Y ya que el Pisuerga pasa por Pucela…

Lunes, 7 de octubre de 2019. 11,00h. Suena el teléfono fijo. Se trata de una encuesta que dicen realizar en nombre del Ayuntamiento de Bilbao. Se trata de un número con prefijo de Gipuzkoa.

Por lo visto, se trata de hacer un aluvión de encuestas y no discriminan. Obviamente le dirán a su pagador que han hecho un determinado número de llamadas el día tal entre tal y tal hora (nunca dirán que han repetido encuestados). Así, a las 21,00h del mismo día, vuelve a sonar el teléfono fijo. Se trata, de nuevo, de una encuesta que dicen realizar en nombre del Ayuntamiento de Bilbao. Es otro número de la mismo rango asignado en marzo de 1998 por Telefónica de España S.A.U. en el municipio de Eibar. Es la misma empresa encuestadora. Obvian todas las advertencias sobre privacidad, consentimiento y demás cuestiones relacionadas con la vigente Ley de Protección de datos. De entrada, no sé quién les ha facilitado un número de teléfono particular (que no figura en Guía alguna)… y mejor que no me dé por saberlo. Antes de continuar, debo de dejar bien claro que dispongo registro de ambas llamadas y que yo sí sé quién es la empresa que realiza las llamadas.

La primera llamada comienza con la pregunta-cebo previa de a ver si en domicilio vive alguna persona entre 16 y 36 años. Se responde afirmativamente. Comienzan la encuesta que quienes dicen realizarla en nombre (o por encargo) del Ayuntamiento de Bilbao…. Comienza el cuestionario con un ¿»Qué es lo que más le preocupa a usted«? Respondo que a ver qué es éso de «lo que más me preocupa«… ¿Lo que más me preocupa en Bilbao? Para mi sorpresa la entrevistadora me contesta que no… que «A ver que es lo que más me preocupa en general» (vamos, lo que me preocupa en la vida). Perplejo, hago un silencio, me percato (el año pasado también me llamaron) y respondo con una pequeña «trampa»: Respondo que me preocupan las jubilaciones. No pasa nada. tengo 36 años y «cuela».

La segunda llamada comienza con la misma pregunta-cebo previa ¿»Qué es lo que más le preocupa a usted? De igual forma, respondo que a ver si es lo que más me preocupa en Bilbao y otra vez me dicen que no. Así, otra vez debo contestar sobre lo que vitalmente me preocupa. Esta vez opto por responder que me preocupa «La Amazonía«. En esta ocasión reconozco tener mi edad real: 52 años. Es igual, si llego a decir que tengo 6 años, vista la velocidad que llevaba la entrevistadora, hubiese servido.

Vaya por delante que, perfectamente conocedor de las mismas, me presto a este tipo de pantomimas por el simple hecho de empatizar con la trabajadora o trabajador de turno que realiza las encuestas. Soy consciente de la mierda de sueldo que cobran y, ello, siempre por encuesta realizada y finalizada.

Bien, en ambos casos, la forma aleatoria de «buscar» no es ni medio seria ni profesional ya que no discriminan números telefónicos ya encuestados. Si seleccionamos de forma cutre, los resultados no lo serán menos cutres. Es de cajón.

Ambas encuestas son las mismas: Partiendo de la premisa de que al encuestado le preocupe o le deje de preocupar (es un dato residual, una especie de comenzar el cuestionario) la Amazonía, el paro, las jubilaciones, la capa de ozono, el muro de Trump, la Selección nacional de ping-pong, la resurrección de Chanquete, el puesto de España en Eurovisión, o la exhumación de Franco… entramos en materia. Comienza la encuesta telefónica:

– ¿Vive usted en Bilbao? (No olvidemos que llaman a un teléfono fijo de Bilbao)
– ¿En qué Distrito de Bilbao vive?
– ¿Cual es su edad?
– ¿Qué nivel de estudios tiene?
– ¿Qué tipo de trabajo tiene?
– De 0 a 10, ¿Conocimiento de euskera?
– ¿Detecta problemas en su zona como prostitución, alborotos, drogas, mendicidad, robos, botellón?
– De 0 a 10, ¿Es Bilbao una Ciudad Segura?
– De 0 a 10, ¿Es su Distrito seguro?
– ¿Observa mayor presencia de la Policía Municipal en Bilbao? ¿Lo considera positivo o negativo?
– ¿Observa mayor presencia de la Policía Municipal en su Zona? ¿Lo considera positivo o negativo?
– ¿Observa un aumento de acciones delictivas en su Zona?
– ¿Cambia de recorrido o toma alguna precaución (no llevar dinero, joyas…) al transitar por su Zona?
– ¿Ha sufrido alguna actuación delictiva?
– ¿La ha denunciado?
– ¿La ha denunciado a la Policía Municipal?
– ¿Ante quién la ha denunciado?
– ¿Qué trato ha recibido de la Policía Municipal en atención y respuesta?
– ¿A quién llamaría en el caso de necesitar ayuda, a la Policía Municipal o a la Ertzaintza?
– ¿Se ha dirigido a la Policía Municipal o sus Agentes a usted en alguna ocasión?
– De 0 a 10, ¿Qué trato ha recibido?
– ¿Le han tratado de «tú» o de «Usted?
– ¿Volvería a llamarles o llamaría a la Ertzaintza?
– De 0 a 10, Valore aspecto, limpieza personal y en uniformes de los Agentes de la Policía Municipal.
– ¿Qué carencias observa en la Policía Municipal de Bilbao?
– ¿Qué propone para mejorar la Policía Municipal de Bilbao?

… Y alguna más. Perfecto. Todo parece una encuesta encargada por la Dirección de Seguridad Ciudadana e idéntica a la del pasado año. Las preguntas se repiten. Mis respuestas también. Si una respuesta a qué es lo que se echa en falta en la Policía Municipal respondes que echas en falta una Policía de cercanía (Policía de Proximidad, vecinal, de Barrio) todo, aparte de derrochar dinero, se va al traste. Aunque sea de Perogrullo, me explico: Con una policía vecinal no sería necesario que a un ciudadano de Bilbao le tuvieran que encuestar repetidamente desde Gipuzkoa ni desde ninguna parte. ¿Cuánto vale todo ésto? ¿De qué sirve realmente? ¿Son datos para ser utilizados en argumentarios?¿No sería más productivo gastar nuestro dinero en dotar a nuestras y nuestros Agentes de la Policía Municipal con Chalecos de Seguridad y otros equipos personales o, simplemente, con vehículos dónde entren los más altos?

Pero (siempre hay «un pero«)… ta-ta-chán!!! Éste año, la encuesta tiene «postre» o «propina»:

– ¿Conoce cómo se llama el alcalde de Bilbao?
– De 0 a 10, ¿Puede valorar su gestión?
– ¿Puede valorar la gestión «en general» del Ayuntamiento de Bilbao?

Ésta es buena… ¿Qué coño tiene que ver con la Seguridad Ciudadana si el Alcalde se llama Juanmari o se llama Pepito? En realidad, uno llega a tener la sensación que le están preguntando ¿De qué color es el caballo blanco de Santiago?

Porque la encuesta dice ser confidencial, me reservo las notas (de 0 al 10) otorgadas a todas las preguntas pero es preciso recordar que la gente no es tonta de baba y, terminar una encuesta sobre Seguridad Ciudadana preguntando a ver si el encuestado conoce el nombre del alcalde, lo único que trae consigo es restar credibilidad a la última intención de la encuesta.

En realidad, aunque estemos en pleno derecho, nunca conoceremos la «cocina» de estas encuestas ni cuanto nos cuestan pero sí me aventuro a decir que el grado de conocimiento de la persona por la que nos preguntan, seguramente, será mucho menor que la del «inventor» de lo de «la guerra al navajero«. Es lo malo de querer tener referentes de forma obsesiva y, en este caso, referentes inalcanzables.

En resumen, tenemos una encuesta realizada desde Gipuzkoa (…no habrá empresas del ramo en Bilbao…) en la que nos encontramos con en una especie de outlet (en plan Socialmedia Today) en una suerte de un 5 x 1.

Ya saben mi edad, sexo, nivel de estudios y Distrito de residencia. Solo les ha faltado preguntarme si bebo o fumo. Así, empezando por La Amazonía o las jubilaciones, y con la excusa de mi percepción sobre la seguridad ciudadana me puedo encontrar con algo similar a ésto:

«Los varones de Bilbao entre 40 y 50 años (o entre 30 y 40 años, ya que en encuesta matinal tenía 36), con estudios superiores, reconocen beber como cosacos y fumar como carreteros… Conocen mayoritariamente a el alcalde Aburto. Concretamente, reconocen conocerle de una forma coloquial y cercana como «Juanmari» y dan un notable alto a su gestión. Dicen utilizar parcialmente el euskera. Ya, de paso, para ellos Bilbao es una Ciudad Segura o Muy Segura. Aprueban mayoritariamente a la Policía Municipal de Bilbao a la que, en un alto porcentaje, llamarían antes que a la Ertzaintza, y ello debido a su trato cercano. De forma minoritaria, dicen preocuparles aspectos como el Medio Ambiente o las jubilaciones«.

Tendría que haber dicho que me preocupaba la salvajada de la tauromaquia en Bilbao. A veces parezco nuevo!!!

En fin. Mis «felicitaciones» a la creadora o al creador del cuestionario. Con idéntica pauta, yo podría hacer otra teledirigida encuesta (e igualmente bien remunerada) según la cual, con las respuestas de las personas encuestadas en plena Gran Vía de Bilbao, llegase a la conclusión de que dicen saber «más o menos» por donde «cae» San Mamés.

Todo es como se pregunta y con qué intención se hace.
En lo que a mí respecta, no cuela.

5 comentarios sobre “Y ya que el Pisuerga pasa por Pucela…”

  1. Cómo te pasas, Landa!!!
    De ésta, te echan también de aquí!!!

    Pero sigue así… En ETB ya nos hemos dado cuenta que tu impeninente lazo amarillo te ha pasado factura.

    Aquél día, en el Programa de Klaudio (con aquél facha con bigote de facha) no deberías haber cedido con lo del lazo. Hoy, él facha sigue y sonríe y tu estás en la calle,

    Coherente pero en la calle. Es lo que hay…

    Ánimo y sigue criticando (o protestando) por lo que creas.

  2. A mí también me hicieron la encuesta.

    Me pareció una entrevistadora que podría dedicarse a cualquier cosa menos a éso. En la sexta pregunta insistía en que contestase a una opción. Lo volvió a hacer en el grado de conocimiento del alcalde e Bilbao.

    No contesté a las últimas preguntas ya que le dije que no quería seguir con la entrevista y me colgó con malas formas.

  3. Totalmente de acuerdo.

    Es una encuesta que busca poner nota a Aburto disfrazada de seguridad ciudadana. Veo que, o eres «elegante» o que no buscas problemas .

    Si te sirve de algo, la hice entera con una entrevistadora muy borde. No le debió gustar mucho que le pusiera un DOS a Aburto. Me volvió a preguntar ¿Pero de 0 a 10? y la contesté que, de cero a diez le daba un dos. y que a la anterior pregunta también le había dado un dos.

  4. A la primera pregunta terminé la encuesta. No me pareció seria y tampoco se quiso identificar.

    Coincido con lo de la pregunta sobre la edad. Me preguntó si en el domicilio había personas entre 16 y 30 años (creo). Le dije que vivía sola y que duplicaba la segunda edad. Me dijo que era igual.

    La pregunté quién le había facilitado mi teléfono y seguía preguntando como un robot. Tuve que colgarla.

    Ni serio, ni profesional y, encima, amargada.

  5. ¿Para qué esas encuestas tan absurdas? ¡Qué pérdida de tiempo y de dinero!

    Pero, total, como lo pagamos entre todos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *