4 comentarios en «Mañana me reincorporo. Mientras tanto…»

  1. Lo ha hecho de p.m, y mientras los vascos estaremos en España y Francia, como leales súbditos agasajando en el caso peninsular con aurreskus y demás al preparau.

  2. Como bien dice J.C. Ibarra seguimos mirando al dedo, y no a la Luna. Pero es que los medios nos lo hacen ver así. Parece ser que el dedo es asunto rosa (asunto Corina, que escandalo por dios) o salmón, comisiones, Suiza, inviolabilidad, delito fiscal, (prescrito, valga la redundancia, vaya por dios)…
    Pero la Luna, a donde hay que mirar, y nunca se mira, y no aparecen en los papeles, ni en las ondas, ni en las pantallas…son las empresas, que hacen negocios con el infiel y su católico primo, construyendo trenes y hoteles, obteniendo pedidos de fragatas, handling de aeropuertos, mundiales de fútbol..
    «Cherchez la famme», decía Simenon por boca de Maigret. Más bien «cherchez l’argent», habría que decir: Seguir el dinero. ¿Quien paga, quien cobra? A quien le interesa vender? Ese paga ¿a quien le interesa cobrar? ese concede licitaciones. Ese circuito es el que hay que seguir.
    Tommy de Vito (Joe Pesci en «Goodfellas») quiere ser de la familia, y lo va a conseguir, pero entre golpe y golpe comete una tropelía menor (matar agolpes a alguien que le cae mal), pero suficiente para no conseguir ser «uno de los nuestros».
    Quien ha salvado repetidas a nuestro Pesci particular, campechano y mujeriego, repetidas veces, no ha aguantado algo, que puede ser el no compartir («no tiene muy claro el concepto de legal e ilegal» tampoco lo mio y lo tuyo, creo yo) o sencillamente que se le ve mucho la escopeta y la Corina. Torpezas las justas. Inda y Villarejo ya tienen contenido documental en el portamaletas. Y cuando interese, a por la «Autoridad competente» que mencionaba F’VI en su comunicado de 15 de marzo pasado, que sabía los asuntos suizos desde el 21 de marzo anterior.
    Mientras, por confirmar la comisión parlamentaria del tren a La Meca.
    A ver si el inviolable es el Ibex 35…

  3. «Majestad, querido Felipe»
    Así empieza la famosa carta del sátrapa escurridizo.
    Patéticamente arcaico.
    Mucho mejor el texto que circula por las redes:
    MI PAZ OS DEJO
    MI PAZ OS DOY
    QUE OS DEN POR C…
    QUE YO ME VOY
    Hubiera sonado mucho más sincero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *