Nada que celebrar

Hoy hago fiesta porque Santiago, patrón de la Nación Galega, también lo es de la Villa de Bilbao. Por lo demás, nada tengo que celebrar. Ni «Días de La Raza«, ni «Días de la Hispanidad«, ni de la patrona del tricornio, ni nada por el estilo. En realidad, lo llamen como les llamen, yo NO celebro genocidios.

Que yo no lo haga, no significa que no felicite a las y los españoles que lo quieran celebrar. Como no puede ser de otra manera, deseo que pasen un feliz día con sus políticos ultras y neo-falangistas y con los de «La Reconquista«, con su naftalina, con sus Marquesas de Groelandia y sus premios Nobel peruanos, con sus inmensos banderones y su Plaza de Colón, con sus presuntos «quema-iglesias«, con el prior del Valle de los Caídos y la momia del asesino sublevado, con su maldito mausoleo, con el hijo del heredero de Franco, sus «eméritos» padres, su mujer «Con Z» y sus preciosas hijas; con sus «ecuánimes» jueces y Juntas Electorales, con la cabra de La Legión, con sus tricornios y Piolines varios, con sus tanques que no entran en hangares y con sus submarinos que no flotan, con sus cutres desfiles, con sus corruptos, con sus «ejemplares» banqueros, con sus PERs y peonadas, con su Eurovisión, con «La Roja» y con el bombo de Manolo, con sus pobres desahuciados, parados y pensionistas, con sus «pelotazos», «burbujas» y «ladrillazos»; con sus aeropuertos sin aviones y autopistas sin coches, con sus abducidos «coros» del «a por éllos, oé, oé, oé«, con sus botijos, siestas y panderetas; con su «Telecirco«, con su salvajada taurina, con su picaresca, bandoleros, lazarillos y sus nuevas versiones de Lutes, Vaquillas y Toretes; con sus Tabarnias, con sus chanchullos y trampas al solitario, con sus concertinas en sus ridículas fronteras, con su racismo y xenofobia, con sus homófobos, con sus «catalanofobias» y «vascofobias«, con sus odios al diferente, con su imaginaria superioridad institucional, cultural, moral y social; con sus eternas elecciones, con sus despilfarros y comisiones ilegales, con su insolidaridad…

A todas y todos, feliz Día de La Raza… Así les han escrito la historia. El resto es el inútil intento de pedir peras al olmo.

Genuina «Marca España«… Tampoco le demos más vueltas. ¡Viva el vino!

4 comentarios sobre “Nada que celebrar”

  1. Genial artículo Iñigo!! Completamente de acuerdo con todo lo que dices y creo que somos miles los que así pensamos. Eskerrik asko!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *