Ya puestos, desmontemos más cosas

La presidenta del Partido Popular de Bizkaia pide desmontar una txosna de Bilbao por “vomitiva”.

Es lo que hace el afán de notoriedad. Así, podemos ver en el perfil de Twitter de la presidenta del Partido Popular de Bizkaia, Raquel González, como insiste al Consistorio bilbaino presidido por el jelkide Juan Mari Aburto a que desmonte una txosna instalada en El Arenal por mostrar un mensaje a favor de los presos y refugiados de ETA.

Al margen de que González sabe que el alcalde de Bilbao NO ES NADIE para desmontar una txosna, sabe que la Fiscalía NO va a actuar de Oficio, y sabe que ningún o ninguna titular de un Juzgado va a ordenar desmontar absolutamente nada (y menos de forma cautelar porque no se infringe nada), González solo pretende salir en los Medios en agosto. Su representación le impide hasta hacer de Oposición en Bilbao. Son la última fuerza política así que solo les queda el recurso de la pataleta y la única posibilidad de intentar hacer ruido.

Por mucho que intente afear al Equipo de Gobierno municipal (PNV-PSE) en el sentido de que «se indignen por los homenajes a los presos etarras pero luego permiten sin inmutarse este montaje de txosnas vomitivo que tanto daño hace a las víctimas y los bilbaínos de bien”, Raquel González tiene un (otro) grave problema: Su credibilidad se encuentra entre nula y lo siguiente…

La  también (que lo es) presidenta del PP de Bizkaia (Raquel González), sabe que forma parte de una formación políticamente residual y que, como es conocido, pertenece a una fuerza extra-parlamentaria a los efectos del Elecciones Generales. Con todo, se refiere así a la pancarta de fotografía, la de grandes dimensiones que se exhibe en una de las txosnas con el lema «Euskal preso eta ineslariak etxera» («Presos y refugiados vascos a casa«) ,y que, para rebote al cubo de la citada, también puede leerse en inglés.

Según González, «Un año más vemos que (el recinto de las txosnas) será toda una exposición de humillación a las víctimas y de alegoría del terrorismo, con la mirada permisiva del PNV y el PSOE«, También critica la «hipocresía» de estos partidos al rechazar los recibimientos a presos de ETA al tiempo que «permiten con total impunidad» este montaje de txosnas. Y, «Si no lo hacen, ¿Qué ‘ciudad de los valores’ es esa de la que presume el alcalde?«.

Como hemos descrito, lo de Raquel González , al margen de lo subjetivo y parcial que puede ser generar un debate que no comparte la mayoría de la ciudadanía, no es más que otra forma de sacar cabeza y buscar o mendigar un hueco en los referidos Medios de Comunicación a cuenta de lo que sea. Es una vieja táctica éso de pensar que en agosto (por falta de actividad) noticias políticas, pues las fabrico o las creo. Muy visto. No cuela.

Pero lo realmente significativo es que González hable de «valores». Éso ya es como para, al menos, rebatirlo. Y, si bajamos a ése «barro», todas y » podemos pedir «desmontar» por «vomitivas» otro tipo de infraestructuras. Así, puestos a desmontar, hay muchos establecimientos más dolosos que intentar desmantelar antes que una txosna concreta.

Yo, por ejemplo, en Bizkaia desmontaría las instalaciones del Ejército español en Mungia. Y, ya en Bilbao, desmontaría el cuartel de la Guardia Civil en La Salve, la Comisaría de la Policía Nacional en Gordóniz, o la Plaza de torturas de Vista Alegre. También, si aún no le han vendido (que creo que no), desmontaría la mismísima versión sobre la sede-sucursal del partido más corrupto de Europa, es decir, la sede del Partido Popular, que no es otra más que la mismísima sede de González y la del del PP vasco.

Sobre el particular, en mayo de 2018 conocimos que el  PP vasco sacó a la venta su sede en Bilbao por problemas económicos. El PP, formación política que NO ha conseguido tener representación en Cortes Generales (Congreso y Senado) por Euskadi, atraviesa una delicada situación derivada de su pérdida de junteros, concejales y parlamentarios. Con esa venta, pretendían aliviar sus arcas con la venta de un inmueble por el que se llegaron a ofrecer en su momento dos millones de euros.

Los tiempos han cambiado y la que fuera su gran sede fue trasladada a Vitoria-Gasteiz con la llegada de Alfonso Alonso a la presidencia del PP vasco. Con el fin de ETA, el edificio bilbaíno ya no respondía a esa estrategia de “bajar las sedes a pie de calle” y, a pesar de haberse eliminado su entrada acorazada y los blindajes, la sede seguía siendo por tamaño un elemento de otra época, cuando los populares contaban con una mayor representación en Euskadi.

Pero, la Sentencia del «Caso Gürtel» convulsionó la vida política española al dar por probada la contabilidad «B» del PP y la existencia de una red de cobro de comisiones tras la adjudicación de contratos públicos. Esta trama de corrupción salpicó colateralmente al PP vasco en tres aspectos:

1.) La «Caja B» se nutrió también de donativos de una cuenta especial para atender gastos extraordinarios por la amenaza de ETA (asunto citado de refilón en la Sentencia). Preparen el billetero…

2.) Parte de ese dinero y otras ‘aportaciones’ de empresas (como Bruesa) sirvieron para financiar la sede de la Gran Vía de Bilbao.

3.) En el vertedero de Vitoria-Gasteiz hay constancia de una contratación calcada a la descrita por la Audiencia Nacional en relación a la contrata de limpieza del municipio madrileño de Majadahonda.

Según un informe de la Intervención General del Estado para los investigadores judiciales, la existencia de esa cuenta coincidió con los pagos de las amortizaciones del crédito para la nueva sede central del PP vasco, ubicada en la precitada Gran Vía de Bilbao y sobre la que pesaba una hipoteca de más de 200 millones de las -entonces- pesetas (1,2 millones de euros). La investigación constató asimismo que existió un saldo favorable en esa cuenta, es decir, que no todo el dinero ingresado se gastó en la sede, sin que se pueda precisar con más detalle su destino final.

Está la buena de Raquel González como par ir por la vida hablando de «desmontajes«…

10 comentarios sobre “Ya puestos, desmontemos más cosas”

  1. Bueno, pues nada, ahí tienes a la Audiencia Nacional ordenando que se quiten las fotos, porque según tú NADIE iba a hacer nada ¿no?

  2. El Piramidal Mausoleo del Valle de la Muerte de Cuelgamuros y otros monumentos, calles y plazas, de enaltecimiento al NAZI-Fascismo, (que hizo nacer a los múltiples grupos libertadores antifranquistas, desde los maquis en adelante y los independentistas desde Canarias a Galicia y Cataluña),… eso lo consideran patrimonio cultural, como martirizar los toros en las plazas-circos romanos, como espectáculo de masas.
    La PERVERSIDA e incongruencia ética los delata como una banda de mal criados NACIONALES pro-franquistas, dueños de su «Cosa Nostra» obtenida en propiedad en 1939.

    Por orden de Franco, la vergüenza se la borraron a genéticamente, a todos sus incondicionales seguidores.

  3. Pues nada. La Audiencia Nacional.
    El efecto (y conste que yo no lo defiendo), la multiplicación a la enésima potencia de pintadas, carteles y pegatinas.
    Y así seguimos…

  4. Pues no se esperaba, pero bueno, la Audiencia Nacional…
    Yo no lo defiendo pero, como he comentado, el efecto se ha multiplicado por 500 en forma de carteles, pintadas, pegatinas y más pancartas.
    En fin… Seguimos en las mismas.

  5. Que la inmensa mayoría de la ciudadanía no comparte esa visión? Se ha visto claramente este verano que la inmensa mayoría de La sociedad hemos pasado página y no estamos dispuestos a aguantar sin decir nada bochornosas y ominosas imágenes del pasado,como por ejemplo los Ongi etorris a los presos duros que no se han desmarcado de la línea dura oficial. Y estas imágenes con esas fotos de esos asesinos o colaboradores a la inmensa mayoría de los vascos nos genera rechazo y repulsión,Tron. Lo diga en este caso Agamenon o,más bien,su Porquera.

  6. No Iñigo, te equivocas. Los carteles, las pegatinas, las pintadas y demás llevaban desde las 12 del mediodía adornando todo el Casco Viejo de la capital (Y te lo deigo con seguridad porque vivo en él y soporto la dejadez de las instituciones) Así que no ha habido efecto llamada (Y que quede claro que luchar contra la dispersión me parece legítimo, pero como todo, en su justa medida).
    En fiestas…. de fiesta (En todos los sentidos)

  7. A ver. Me fijaba en la obsesión del PP por una pancarta en concreto. En lo otro, tengo una opinión muy similar a la tuya.
    Pero la pancarta en cuestión pedía el fin de la dispersión y, en éso, estoy de acuerdo.

  8. Sí, en lo que expones (pintadas, carteles…), tengo una opinión muy similar a la tuya.
    El Casco Viejo parece un parque temático.

  9. Para Mikael Johansson:

    Nada… te devuelvo el «zasca». La misma pancarta está puesta enla misma txosna.

    Tengo la fotografía de anoche pero por aquí no se puede adjuntar.

    La tienes en mi Twitter: @inigolanda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *