Marca España sigue con sus Tribunales atados y bien atados.

Si nos centramos en el denominado «Juicio del Procés» nos encontramos con el fiscal Fidel Cadenas, que análoga (en el proceso judicial contra los presos políticos y electos catalanes) con el 23-F. Dice que, entonces, si hubo una violencia «en forma de agarrones y un par de zancadillas» al ministro de Defensa (Tte.Gnal. Gutiérrez Mellado).

Pero, ¿Este señor o señoro no escuchó los tiros? Vamos a ver… tiene suficiente edad para acordarse o hemeroteca para informarse. También puede que tenga un problema de comunicación con su familia: Sin ir más lejos, su hermano mayor era diputado de Alianza Popular cuando Tejero Molina entró en el Congreso de los Diputados pistola en mano.

Una cosa es que su hermano no tuviese miedo. Tampoco era un peligroso rojo o separatista como para tenerlo. Al igual que su hermano el fiscal (ambos hijos de Gobernador Civil franquista), no corría mayor riesgo de, absolutamente, nada. Otra cosa es que no le haya contado nunca a su hermano fiscal lo de los disparos. O sí… A saber.

Y, otra del Tribunal Supremo. En este caso, sobre la salida de los enanos restos del militar golpista, sublevado y dictador, Franco. Desde un punto de vista jurídico, extraigo la siguiente lectura sobre el Auto del Supremo franquista: Porque el dictador Franco era Jefe del Estado en 1936 (no sé si estos lumbreras togados y con puñetas puedan llegar a saber quién era el electo Presidente de la República española, Manuel Azaña) y, porque la Jefatura del Estado es de interés público«, pues Franco es de «interés público».

Y ya está!!! Como suena… Con dos yugos y cinco flechas…
Por no decir con dos cojones y punto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *