Apostar por la vivienda social (Por Xavier Cassanyes*)

Sexagésimo octavo día de confinamiento
#YoMeQuedoEnCasa

Para salir de esta crisis, que no ha sido por causas económicas, uno de los subsectores a mirar es el de la construcción que tiene capacidad de activarse con relativa facilidad. Por su estructura, además de las grandes constructoras focalizadas en la obra pública de envergadura, la industria cuenta con un gran número de medianos y pequeños empresarios que pueden movilizarse por proyectos medianos y pequeños con rapidez, y proyectar y licitar a corto y medio plazo, arrastrado a una importante industria asociada.

En su doble vertiente de obra nueva y de rehabilitación y reformas, la construcción (para clientes particulares o promotores, privados o institucionales) es un indudable nicho de activación económica a movilizar y más, aún, si se enfoca a cubrir necesidades sociales como la vivienda. Los plazos no dan para el hoy para mañana, pero el anuncio de voluntad pública repercute inmediatamente en las expectativas de corto plazo.

Recordaba en un reciente artículo publicado (Última Hora, 8.4.2020) que tras la Primera Guerra Mundial, Viena puso en marcha un plan modélico de construcción para alquiler social, que pervive hoy en día, siendo hoy que el 60 por ciento de la vivienda de alquiler en la capital austríaca es de propiedad municipal, alojando al 20 por ciento de la población.

El precio de la vivienda social en Viena es de 9,60 euros metro cuadrado por mes, para ingresos de 43.970 euros de ingresos anuales para una persona, o 65.530 euros para dos,… Aunque el precio del alquiler puede variar según la coyuntura.

En 2017, The Gardien, publicaba que por una casa de 80 metros cuadrados se pagaba 560 euros mensuales, a 7 euros por metro cuadrado y mes.

En datos de 2018, la renta per cápita en Austria era de 32.204 euros mientras que la del Estado español era de 25.330 euros; en términos comparativos, siguiendo el modelo vienés, el precio del metro cuadrado en el Estado español sería de 7,55 euros metro cuadrado por mes para una persona que no llegaran a 34.584 euros anuales y de 51.341 euros para dos ocupantes.

Adaptar el sistema al Estado español debería de contener otros factores, como si se destina a un módulo familiar, según el número de personas, o para jóvenes que se independizaran; y no habría que desestimar la construcción de loft de menos de 50 metros cuadrados, pensados para una persona, y, en ese caso, para evitar la posible sobre ocupación, con duración condicionada y limitada a pocos años.

En este momento de urgencia de reactivación económica (no menos de 3 años para la normalidad) y, para poner soluciones a la escasez de vivienda a precio socialmente asequible, tendrían que flexibilizarse las normativas urbanísticas, con la previsión de polígonos nuevos para promociones singulares y con diversidad de modelos de contrato. Desde el régimen de alquiler tradicional o el acceso en propiedad en condiciones próximas a la del mercado, hasta la fórmula de propiedad municipal con derecho de uso por periodos largos, de hasta una generación.

Se trataría de intervenir en el precio del alquiler, como se ha mostrado eficaz en el caso de Viena, y a la vez favorecer la movilidad en la ocupación de la residencia, facilitando que las familias puedan optar a viviendas mayores o menores en función de las necesidades de sus ciclos de vida.

Otra fórmula es el Co-housing. Originado en Dinamarca, en la década de los años sesenta del siglo pasado, surgió como necesidad de aunar forma de vida alternativa, con un alto grado de sentido de comunidad con servicios comunes y apartamentos, para la vida en privado,

abaratándose, así, el coste de la vivienda al construirse sobre solares públicos, con cesión de uso, alquilados a la municipalidad.

(*) Xavier Cassanyes en Última Hora-Noticias de Mallorca (Illes Balears)

11 comentarios en «Apostar por la vivienda social (Por Xavier Cassanyes*)»

  1. Realmente coger un aspecto únicamente de una economía no tiene mucho sentido. Ver Austria y solamente fijarse en un aspecto legal, hace que se pierda la perspectiva. Quizá haya que asumir todos para obtener una visión con validez real. Y así y todo es complejo. La estructura productiva, la pirámide de edades. Las escalas impositivas, legislación laboral….. coger lo aparentemente bueno de un modelo social obviando el resto no es realista.

    Quizá lo más fácil es empezar por el principio: evitar que la vivienda se convierta en la taifa del concejal de urbanismo de turno, con planes de ordenación objeto de mamoneo, evitar que sea el caramelo a repartir (recordemos hace años a cierto consejero del gobierno vasco de en los sorteos de las viviendas, aquello parecía el Olentzero) y sería mejor evitar arbitrariedades, y en lugar de reinventar la rueda con experimentos que llevan a haver crecer el monstruo de las administraciones públicas, ellas mismas empiezan haciendo algo que SI pueden pero les deja sin su poder de tiranuelas, y que por ello nunca quieren aplicar.

    1.- Anulación de impuestos (IVA , ITP y los que existan) a las viviendas. Son dineros que la administración roba de los usuarios. Al ser algo tan esencial (¿o no es así?), mejor que las administraciones voraces dejen de meter la cuchara en todo

    2.- Liberar el suelo de los corsés de los PGOU. Que si urbano etc. fuera. Es mi terreno, me hago una casa. Otra cosa es como se pagan los servicios. No tiene que haver un concejal chantajista de cuya graciosa concesión dependa lo que hago con mi terreno (esa es otra, ¿de quién es el terreno?). Puedes regular algún aspecto medioambiental, quizá. De salubridad quizá. Pero nada más.

    Y así, eliminar muchas más. Todas de hecho. Fuera impuestos, fuera regulación superflua. Si es tan importante, basta de mangonear, de tasar y de regalar en base a intereses electorales y para salir en la foto. Y lo mismo respecto a los alquileres. O las casas «ocupadas». Y si no tienes pasta para vivir en la Gran Vía de Bilbao, pues no vivas. Sin más.

  2. Gracias Pocopasaparaloquepodiapasar, entiendo tu punto de vista y no voy a entrar en él porque yo sí creo que hay que organizar el territorio desde el punto de vista de su rentabilidad social, de sociedad me refiero. La ley del suelo, la primera, de 1956 fue hecha que sensibilidad social, por un falangista mira por dónde. Fijó los coeficientes mínimos de espacios comunitarios, para equipamientos y espacios verdes. Por eso en España, entre otras, no tenemos playas privadas como en nuestra vecina Francia.
    El tema del cohousing, para personas mayores es el que estoy impulsando en Mallorca, me parece una alternativa no solo económica sino de calidad convivencial, pero también puede ser válida para generaciones jóvenes.
    No solo es cuestión de dinero, o de no vivir solos en apartamentos, sino disfrutar del goce de la interelación entre afines que al final acaban en amistades de calidad.
    Obviamente, las experiencias de cohousing, y sobre todo si se va a organización de tareas compartidas (un grado en el que soy escéptico) precisa de que los cooperantes provenga de amistades bastante consolidadas.
    Un abrazo .

  3. Gran oferta de viviendas sociales de alquiler en Suecia, Países Bajos, Reino Unido, Islas Feroe, Gibraltar, Finlandia.
    Suedia-ko, Herbehere-etako, Erresuma Batu-ko, Faroe Uharte-etako, Gibraltar-etako, Finlandia-ko Gobernuek BPGren %3 bideratzen dute etxebizitza-politikarako.
    Los Gobiernos español, catalán, vasco del Reino español deben intervenir para hacer asequibles la compra o el alquiler de viviendas para las familias españolas, catalanas, vascas.
    Debe haber niveles y modalidades económicas de apoyo a las familias para poder alquilar viviendas sociales.
    EAJk euskal familien aldeko etxebizitza-politika bultzatuko ditu.

  4. Hola me llamo MaJose García vivo. en una habitación y me es inaguantable no tiene uno espacio. Tengo 52años divorciada. Ya estuve en la Consejería de vivienda. Al no estar empadronada. Ahora ya ya figuro empadronada. Solicité una vivienda de de protección Ofial. Soy minusvalía con enfermedades severas. La vivienda la opté de alquiler. Copro 733€ por eso me decidí la Consejería de vivienda. No Copro como ni como esos países que seguro copran el sueldo Interprofesional. Tengo una una enfermedad permanente absoluta del 65% hace ya 20años ahora estoy peor. Por eso les pido que tengan mi situación en consideración. Gracias.

  5. Yo quisiera información para querer exarlo tengo una niña de 6 años vivo con los padres de el padre de mi hija por qué me echo mi madre a la calle y necesitaría un piso de protección oficial por favor me podriais decir cómo lo puedo Acer muchas gracias

  6. Archiduque de aitzgorri, MAJOSE, Arantzazur, muchas gracias por vuestros comentario.
    Sin duda las administraciones, sobre todo las autonómicas, son las que tienen los recursos económicos y legales, para tomar más cartas en este asunto de la vivienda social.
    Yo vivo en Mallorca y, por tanto, no estoy al cabo de cómo funcionan las instituciones vascas pero seguro que indagando en la web, no sé si del gobierno o de las diputaciones, debe de haber un paso para enterarse y, al menos, recibir indicaciones de cómo conseguir solución a los problemas que planteáis, MAJOSE y Arantzazur.

    Archiduque de aitzgorri, no sé cuál será tu situación, pero veo que estás sensibilizado por la cuestión del alquiler social. Pienso que, si tu disponibilidad de tiempo te lo permite, sería muy buena labor trabar algún tipo de iniciativa encaminada a aportar, o a gestionar cerca de las instituciones para dar cobertura a esa necesidad social de alquiler digno y en condiciones asumibles. En este tema valdría la pena que se creara ONG´s locales o provinciales con ese enfoque verdaderamente altruista y de urgencia porque, la vivienda es el primer eslabón de la estabilidad de una familia y soporte de integración en la sociedad.
    Muchas gracias.

  7. Gracias Xavier. Al final mi planteamiento es que las iniciativas no pueden ni deben ser una sangría , como siempre, para el dinero de todos. Siempre aparecen necesidades que justifican la creación de un agujero para políticos y allegados, que deben justificarse y la mejor vía es tirar de impuestos. Si lo que propones es iniciativa privada, fabuloso para quien quiera entrar en ello. Si implica que la administración ordena, dispone, gasta y tal, pues parece otra vuelta de tuerca. Andamos con deudas brutales y una situación que va a peor. Y no hacen más que aparecer necesidades urgentes que deben pagarse vía impuestos, endeudando el país, y que lleva a inventar vías para aumentar impuestos. Pero bueno, suerte con la iniciativa, y a ver si no cuesta dinero público de una u otra forma.

  8. Gracias Pocopasaparaloquepodiapasar por el comentario.
    De las administraciones se espera sobretodo que faciliten la gestión.
    Simplicidad administrativa, que pongan a disposición suelo público con calificación para ese tipo de uso específicamente de función social y, en su caso, facilidades crediticias para que la devolución de préstamos sea a réditos créditos bajos y plazos preferenciales, como los que se ha aplicado al rescate bancario.
    Aquí hablaríamos de cientos no de miles.
    Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *