitucional del actual jefe del Estado«.

Curiosa forma de defender en el siglo XXI aquello del «Atado y bien atado«. Resulta que los mismos que nos decían que no eran monárquicos, sino «Juancarlistas«, han pasado a decirnos que no son monárquicos ni «Juancarlistas«, sino «Felipistas«. A este paso, nos encontraremos con una o un portavoz del PSOE que, en un cercano futuro, nos pueda decir sin pestañear que no son monárquicos, ni «Juancarlistas«, ni «Felipistas«… Que ahora son «Leonoristas«. Tiene toda la pinta si nos referimos a republicanos no-republicanos.

Sin más. Es su problema que se hagan trampas al solitario y que se las hagan a su electorado (que no es mi caso). Tarde o temprano (previsiblemente más temprano que tarde) deberán posicionarse de una forma clara. Sin humo… Sin ambigüedades. Mucho me temo que se están dando cuenta porque, de la noche a la mañana, han empezado a hablar sobre la reforma de los aforamientos, concretamente de «los aforamientos residenciados en las actividades de los cargos públicos solamente en el ejercicio de su función. Por eso, de repente, comienzan a decir que «Fuera del ejercicio del cargo, tenemos que rendir cuentas como cualquier otro ciudadano, en pie de igualdad y en las mismas condiciones que responden el resto de los hombres y mujeres de este país«.

Hace cinco años sería impensable que desde el PSOE se hablase públicamente de estas cosas. No aportan gran cosa aunque menos da una piedra. De hecho, si existe la monarquía en «Marca España» es porque, sin la menor de las dudas, el PSOE es monárquico hasta los tuétanos aunque cada vez sea más contestado de forma interna. Posiblemente todas estas repentinas declaraciones se deban a cuestiones de intereses electorales (públicos e internos). De hecho, es de lo que les acusan desde una de las tres patas de la monárquica extrema derecha española bajo palio. En este caso, desde el PP que, y sin que sirva de precedente, hasta puede que tengan cierta razón.