Telecirco

«Ver un asesinato por televisión puede ayudarnos a descargar los propios sentimientos de odio. Si no tienen sentimientos de odio, podrán obtenerse en el intervalo publicitario«. No le faltaba razón a Alfred Hitchcock.

Tenemos que partir de la base que hay determinadas cadenas de TV que hacen del morbo y del amarillismo su principal línea argumental en sus parrillas de programación. Voy a ceñir la crítica a una determinada cadena de televisión: Telecinco, uno de los máximos exponente de la denominada «telebasura» (también conocida popularmente como «Telecirco«).

¿Qué le puede importar a alguien cuántas pastillas aparecieron al lado del cadáver de Blanca Fernández Ochoa? ¿De qué marca era la botella de vino blanco que apareció junto a las cajas de sus medicamentos? ¿Cuántas cubatas tomaba a diario o qué sustancias consumía Camilo Sexto? ¿Cuántos restos de yeso tenía sobre la cabeza el pobre crío Julen? ¿Cuánto tenía en la cuenta bancaria la asesina confesa de Gabriel?

Pues, sí. Parece que todos esos datos (que exceden de una información seria y rigurosa) importan… e importan más que lo que creemos. De hecho, Telecinco es la cadena de televisión más vista en España (y también en Euzkadi). Como decía Albert Camus, «Hay medios que no se pueden excusar» y cadenas de televisión, como la citada, es el espejo donde se refleja el fracaso de todo un sistema cultural y social.

Es inútil del todo no reconocer que vivimos en la era de la televisión. Una sola toma de una enfermera bonita ayudando a un viejo a salir de una sala dice más que todas las estadísticas sanitarias.

Ampliando el espectro a otros medios, si se analiza con rigor, tampoco se trata de nada extraño si observamos que el diario deportivo Marca es el periódico más vendido en el Estado. Resumen: A la gente le gusta el morbo, los chismes y el fútbol. Punto.

A partir de ahí, las empresas de comunicación simplemente se limitan a suministrar al público lo que a éste le gusta o lo que éste demanda. Es triste pero es lo que hay.

¡Viva el vino!

2 comentarios sobre “Telecirco”

  1. Y hasta existe definición. El Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) lo define así: «La telebasura no es un género televisivo específico sino la vulneración de derechos fundamentales y la falta de consideración hacia los valores democráticos o cívicos».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *