Haciendo el ultra desde la red social del pajarito

La pasada semana Twitter limitó la cuenta de Vox por “incitación al odio”. Así, la red social impidió tuitear al partido ultra tras determinar que una respuesta incumplía sus reglas.

Concretamente, como bien exponía Jordi P. Colomé, la aún legalizada formación de ultraderecha estuvo más de 48 horas sin poder enviar mensaje tras un mensaje que Vox respondiendo Adriana Lastra. La portavoz socialista escribió en un mensaje referido al partido ultra en el que se leía que “no soportan al colectivo LGBTI, no soportan el matrimonio entre personas del mismo sexo, no soportan la igualdad entre mujeres y hombres, no soportan que sus ideas retrógradas no sean las de toda la sociedad”.

Por ello, desde la cuenta oficial del partido del franquista Abascal, respondieron que “Lo que no soportamos es que os metáis en nuestra casa y nos digáis cómo tenemos que vivir y cómo tenemos que educar a nuestros hijos. Y menos aún que con el dinero público promováis la pederastia”.

La referencia final provocó una denuncia que Twitter, en un principio, dejó pasar al no encontrar “ningún incumplimiento de las Reglas” pero, posteriormente, cambiaron de opinión estableciendo (acertadamente) que sí sobrepasaba sus reglas. El «castigo» era dejar la cuenta limitada sin tuitear durante 12 horas pero los ultras decidieron alegar, lo que alargó ese plazo.

Y sólo tenían en su mano la única opción de solventar este asunto: borrar su tuit. Se negaron a hacerlo y el tuit no está visible por decisión de la compañía. pero, al final,  los ultras han tendido que claudicar. Si tenemos en cuenta Vox tiene cerca de 400.000 seguidores en Twitter la opción de dejar morir esa cuenta por defender que no hay que dar un pasó atrás y mantener el mensaje es costosa ya que recuperar esa cifra de seguidores no se logra en dos días.

Este conflicto entre Twitter España y Vox puede ser el primer ejemplo de innumerables conflictos. Y es que, entre ambos, debido a que la actitud fascista de la formación de extrema derecha es la que es y las Reglas de la red social son las que son… y, por cierto, son bastante claras: Sobre «categorías protegidas» vemos que está prohibido dirigir a las personas contenido destinado a incitar al miedo o difundir estereotipos de temor sobre dicha categoría protegida, lo que incluye afirmar que los miembros de la misma tienen más probabilidades de participar en actividades ilegales o peligrosas. Por ejemplo, «Todos los miembros de un grupo religioso son terroristas«,  o «Todos los militantes, simpatizantes, o simplemente, votantes de determinados partidos políticos (especialmente vascos y catalanes) son terroristas».

Pues nada, pero que esas Reglas se cumplan del todo, es decir, que la persistencia en una actitud determinada puede acarrear el cierre definitivo de la cuenta. Y no sé por qué me da que los ultras están por la labor de reincidir adrede para, luego, y sin ser tal, poder «venderlo» como una censura.

12 comentarios sobre “Haciendo el ultra desde la red social del pajarito”

  1. No creo que VOX cometa el error de buscar que le proscriban de TWITTER. Serán de ultra-derecha pero no parecen tontos. Cómo bien has dicho, para ellos (cómo para otros muchos), TWITTER es un altavoz muy importante del que no se pueden permitir el lujo de prescindir.

    Mi apuesta es que tirarán un poco de la cuerda y ya está. Luego igual sucede lo contrario pero tengo la impresión de que son bastante más listos que Torra, que el día que explicaron cuando dejar de tirar de la cuerda faltó a clase …

    Le llevan a juicio, se pone gallito ante el Tribunal autoinculpándose para buscar la evidente condena (y de paso, entrar a formar parte del Paraíso de los Mártires Catalanistas) y, luego, se sorprende de que esa condena se cumpla.

    Creo que a Quim se le acabó el recreo. Parece que pronto va a tener tiempo de escuchar tranquilo en su casa ese gran «hit» de ABBA que decía así:

    Waterloo, I was defeated, you won the war
    Waterloo, promise to love you forevermore
    Waterloo, couldn’t escape if I wanted to
    Waterloo, knowing my fate is to be with you
    Wa-Wa-Wa-Wa-Waterloo
    Finally facing my Waterloo

  2. Iñigo, pues va a ser que el ultra español es una especie a proteger, como el toro de lidia.
    Ignoro el por qué, dado que hay millones de ejemplares en libertad, desde el señor pequeño que tenía bigote y habla sin mover el labio superior, hasta el aguerrido muchacho rojigualdo que pega a los gays, pasando por el periodista contrahecho que grita muerte a los rojos sentado sobre tres cojines para llegar al micrófono, todo un variado y colorista biotopo facha campa a sus anchas, bien nutrido y defendido.
    Igual los que estamos en peligro de extinción somos los demás.

  3. Toc-toc-toc… ¿Hay alguien? ¿esta es la entrada para hablar de Torra y el catalanismo?
    Perdón, creo que me he confundido… ya me voy

  4. No. Esta entrada es para hablar de la ultra derecha vetada (con razón) en Twitter.
    A ver mañana…
    Ah, no, que toca Marimar, ésa víctima de oro!!!

  5. Iñigo,

    Felicitarte por el nuevo becario del equipo destinado a tareas de examen y control de la temática de los comentarios (aunque estoy convencido que no necesitas ayuda ya que solo lo haces francamente bien) y, de paso, agradecerte que no hayas censurado mi comentario de antes por no ajustarse parte del mismo al tema de tu entrada del blog de hoy.

    Saludos ¡¡

  6. Al Incondicionalmente subvencionado, decirle que no soy becario (¡¡qué más quisiera yo con los tiempos que corren!!), pero sé distinguir el tema de una conversación, aunque sólo los fascistas sabéis imponer temas y formas (la verdad es que saber, sabemos todos, pero sólo los fascistas usáis esa sabiduría),
    Ahora, si quieres, también podrías entrar a defender el derecho inalienable de VOX a ser homófobo, o a defender los magníficos planos de la Monasterio o…….. total, como te da igual el tema, tú dices lo que quieres, cuando quieres y donde quieres…
    Un beso, mi amollll

  7. Claro que seguiré diciendo lo que quiera, cuando quiera y donde quiera o pretendes que te pida permiso a tí, palmero?

    El beso guárdalo para el autor de este blog por quien está claro que profesas un amor incondicional … lo cuál, por cierto, me parece muy bien (para que veas que no soy homófobo ni tengo intención de defender a nadie que lo sea).

    Lo de «subvencionado» supongo que lo has puesto en plan pataleta porque no tenías nada que decir. No tiene mayor importancia pero te animo a que leas algo más que este diario para que cojas fluidez oral, escrita y, sobre todo, mental (empieza por los comics de Zipi y Zape, tampoco es cuestión de saltar de golpe a Nietzsche).

  8. Bueno:
    1. Seguirás diciendo lo que quieras si se atiene al artículo (como ya se comunicó a primeros de año).
    2. Cuando quieras, si se cumple lo expuesto en el punto 1.
    3. Donde quieras, si se cumple lo expuesto en el punto 2.
    4. Ante cualquier duda, consultar los puntos 1, 2 y 3.

  9. Seguiré diciendo lo que quiera donde quiera, incluido tu blog.

    Y serás tú, cómo no puede ser de otra forma, quien publique lo que crea conveniente.

    Dicho esto, haré todo lo posible para atenerme al tema que tú trates para evitar que no me publiques comentarios.

    Un saludo y gracias, Iñigo.

  10. Pues mañana toca la ínclita Marimar Blanco.
    Por si quieres preparar algo.
    Ya sabes que me cae muy bien esa infatigable trabajadora con alta cualificación profesional!!! 😉

  11. Pues esperemos el artículo de Marimar y esperemos también que los recalcitrantes anónimos se hayan leído, aprendido, interiorizado y sepan aplicar el artículo 1.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *