Modernizar la mangancia

Comienza a haber exceso de oferta de mano de obra y escasez de mercancía en el tema del mangoneo menudo. En Bilbao se ha dado el curioso caso de un joven (de nacionalidad «inombrable«), detenido por robar un móvil a otro, que a su vez, también lo había robado. A pesar de que nuestra Villa es una de los lugares más seguros del planeta, de vez en cuando, «alguien se lleva por las buenas o por las malas las cosas de alguien» que decía Gila.

El exceso de autoprotección del ciudadano vulgar llevando el móvil tan apretado en el bolsillo del pantalón vaquero, que haría necesario usar una rotaflex para sustraerlo o la desconfianza que nos hace llevar los bolsos agarrados con la misma fuerza que aplica un cocodrilo al morder, dificulta la ya de por sí complicada labor del delincuente común de poca monta.

Este cúmulo de dificultades para el maleante se ve incrementado por la tensión y el engorro de ser capturado por algún poli de vez en cuando.

Que si le cachean y le identifican a la vista del público sin respeto a su privacidad, que si le llevan en el cochecito patrulla al juzgado, que si comprueban que es su reincidencia número 100 en un mes sin que le den siquiera un premio por esa cifra tan redonda, que si firma la declaración para salir a la calle antes de que el poli redacte el atestado…

Todo eso es absentismo forzado, horas productivas perdidas y disminución del PIB correspondiente al menudeo. Seamos pues más predispuestos a ser robados y exijamos que se facilite la labor social del ladrón, que al fin y al cabo, forma parte del proceso de reciclaje de bienes, ya que la víctima se tiene que comprar móvil nuevo con 5G y el delincuente vende el viejo con 4G. Pura economía circular.

Por otra parte y con relación al hipotético caso de ser detenido durante el ejercicio de su jornada laboral, se debería posibilitar al chorizo la realización de los trámites de identificación, fichaje, declaración y Acta de puesta en libertad en la modalidad ON LINE, sin necesidad de desplazamientos caros e incómodos.

Pues nada… Bilbao, ciudad (o Villa) segura. Si lo dice el alcalde, pues será pero, ayer, entre las 10 y las 10,30 de la mañana, en mi barrio atracaron un estanco, una tienda de alimentación e intentaron llevarse bebidas (de las caritas) en el Mercadona. En media hora!!! Coordinación de las de anotar.

Pero no pasa nada… Vivimos en una Villa muy, pero que muyyyyyy segura, pese a que la Memoria Anual de la Fiscalía del TSJPV dice, exactamente, lo contrario.

10 comentarios en «Modernizar la mangancia»

  1. Pues las autoridades siempre dicen que no hay que relacionar a los innombrables con cositas malas y además cuando seamos viejecitos cobraremos una jugosa pensión gracias a sus cotizaciones y eso.
    Y si los fachas están en contra ya no me queda duda.
    Aprecien la fina ironía de la que suscribe así como la improcedencia del absurdo comentario antes de que nos cierren la edición.

  2. Bueno, habría que plantearse el modelo de sociedad que se quiere.

    Si la mayoría apoya un sistema capitalista y está de acuerdo en importar manos de obra barata a cascoporro, adjudicatarios de ayudas y cualquiera que quiera venir sin que se le miren ni los antecedentes, tenemos esto.

    Si nuestra sociedad – es decir, la suma de decisiones individuales – está más preocupada por ir a tomar cañas o por el partido del domingo que por oreas cosas, tenemos esto.

    Los que no estamos felices con esta situación estamos en minoría y tenemos que aguantarnos, de acuerdo. Pero dos cosas son innegociables: una, que no se nos incluya entre los culpables de la situación; y dos, que tendremos que tragar con lo que quiere la mayoría pero que quede claro que no nos gusta ni nos tiene que gustar.

    Partiendo de esta base, que cada uno disfrute lo que vota o que disfrute no votar.

  3. Jo, es que no se puede estar a todo. El futuro de Bilbao está en el turismo de museo, condumio y bebercio y hay que dedicarse de lleno a ello. Y los municipales bastante tienen con estar condenados a dar vueltas en coches contaminantes. Si fueran en bici estarían más cercanos a los problemas, pero claro, para perseguir a los malos en bicicleta es complicado.El comercio también molaba antes pero ahora pues no, porque a un guiri le da igual comprar en ZARA de Bilbao que de su ciudad o en un centro comercial que en otro.
    Y mientras los chorimanguis innombrables no asusten al foráneo pues no es un asunto importante.
    O sea que seguimos tan felices mientras no nos toque. A mi me robaron la cartera, perdí dos horas en ir a la comisaría, esperar, esperar más para que me redactaran la denuncia y tal.
    Al menos al cabo de un mes me devolvieron las tarjetas ya anuladas, los carnés ya renovados y una estampita de la Amatxu de Begoña que llevo siempre. Nada del otro mundo para una ciudad hiperguaymente segura. ¡Jo qué suerte!

  4. Y esos de nacionalidad impublicable hacen falta más según los jerarcas políticos vascongados, que no lideres, para que se salven las pensiones y tal y cual pascual. Cuando lo que hacemos en un 80% de los casos es mantenerlos nosotros a perpetuidad.

    Cuidado que algún autóctono y colono español también hay que vive a perpetuidad de ayudas y encima te miran con odio mientras están todo el puñetero día en el bar, gastando las ayudas en cerveza, porros y coca y si se tercia un piso que ocupar, se ocupa.

  5. Es que la justicia es mugarantista, sino fijate en el ambito de la corrupcion. Estos del movil, las bebidas y todo eso no son mas que unos «mindunguis».

  6. Pues hombre, todo es relativo. Se reirían de nuestras cuitas los vecinos de Baltimore o de Medellín, pero inseguridad haberla hayla. Hoy leemos que nuestro Alkate bilbaino es el tercer alcalde mejor pagado del estado, detrás del de Madrid y de la alcaldesa de Barcelona, o sea que sabe lo que se hace y por eso cobra tanto, casi 100.000 Euros. Y eso que la guerra al navajero que lanzó un alcalde bilbaíno quedó en agua de borrajas al día siguiente.
    El mogollón de policías que tenemos también cuestan una pasta y a veces se pisan el terreno unas a otras, como la Guardia Civil que en la lucha contra la violencia de bandas latinas le ha birlado en unas semanas dos operaciones en Bizkaia a la Ertzaintza, o sea que como juegan fuera valen doble los goles.
    Y aunque nuestras queridas fuerzas de seguridad no se luzcan mucho y permanezcan sin detener algunos autores de la paliza de Zornotza o los tipejos de la violación de Plentzia, tampoco es de ellas toda la culpa. Ese rapidísimo proceso de presentar a los malos ante un juez y que éste les suelte más rápido que a Villarejo también influye. Aunque al final la culpa se la echan los divinos togados a las leyes que no adecúan convenientemente los políticos. Y mientras unos arrojan la patata caliente a otros, los que se libran son los malos que roban, hostian, matan o violan. Podría ser un atractivo turístico más de la Villa una visita a la Estación de Abando, convertida en lugar de reunión de lo más selecto del mangoneo céntrico y que está vigilada por una empresa privada, porque no hay suficientes policías o así.
    No obstante es un problema menor porque no es mayor, que diría Rajoy en sus buenos tiempos.

  7. Con frecuencia escuchamos a nuestros alcaldes referencias al «modelo Singapur»; me parece excelente, pues es un modelo de progreso y prosperidad. Pero yo me pregunto por qué no se refieren también a su método de lucha contra la delincuencia, que allí es prácticamente inexistente.

    1. Pero si no saben que existe y donde está Singapur . Es mejor salir de vez en cuando diciendo que se va a declarar la guerra total al delincuente y luego escudarse en las leyes que tenemos sin hacer absolutamente nada para cambiarlas .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *