Hágase la luz

Se ve que ahora la solución a los problemas es cambiarles el nombre. Por ejemplo Pedro va hacer que la COVID se llame gripe, lo cual es una medida fabulosa para quitar el miedo al personal que está que no le cabe una paja por ahí. Si te da un positivo de gripe pues te vas a casa tan campante, tomas leche con miel o un copazo de whisky sin miel a pelo y a sudar. Genial.

Hace unos días leíamos que la UE va a llamar a la energía nuclear “energía verde”. Y algo de cierto hay porque si te radian mogollón te pones un poco verdusco. No me digan que no es una idea extraordinaria. Las plantas de energía nuclear son caras de construir pero se amortizan cagando leches. Sólo persiste el pequeño problema de los residuos que contaminan un montón de miles de años y en «Marca España» no se sabe qué hacer con ellos porque nadie los quiere cerca. Mismamente.

Tampoco nos podemos poner muy exquisitos porque si nos calientan las orejas anunciando que va a haber un apagón global, como sucedió no hace mucho, nos lanzamos a comprar velas, camping gas, linternas y preservativos. Además, con todo el dinero que habría que invertir para construir las centrales que harían falta, se reactivaría la economía. La normal y la negra, o sea ya me entienden.

Hace no demasiado, el gas natural era buenísimo y limpísimo. Pero como la llave de paso la tienen los rusos por un lado con su súper gaseoducto que se abre y se cierra siguiendo el antojo putinesco y también la poseen los árabes pasando por Marruecos y Argelia, que son muy suyos, como que ya no mola tanto porque los precios suben una barbaridad y además la combustión es como la digestión de las vacas: Echa mucho metano. Algo habrá que hacer porque lo de consumir menos es como bajarse de un TAV vasco en marcha (ja, ja, ja ¿bueno el chiste eh…?).

Si con el lío de las macro granjas asesinas mezclado con el avance ideológico del fascio local en el Hispanistán ganadero, comer un entrecot se ha convertido en una acto reivindicativo de las derechas, incluida JUPOL, que insulta a Pedro en una manifa con ganaderos (¡Qúe coño tiene que ver con los cerdos y los bovinos!), pues el asunto nuclear puede explotar y nunca mejor dicho y, si no que se lo pregunten a los supervivientes de Chernóbil, Fukushima o, hace la leche de tiempo, en USA con su Three Mile Islands.

Esperemos, por tanto, que en el Estado español las cosas se harán como es menester y tradición con templanza y ética que, junto con la gran tecnología propia disponible, nos evita cualquier inquietud al respecto.

16 comentarios en «Hágase la luz»

  1. Tuve la oportunidad de acoger durante un par de veranos a una niña de la zona de Chernóbil. El cipostio que montaron los rusos y que tan bien recogió la serie del mismo nombre fue histórico y el daño causado, inevaluable desde el punto de vista humano.
    Tan sólo hizo falta una operación errónea gestionada por un irresponsable durante el turno de noche para que se produjera.
    Es de suponer que ese error concreto permitido al fin y al cabo por un fallo de diseño no sea ya posible. En fin, una tontería.
    La catástrofe ecológica de Fukushima se debió, entre otras cosas, a que por un fallo eléctrico las bombas de agua del refrigeración de los reactores pararon. Al fin y al cabo, un cúmulo de circunstancias debido a un tsunami en tierra de terremotos. Hay cientos de miles de litros de agua radiactiva almacenados o vertiéndose al mar con mucho disimulo.
    En Three Mile Island la causa fue un incumplimiento del procedimiento de funcionamiento. Limpiar el reactor implicó 14 años de trabajo y 100 toneladas de residuos nucleares altamente radioactivos.
    Colóquese todo esto en el debe de la energía nuclear, porque las ciencias adelantan que es una barbaridad pero en este caso concreto al menos varias generaciones nos hemos quedado acojonadas. ¿Quién quiere una nuclear ubicada en la CAV?
    Yo ni de coña.

    1. Ni yo, pero tenemos a 400 km. la de Golfech y a otros 400 km. la de Le Blayais (al norte de Burdeos), que, para el caso… pata.

      1. En el estado español tienes Garoña que como haga pummmmm…

        Ahora también, como no urbanita que soy, montañero, y demás, cada vez que veo a una eólica me dan ganas de coger el hacha, y zas, como un pino insignis con procesionaria que abajo iva.

        A lo mejor pruebo un día de estos.

          1. En el 2017, pero no esta desmantelada, y no han comenzado, creo que de comenzar lo harán este año (eso estaba previsto), y de comenzarlo tardarán unos 20 años en terminar.

            Por cierto, ya veremos que currela se ofrece voluntario para ir ha hacerlo.

            1. Mira que podrían hacer una central de olas… No será que ahí no hay olas…
              Pero, bueno… Yo no soy especialista en estos asuntos.
              Si hiciesen una central «de olas», solo pediría que la apellidasen Ryan.
              Me parecería justo, al margen de lo que opine Arkaitz Rodríguez.

              1. Ya hay algo al respecto en Mutriku, y hay más en proyecto, pero tampoco es cuestión de poner diques a tutiplén.

                Con el tema de las energías limpias estamos en pañales, ya que para conseguirlas destrozamos el ecosistema por lo que muy limpio y ecológico, como que no es.

                Que yo sepa, ETA asesinó a cinco trabajadores de Lemoiz, sin contra con los heridos y bueno, superponer a uno sobre los demás… no me parece justo.

        1. Pues si no tenemos nucleares – que es lo lógico y razonable – y renovables tampoco queremos, ¿Qué opción queda, vivir sin electricidad? No me convence…

    2. A propósito de nucleares y Lemoiz. Hace cosa de unos veinticinco años estaba yo esquiando (no recuerdo dónde) y subiendo en una telesilla coincidí con un «extranjero»; como la subida era de unos diez minutos, pues daba lugar a la charla; hablaba español con acento anglófono, y al saber que yo era de Bilbao, me dijo que él era ingeniero nuclear, sacó el tema del cierre de Lemoiz, y trató de convencerme de que fue un error y que el problema es que no se nos había «explicado bien» lo que era una central nuclear. Le recordé Chernóbil y me contestó que «es que los soviéticos hacen mal las cosas»; le recordé Harrisburg y trató de minimizarlo porque los USA controlan bien su tecnología. Menos mal que entonces aún no había ocurrido lo de Fukushima, porque si no a ver qué sacaba de los japoneses.

  2. Permitid que os relate lo que hace unos veinte años me contó (en plan divertido) la hija de una propietario de una macrogranja de cerdos. Aparte de los detalles de su hacinamiento y de que desde lechones hasta su muerte son condenados a la total inmovilidad para que engorden a tope y acumulen colesterol, dijo que el peligro era que alguno se escapara de su encierro, porque «si se escapan se mueren»; leyó en mi rostro la perplejidad, así que entre risas me lo aclaró: «es que al escapar echan a correr y a los pocos metros mueren de infarto, pues su corazón nunca he realizado el más mínimo esfuerzo y menos para una cuerpo tan mega-engordado y rebosante de colesterol». Eso son las macrogranjas.

  3. Egunon:
    Totalmente de acuerdo con las observaciones. Los que gobiernan en todo el mundo nos toman por tontos… especialmente cuando en un horizonte más o menos próximo hay sombra de elecciones.
    Lo de «Marca España» no es nuevo, y da igual quién gobierne o de qué partido sea. Debe ser una cualidad endémica en el sentido biológico de la palabra…
    Pero

    «en todas casas cuecen habas…»

    Hace no mucho, en este mismo periódico pudimos leer que la gestión de la pandemia no había afectado al gobierno vasco que seguiría conservando, según el Euskobarómetro, los mismos resultados en intención de voto. Poco después el Deustobarómetro contaba que solo el 24% de los vascos creía que la situación política en Euskadi es buena, y en esta valoración, la más baja de los últimos tiempos, influye, no cabe duda, la gestión de la pandemia ¿será por eso que se ha decidido bajar el número de contagiados con algo tan simple como » A partir de ahora, una persona que dé positivo en un test de antígenos, debe aislarse en su casa pero sin notificarlo» (Deia, 10/01/2022)
    Quizás esta «ocurrencia» de avestruz hará bajar las estadísticas de los contagios, pero creo que debería ocupar un lugar preferencial junto con la «verde» energía atómica, con las macrogranjas, con los gaseoductos, con el nombre de la plaza Elíptica, con las exenciones de los tenistas…

    «…Y en la mía a calderadas»
    Un saludo

  4. En el estado hay 7 reactores nucleares opertivos que cubren el 20% del consumo interno. En Alemania quedan 6 y en Francia suministran el 70%. Los chinos construirán 150 centrales en 15 años. El gasto en combustible sólo supone el 7% de los gastos de explotación, aunque el precio del uranio está subiendo ya.
    Lo más caro es la construcción y el mantenimiento en condiciones de máxima seguridad. Es de suponer que algunos de los reactores que operan actualmente sean obsoletos en breve.
    La inversión por reactor anda entre los 4.000 y 5.000 millones de Euros y según la UE habría que invertir, de momento, medio billón. Es decir, la «lucha» contra el calentamiento va a genersr mucho negocio y como siempre en aguas revueltas, ganancia de los de siempre. De moderar el consumo, el crecimiento, lograr la sostenibilidad y esas cosas se habla mucho y se hace poco. Somos así porque así está montado el tinglado. Siempre crecer.
    Los gastos de desmantelamiento de las centrales cerradas y del almacenamiento de los residuos nucleares no son nada despreciables.
    Los tiempos de maduración de un proyecto nuclear,de su diseño y de la construcción y puesta en marcha son enormemente lentos por la complejidad de la fabricación de los equipos y los tiempos de inspecciones intermedias y por tanto largos.
    Viene una época de presión política y mediática para convencernos de sus bondades y de su necesidad, lo cual tal y como funcionan estas cosas en Marca España, da miedo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.