Si, al final, se les cae el antro

A uno no le queda otro remedio que leer de casi todo. Para poder criticar al adversario siempre hay que documentarse y, de vez en cuando, quizá sin querer, observas como acaban dándote la razón. Un ejemplo:

https://www.mundotoro.com/noticia/obra-plaza-toros-bilbao-nuevo-biva-2020/1449185?fbclid=IwAR0ZvF61VOi5U2Xlf2q3XizwFvqGG_TFhq3DQKhs4aMUBUS4Bh2W3UgkTnA

No deja de ser sorprendente este artículo taurino en el que se reconoce el mal estado en el que está Vista Alegre, la plaza de torturas de Bilbao. Ante la reapertura de la plaza para la última Aste Nagusia (Semana Grande), el Colectivo Animalista y Antitaurino de Bizkaia denunció públicamente el peligro existente en ese siniestro recinto al tiempo que solicitaba, tanto al Gobierno Vasco como al Ayuntamiento de Bilbao, los pertinentes permisos concedidos para poder llevar a cabo semejante salvajada. Ya no hablamos de tortura animal: Hablamos de seguridad y de unas mínimas garantías tanto para las personas asistentes como para transeúntes en los aledaños del citado antro.

Lógicamente, el Ayuntamiento no tuvo otra que contestarles que con que la instalación se encontraba en perfecto estado debido a unas «obras realizadas unos meses antes«. Ahora, este artículo (que parece de los denominados como «fuego amigo») dice, exactamente, todo lo contrario.

La tauromafia es un mundo muy oscuro, está claro, pero ¿Dónde queda la seguridad de los ciudadanos?. Y es que no se cortan ni con una cuchilla de afeitar. Como era sabido (pero no reconocido) afirman que «Además, se ha procedido a la sustitución, renovación o reparación de la mayoría de las secciones de hormigón debido al estado crítico en el que se encontraban tras más de 50 años de erosión y uso continuado«. Telita…

Ahora ya solo hay que esperar a que otra publicación taurina le diga al taurino Ayuntamiento de Bilbao que esas secciones de hormigón igual están «malitas». Y, para quién lo desconozca, cuando el hormigón está «malito» se llama aluminosis.

Al tiempo… Igual no hay que derribar el antro ya que se puede caer solito. Lo único, cruzar los dedos para que, si ocurriese, no pase nadie por debajo y, lógicamente, tampoco haya nadie dentro. Hasta ahí ya llego aunque me llamen de casi todo. No deseo el mal a nadie… ni tan siquiera al ultra Padilla.

Con el «Cuponazo» también limpian cacas

«Marca España» no debe tener gentes necesitadas, ni desahuciados, ni cualquier otra contingencia social. Así que, dentro de ese ficticio mundo de gominolas rojas y amarillas («chuches«), botijos, siestas y bandoleros pues, como «que tal y eso«, aumentó un 30% el presupuesto del desfile del 12 de octubre. Como suena: El de la cabra «Miura» y el del paracaidista enganchado en una farola.

El caso es que costó 912.000 euros, o sea, 300.000 euros más que en 2018. Y todo para esa absurda celebración militar donde los Borbones se cuadran ante un carnero. Y luego dicen que «me meto» y que ridiculizo a «Marca España«. ¿Y qué debo hacer? ¿Saber  que se ha gastado ese dineral (como confirma el Ministerio de Defensa a través del Portal de Transparencia) y dejarlo ahí, así, como si nada?

En realidad, si no se destinase a semejante tontería ni medio céntimo de mis impuestos me limitaría a reírme de esos norteafricanos con borlón que siguen adorando al golpista de la piorrea y la gonorrea (Millán Astray) pero, por aquéllo del Cupo (el que dos patas del Trichachito llaman «Cuponazo«), pues resulta que yo también apoquino para limpiar las cacas de la cabra y las humillantes lágrimas del «paraca de la farola» en la madrileña Castellana.

Como curiosidad, se nos dice que el concepto más elevado se fue al combustible: 113.358 euros como gastos en carburante para el desfile en pleno «Madrid Central» ¿Alguien sabe lo que contaminan en éso que le llaman «almendra» más de 100.000 litros de gas oil en dos horas? Pues nada… luego van a la Cumbre del Clima a hablar de la degradación de no sé qué hierbas en Doñana

Y, si no tienen poco con los locales, pues van y se pulen otros 345.698 euros en concepto de «recogida y traslado de los contingentes extranjeros«. Como colofón, Defensa también abonó 246.425 euros para hacer frente a las dietas, 98.370 euros para alquilar vehículos y 43.921 euros para material «sin especificar». Ya podría tener yo 44.000 euros para «material sin especificar»…

En fin… ¡Viva La Pepa!
«Marca España» de la buena…
Telita!!!

Donde manda Galapagar no manda Moncloa

El Primer Ministro británico, Boris Johnson, se reúne con el Presidente (E) de Venezuela, Juan Guaidó, mientras que el Gobierno de «Marca España» anuncia que no habrá encuentro con él por parte del ya «NO en funciones» Presidente Sánchez.

Nunca mejor dicho aquéllo que «donde manda capitán no manda marinero«. De hecho, a nadie se le escapa que al Sr. ministro Garzón, a la Sra. ministra Montero y al Sr. Vicepresidente Iglesias, no les hace ninguna gracia que el Sr. Sánchez, reciba al representante legítimo del Pueblo venezolano. Por decirlo de una manera comprensible, digamos que l@s últim@s citad@s son más partidari@s de apoyar a un dictador bananero. De hecho, él tirano les apoyó a ellos antes de que ni se les pasase por la cabeza acabar con carteras ministeriales. Entonces pisaban barricadas y acampadas y no moquetas. Es más, los que pisaban moquetas eran «La Casta«. ¿Se acuerdan? (Yo jamás se lo he vuelto a oír).

Y ahora me dirán (ya me lo han dicho en más de un comentario) que parezco de «La Caverna«, de «La Brunete Mediática» o que, incluso, hablo como el ultra turolense que dirige sobre 20 cojines una emisora de radio filofranquista. Lo asumo de buen grado: Cuando a uno le insultan desde las extremas derechas españolas y, al tiempo, desde las extremas izquierdas (vasca y española) es que pega en la línea de flotación. De eso se trata.

Pero no debemos perder de vista que, cuando Podemos no tenía función alguna en el Gobierno español, fue el mismo Gobierno de Sánchez quién, en abril de 2019, reconoció al Sr. Guaidó como «presidente encargado» del país sudamericano. Pero, al parecer, las cosas han debido cambiar.

De hecho, el Gobierno «ñordo» confirma que será la ministra de Exteriores la encargada de recibir a Guaidó en los próximos días y, ello, en el marco de un tour que realiza por Europa el presidente encargado de Venezuela.

Además de haber viajado a Londres (como atestigua la imágen de portada), lo ha hecho a Bruselas y a Suiza (donde asiste al Foro de Davos). Y será después cuando recale en Madrid, donde, en todo caso y como hemos expuesto, no será recibido por Pedro Sánchez.

Pero, en algo que se puede traducir como en un «Te reconocí pero ahora no puedo porque no me deja mi Vicepresidente«, será la citada ministra Arancha González Laya, la que ejerza de anfitriona del líder venezolano tal y como confirma la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, tras el Consejo de Ministros.

En resumidas cuentas, Sánchez no recibirá a Guaidó pese a que «nos vendan la moto» de que es un asunto que no ha sido discutido en el seno del Consejo de Ministros. Al menos, reconocen desde Moncloa que es una cuestión que puede incomodar a los socios de Gobierno.

Desde Unidas Podemos, el actual vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, afeó a Sánchez su reconocimiento, diciendo que «se equivocó«. Y no sólo eso, sino que reflexionó que Guaidó «no quiere unas elecciones libres, quiere un golpe de Estado que provoque una intervención de Donald Trump y un baño de sangre en Venezuela«.

Tanto Iglesias como Alberto Garzón, actual ministro de Consumo, coincidieron en calificar su proclamación como presidente de la Asamblea de «golpe de Estado«. Vamos, en plan Arrimadas, Abascal, el menor de Los Alcántara, el áférez reservista tira-güitos y los Cayetaners hablando de Catalunya.

Evidentemente, ni Iglesias ni Garzón son ahora tertulianos de Ferreras o de La Tuerka. Lo cojonudo es que son ministros de «Marca España» y todo esto (y lo que te contaré morena) se veía venir.

Tiremos de hemeroteca antes que el de Galapagar fuera Vicepresidente: «España y Europa deben defender la legalidad internacional, el diálogo y la mediación pacífica, no un golpe de Estado«.

Sigamos con la hemeroteca. El ministro Garzón pidió directamente al Gobierno «rechazar un nuevo intento de golpe de Estado en Venezuela» y «llamó a respetar el orden democrático«.
Lógicamente, Iván Redondo no ha tenido otra más que la de elaborar un argumentario que el Gobierno y el PSOE siguen al pie de la letra: No dar más detalles de la visita de Guaidó. Así, Montero simplemente se ha limitado a recordar que «España solicita la celebración de elecciones, que se activen los mecanismos democráticos en Venezuela para que el pueblo tome la palabra y se salga de una situación de provisionalidad«.

Lo cierto es que el pueblo de Venezuela ha sufrido por demasiado tiempo y se merece un mejor futuro. Sin duda alguna, se debe condenar lo que está haciendo el régimen del asesino narco-tirano Nicolás Maduro a diario para amenazar la democracia.

Yo apoyo los esfuerzos de Juan Guaidó (o de quién sea) para una encontrar una solución pacífica y democrática.

Tengo suficientemente clara mi postura. Anasagasti comentaba ayer en Twitter que, en el entierro del dirigente socialista Txiki Benegas (que nació en Caracas), Pedro Sánchez le dijo que él era un irrestricto apoyando a la democracia en Venezuela. Está claro que le mintió.

También la eurodiputada nacionalista vasca, Izaskun Bilbao, transmite el apoyo de la formación Jelkide al Presidente (E) Guaidó ⁩tras su emocionante relato en el Parlamento Europeo que no es otro más que describir la auténtica tragedia que vive Venezuela.

Y es que, en efecto, la democracia es la respuesta frente a cualquier dictadura.

Algo tan sencillo de explicar lo deberían tener meridianamente claro en Ferraz (y, de paso, ser coherentes) se pongan como se pongan los del hiper-contravigilado Gulag de Galapagar.

Ya vienen por África…

La ultraderecha española lleva al Congreso la ilegalización de los soberanistas vascos y catalanes. Tal cual. El ultra Abascal vuelve a amenazar con dejar fuera de la legalidad al PNV, EH-Bildu, ERC, JUNTSxCAT, BNG y a las CUP.

De entrada, deberían ser esas formaciones políticas quiénes solicitasen la ilegalización de VOX. De hecho, existe base jurídica para plantearlo y para hacerlo (tal y como explicaba el pasado día 14 en este Blog >>> https://blogs.deia.eus/rincondelproteston/2020/01/14/se-deberia-ilegalizar-a-la-tercera-pata-de-la-extrema-derecha-espanola/) aunque, por otro lado, también comprendo que les entre la risa floja cada vez que el facha de Amurrio abre la boca sin bozal con alguno de sus absurdos exabruptos.

Temblando me tiene el facha ése con sus bravuconadas. El mismo al que no le pintaron el caballo (o el camello, no me acuerdo), al mismo que no es otro más el que ha vivido toda su vida de chiringuito en chiringuito con la excusa de «la ETA«.

Me temo que ni el pequeño de Los Alcántara observará como viable algo por el estilo aunque, yo, en el actual Partido Popular ya me creo de casi todo por el simple hecho de ver su círculo más cercano: La pija Marquesa de Groelandia, Patagonia y de las Finas Hierbas; y el campeón de lanzamiento de güitos (ambos, aún «afectados» por la marcha de Semper).

Pero también es cierto que la tercera extrema derecha (VOX) marca el paso y arrastra a su terreno a las otras dos extremas (PP y Ciudadanos). «Marca España«… pero de la rancia.

Así que tenemos al citado ultra de Amurrio pidiendo la ilegalizacíón de los partidos que «atentan contra la unidad de España«, es decir, los soberanistas vascos y catalanes, que, según él, atentan contra la «indivisible unidad del ñordo«). Bueno… por ahora no pide ejecuciones (aunque, supongo, tampoco le importaría).

Lo que llama la atención es que plantean hacerlo mediante una reforma de la vigente Ley de Partidos Políticos (norma que ya se empleó en el año 2002 para proceder a la ilegalización de las marcas electorales de la Izquierda Abertzale: Herri Batasuna, Batasuna y Euskal Herritarrok). Insisto que, con la citada Ley en la mano, lo que realmente tendría encaje sería, precisamente, la ilegalización de la ultraderecha, es decir, la ilegalización de VOX.

Sabemos que dichas bravatas no tienen ningún viso de prosperar y que van dirigidas a su potencial «público electoral» del Ebro «pabajo» pero, aunque sea una ocurrencia simbólica, no dejará de ser la primera vez que el Congreso se debata la ilegalización en bloque de seis partidos políticos. Y, aunque no aporten nada que atestigüen acusaciones tales como que «esas formaciones expresan su voluntad de romper España, así como de incitar a la violencia, a la desobediencia de los tribunales, al incumplimiento de las leyes, al abuso de poder y a la justificación del terrorismo«, la jugada parece salirle bien, más que nada, porque nadie le pone delante de un juez por verbalizar semejante discurso falso y falaz. De hecho, son acusaciones muy graves y no deberían pasar desapercibidas, máxime, viniendo de donde vienen.

Es esa ultraderecha franquista la que supone un verdadero peligro. Procede el destierro de sus dirigentes a cualquier lonja que tenga el visado de la ultra Rocío Monasterio, a la reformada planta de Génova 13 o, si me apuran, directamente a Sotosalbos.

Y, ahora en serio, procede su inmediata ilegalización. El cáncer se estirpa antes de convertirse en una irremediable metástasis. Apuntan maneras y ya se les ve venir por África.