La pasarela de Noé

Un Arca de Noé sobre la A-2 en Fornells: un emblema de infraestructura verde. Un enorme avance, esperado, deseado y reclamado durante años. Los sueños, a veces, se empiezan a materializar y toman forma.

Algunas evidencias ya muestran que este paso superior de fauna sobre la en Fornells de la Selva (cerca de Girona), abierto hace unos meses, está siendo un éxito: jabalíes, zorros y conejos, ya cruzan de lado a lado esta vía rápida sin riesgo de colisiones.

Esta pasarela ha sido diseñada para evitar accidentes de tráfico a los automovilistas y, a la vez, actúa como un corredor natural (por encima de seis carriles de asfalto) para unir de nuevo dos áreas forestales y agrícolas que habían quedado fragmentadas por la N-2.
Situados sobre este paso superior de fauna, a resguardado de los ruidos (gracias a las vallas protectoras), cuesta imaginar que bajo nuestros pies esté una vía por la que transitan 50.000& vehículos al día.

La elección del lugar no ha sido caprichosa. Es la zona idónea para unir una zona boscosa fragmentada y donde se da el gálibo necesario para el paso de camiones por debajo.Su construcción es un buen ejemplo de colaboración entre los biólogos, que saben por dónde se mueve la fauna, y los ingenieros, que conocen cómo y dónde es posible levantar estas infraestructuras. Es una pasarela singular. Se tuvo que construir sobre una carretera que ya estaba en funcionamiento, sin que haya sido necesario cerrarla al tráfico.

El puente tiene 60 metros de largo por 20 metros de ancho, pues atraviesa dos calzadas centrales con dos carriles en cada sentido y otros dos carriles laterales más.No es una obra menor.Se sustenta sobre vigas centrales de 30 metros y otras laterales de 15 metros, a las que se suman las rampas de conexión a los campos. Ha costado 960.000 euros, que han sido aportados por Abertis, que se encargó de su construcción, ya que se estableció como medida compensatoria exigida por la Administración catalana como contrapartida a la ampliación de la A-7.

La pasarela es una recreación de un espacio natural, pues sobre la infraestructura de hormigón se ha depositado medio metro de tierras, que sirven de base para reconstruir un enclave natural. No sólo se han sembrado arbustos de diversas especies y floraciones sucesivas, sino que se han colocado hileras de piedras que marcarán el camino a los animales de tamaño medio y grande y ofrecerán refugio a reptiles, insectos y la pequeña fauna, mientras se ha favorecido el crecimiento de plantas (aladiernos, romero, salvia), muchas de ellas ricas en néctar, especialmente adecuadas para los insectos polinizadores en declive o las mariposas amenazadas.

Así, no sólo cruzarán el paso los pequeños mamíferos (incluidos los corzos), sino una gran diversidad de especies de insectos, caracoles y otros pequeños animales, pues todos los detalles han sido cuidados. No se han usado fertilizantes químicos para facilitar el crecimiento de la vegetación, se han instalado troncos secos con agujeros que servirán para la nidificación de pequeñas abejas y hasta se espera que pasen los murciélagos. Y no habrá riesgo de perturbaciones por el paso de vehículos, pues no hay caminos de acceso habilitados.

Definitivamente, esta pasarela es un Arca de Noé.

Un comentario sobre “La pasarela de Noé”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *