La estrategia «Calimero»

Lo de Inés Arrimadas y su formación neo-falangista (Ciudadanos) ya raya en una especie de estrategia victimista diseñada para recolectar apoyos a base de hacer el «Calimero» allá donde haga falta.

Lo último ha sido intentar un “show victimista” durante el Día del Orgullo en Madrid. Y es que muchos de los que acudieron a la celebración repudiaron la presencia de  Ciudadanos por lo que Arrimadas aprovechó el minuto de oro ante los micrófonos para intentar poner a su partido en el papel de víctima… algo que fue exactamente como ella esperaba.

Para Arrimadas todos son fascistas menos sus amigos de Vox, que quieren que las personas LGTBI vayan a terapias para curarse o a desfilar en la madrileña Casa de Campo porque «Huelen mal«. En verdad, andar por la vida llamando fascistas a todo lo que se menea no parece, de entrada, algo muy «normal»:

Llamar fascistas a independentistas catalanes por poner lazos amarillos (que ella y su banda, de forma precisamente fascistoide y chulesca arrancaban… siempre con cámaras delante), es una provocación.

Llamar fascistas a las y los vecinos de Ugao-Miravalles porque que les dieron la espalda cuando acudieron a su Pueblo (aprovechando una campaña electoral en la que no presentaban Candidatura alguna) a darse una vuelta con el único pretexto de que Josuu Ternera nació allí, es una provocación.

Llamar fascistas a las y los vecinos de Errentería, salpimentando sus intervenciones con éso de «vosotros sois matones abertzales» ó «aplaudís a los asesinos«, es una provocación.

Llamar fascistas a las y los vecinos de Altsasu porque se quejan por su presencia en un acto de «desagravio» y apoyo a la Guardia Civil, teniendo en cuenta que hay cuatro txabales de ése Pueblo injustamente encarceladospor un montaje político y mediático, es una provocación.

Llamar fascistas a movimiento LGTBI el Día del Orgullo en Madrid es otra provocación. Pero, ¿Cómo coño quieren que les reciban? ¿Creen que han «olvidado» que Ciudadanos ha pactado en el Ayuntamiento de Madrid con el PP y con Vox (una formación de extrema derecha abiertamente homófoba)? ¿Creen que se han «olvidado» que, también han llegado a pactar con Libertas y han llegado a manifestarse junto a la Falange (la otra Falange… la no-naranja)?

Lo cierto es que Ciudadanos y en concreto Inés Arrimadas no deberían banalizar la palabra «fascista» en un país en el que todavía hay 114.225 personas civiles asesinadas por el fascismo y tiradas en cunetas. Y no estaría mal que condenarán al fascismo español que se llamaba Franquismo. Algo que se antoja difícil habida cuenta que la propia Arrimadas llegó a abandonar el Parlament de Catalunya para no condenar, precisamente, el Franquismo (Si se mira bien, algo hasta «normal» teniendo en cuenta que el propio padre de Arrimadas formó parte de la Brigada Político-Social del dictador y genocida Franco).

Evidentemente, condeno que a nadie, por expresarse, le tiren con una lata (aunque ni le roce) pero, de ahí a hablar de «agresiones» por disparos de chorritos de agua con pistolas de plástico de colorines (de las de los críos en la playa), ya nos da una idea de la «Estrategia Calimero» que tienen montada.

Pero, afortunadamente están  empezando a estar «calados» por el personal. Es cierto que ya todo es posible dentro la de estrategia populista y victimista de los Riveras, VillegasGirautas, Arrimadas y Cía.

Quizá el próximo show que organicen sea ir a montarla en un concierto de Def Con Dos… A primera fila… Bailando con globitos naranjas… Ya me imagino declaraciones de Arrimadas del estilo «El rock es de todos y nos han echado porque son unos intolerantes y unos fascistas«.

Ya nadie sabe si entre los desafíos pendientes de Inés Arrimadas estén colarse en una boda y sentarse en la presidencia, saltar de espontánea en la final de la Champions, entrar sin acreditación en un paddock de Fórmula 1 o meterse hasta la cocina de una Herriko Taberna. Eso sí…en cuanto la echasen (porque les acaban echando) empezaría a llamar «fascistas» a todo quisqui, saldría despavorida con cara de terror y andaría ansiosamente buscando las cámaras para denunciarlo públicamente y pedir dimisiones al estilo Belén Esteban, es decir, «inmediata-mente» (como alalimón de sus socios ultras de Vox ya han comenzado a pedírselas al ministro Grande Marlaska).

Al final, se quedarán más solos que la una. O más solos que Alberto Rivera. No hay que pasar por alto que ya le han dejado Valls, Nart, su portavoz económico, sus cabezas visibles en Illes Balears, Asturies, Castilla-León, Galiza, Canarias y… como se está empezando a oír en los mentideros… también le ha debido dejar Malú… Normal.

Un comentario sobre “La estrategia «Calimero»”

  1. Esta nube toxica del herbicida «Gas Naranja» trepa cunas y trepatroncos, tienen la misma gallardía que un niño de 4 años, que cuando le «pillan» en una fechoría, lo niega y echa la culpa al más inocente que pasa por al lado, con tal de escurrir su propia culpa.
    Se evidencia que su «cuna» es de niños mal criados, engreídos ufanos y consentidos, por tener las espaldas cubiertas durante muchas «de-generaciones», frankohitlerianas y del Nacional Socialismo del yugo y las flechas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *