¿Villarejos rojiblancos?

Hoy, por fin, las y los Socios del Athletic Club votamos a la Presidencia y Junta Directiva del Club. De nuevo, el proceso de la campaña electoral nos ha producido una mezcla entre vergüenza y sonrojo. al volver a observar, detectar e identificar a una especie de «famiglia» que, por cutre, no llega ni a «mafia«, engrasando su maquinaria de estiércol por medio de gentes especializadas en vivir del cuento, del establishment, y de tocar las pelotas a todo lo que tienen alrededor. Es lo que tiene moverse en un perpetuo fango.
barro o lodazal.

Y con esa vergüenza ajena, hemos asistido a episodios que originan o promueven gentes que creen que el Athletic Club es su txoko y, pese a pasar por delante de unas urnas, todos lo que les ganen y que no sean ellos, al mismo momento vienen a convertirse en una suerte de okupas, intrusos, usurpadores o ilegítimos. Es, exactamente, la misma estrategia de comunicación que utiliza el corrupto PP cuando las urnas le desalojan de La Moncloa. Y es que hay que tener unas pelotas (que no entrarían por el originario Arco de San Mamés) como para llamar ilegítimo u okupa a un presidente electo como Aitor Elizegi, por haberles ganado unas Elecciones. Y me da igual que fuese por 85 votos o por un simple voto. El caso es que más de uno, y de cuatro, necesitan de forma urgente un barnetegi de democracia.

Exactamente, 23 minutos después de ser proclamado Elizegi presidente del Athletic Club, un 28 de diciembre de 2018, hubo ex-directivos que no supieron digerir su derrota electoral y activaron –Ad Hoc– cuentas anónimas en Twitter para empezar una guerra sucia contra el nuevo presidente y contra muchos miembros de la nueva Junta Directiva. Demostró mal perder, un nulo concepto de democracia, una rabieta de niños consentidos y, sobre todo, lo que vino a demostrar es que ese tipo de gentuza pueden ser de todo menos demócratas y, menos, Athleticzales.

A Jon Uriarte le han aplicado la misma medicina. Esta gente también cree que es un advenedizo de esos que quieren «miiiiiiii tesooooooooooro«. Algo que un novato no puede gestionar. En un alarde de autosuficiencia, falta de modestia, endogamia, chulería y jeta dónde las haya, nos podemos encontrar con personajillos que se ven destinados a regir los destinos de nuestro Club persecula seculorum, Como perfectamente desarrolla Itziar Iriarte en su Blog vecino a este en DEIA: «Y encima, tienes que escuchar a alguien, que participa en estas elecciones, nada menos que a uno de los que se presenta a vicepresidente, y que incluso ha estado 8 años dentro del Club, sí, hablo de Javier Aldazabal (que se presenta con Barkala), que dice más o menos que el que viene aquí tiene que estar preparado para esto, que esto es lo normal. Vamos a ver… Que haya críticas es normal, que te digan que no gustas es normal, que no te voten es normal, que te insulten… ya no es normal, por mucho que se haga un montón, normal no es. Que se inventen mentiras para desprestigiar (no es el caso de lo de Aviña), no es normal. Y en estas elecciones ha habido muchas mentiras. El que se haga, no lo convierte en algo normal. A las cosas hay que llamarlas por su nombre. Es IMPRESENTABLE«.

Porque alguien con 22 años (hace 10) haya tenido un desafortunado desliz en Redes Sociales, ya está marcado de por vida. Vaya por delante que esos comentarios me parecen del todo condenables pero, me parece del todo cutre que haya quién se dedique (por dinero) durante muchas horas a rebuscar en la vida y en el pasado de fulanito o menganito para intentar desprestigiar o desmontar al adversario. Aquí, todo el mundo tenemos la camisa mojada pero, mi reflexión es que, cualquiera de nuestros hijos no podría ser presidente del Athletic Club por alguna gilipollez que haya colgado en esas mierdas de redes sociales.

Por esa misma «lógica», yo mismo no podría ser presidente de mi Club porque me pilló la Guardia Civil en España en una alcoholemia en 1991, tengo multas de tráfico por aparcar mal en Bilbao cuando aquél Agente de los bigotes coloniales (un tal Peña) no te pasaba ni media. De hecho, su propio hijo dejó su coche (un Ford Orion granate) en doble fila frente al Bar Estoril, en la Plaza Campuzano, y tuvo los santos cojones de llamar a la grúa y retirarlo de allí. No sé si, en realidad, llegaría a pagar la multa y el arrastre, pero doy fe que la grúa se lo llevó.

Tampoco podría serlo porque, en 1992, tras una alubiada con sus sacramentos, me eché un pedo en el ascensor de El Corte Inglés entre la planta 2ª (Caballeros) y la 6ª (Cafetería). Y, creo que en 1993, eché un polvo (bueno, algunos de mi cuadrilla lo computaron como «medio polvo«) en Artxanda, y en la trasera de un Seat 127 de dos puertas, verde musgo, matrícula BI-3002-G. No recuerdo el número de bastidor pero eso se lo dejaría a esa gentuza a la que le pagan por husmear en los gayumbos del adversario.

Rompí en directo en ETB una foto del Borbón heredero de Franco. El entonces Portavoz del corrupto Partido Popular en el Ayuntamiento de Bilbao, el defenestrado «fra-Casadista« Luis Eguiluz, declaró en prensa que la quemé. No sé… Quizá buscaba agravar más ese hecho enmarcado cuidadosamente en los lindes de la libertad de expresión aunque, de todas formas, si no se puede ni fumar en el plató, como para hacer fogatas con una foto de Felpudo Sexto)… Es lo que tiene la ignorancia de alguien que ni ha conseguido medrar en la moqueta del Ayuntamiento de nuestra Villa.

Si yo reviso mis tuits de hace 10 o 15 años, acabaría en Guantánamo o, sin exagerar tanto, no podría presentarme ni a bedel del Instituto. Lo cojonudo es que, entre la gente (más bien gentuza), que pasa el tiempo con esto, te puedes encontrar con personajes tan diversos que van desde individuos cercanos a la antigua kale borroka, hasta con antiguos afiliados a algún sindicato anti-abertzale. En definitiva, trepas y Petetes que se proclaman «preparados» a sí mismos. Y yo no quiero a esa banda en mi Athletic Club ni, de nuevo, ni de lejos.

Y estos son los segundos espadas del candidato Ricardo Barkala quién, como capitán de la Marina Mercante que es, dice que es el más indicado para pilotar la gabarra del Athletic. En mi supina ignorancia, tengo entendido que una gabarra o barcaza es un barco de fondo plano, construido principalmente para el transporte de bienes pesados a lo largo de ríos y canales, y que no son autopropulsadas, por lo que necesitan ser movidas por un bote remolcador que tire de ellas o las empuje. Mal vamos con alguien que quiere pilotar una gabarra sin motorizar, o con su segundo de a bordo que dice estar cualificado para serlo sin necesidad de comprobar que otros pueden estar tan o más cualificados que él. Es lo que tiene no tener ni «El Titulín» e ir de sobrado por la vida, pero siempre con el apoyo de alguien por detrás. Y es que los hay que, sin esos apoyos por detrás, no son nada… Unos mindundis (Y no lo digo por Ricardo, sino por algunas gentes de las que se ha rodeado o, le han impuesto o dicho que se rodee).

Quizá algún día pueda presentarme a la Alcaldía del Ayuntamiento de Bilbao o a la citada Presidencia del Athletic Club. Llegado el momento, los Villarejos rojiblancos de turno, esa gentuza, no se tendrían que rebanar las tres neuronas que les queden. Que estén bien tranquilos que no les voy a hacer bucear en mi pasado, por lo que me comprometo desde ahora a facilitarles la foto del pedo en El Corte Inglés, la del «medio polvo» en Artxanda, la de la foto rasgada (que no quemada) de «El Preparao» y, de propina, una foto mía en pelotas en la fuente de los Leones en la Plaza de Jado. Igual, hasta alguno «se pone». A saber… Es lo que tiene estar buenísimo!!! 😉

Bilbao es un pañuelo (por cierto, lleno de mocos) y si se entran en eso de «voy a ver qué puso en las redes sociales Fulanito , cuando tenía 15 años el futuro Lehendakari de Euskadi del año 2060«, vamos bien jodidos. No voy a perder ni medio segundo en buscar a ver qué han publicado hace 10 años quiénes ahora van de buenistas o de políticamente correctos. Tampoco medio segundo en cotejar qué cuelgan las y los hijos de semejantes cotejadores. Les evitaré el bochorno. Que anden con mucho ojo porque, quién juega con fuego, por regla general se acaba quemando. Y yo colecciono bastante «mierda» como para soltarla a pequeñas paladas y poner en aprietos a más de algún aprendiz de Torquemada.

Así las cosas, no tengo la mínima intención de borrar nada de lo que haya podido publicar en mis redes sociales ya que, en definitiva, me la trae al pairo. Y si a alguien le he llamado hace 10 años gilipollas, posiblemente sea porque entonces lo sería y, más que probablemente, lo siga siendo. Y es que, no sé sé si es uno de mis múltiples defectos (o una de mis pocas virtudes), pero tengo la «mala costumbre» de llamar a la gente por su nombre. Y cualquiera que me lleve leyendo por aquí desde hace casi 13 años, sabe que no me suelo cortar ni media. Y menos ante pusilánimes y makakozitos varios, tengan el cargo que tengan.

Qué pena de sociedad. Y, en este caso, con esta gentuza pululando por encima de la vaca que pasta en Ibaigane, pobre Athletic.

Y, como la precitada editora de Blogs de DEIA, Socia y «compi» Compromisaria en la Asamblea del Athletic Club, Itziar Iriarte, hoy yo también voy a votar a Jon Uriarte.

Aúpa Athletic!!!

Publicado por

Iñigo Landa

Iñigo Landa Larrazabal (Bilbao, 1967) Destinado en la Agencia Espacial Vasca. Estudió Austronáutica en euskera y cursó el mismo máster que Pablo Casado en Universidad Rey Juan Carlos, el fugado. Vive en Bilbao

7 comentarios en «¿Villarejos rojiblancos?»

  1. Un grandísismo error al trar a Valverde, aburrido superprevisisible con su 4-2-3-1 pero cuidado ahora no está un killer en el área.

    Lo peor que le podía pasar al AThletic MEDIOCRIDAD ABSOLUTA, que con Marcelino no la hemos padecidos, compitiendo con los grandes una supercopa de muchos quilates, un equipo reconocible, ideas y variaciones, no previsibidad.

    A ver si con un poco de suerte para la jornada quinta está fuera ya.
    Ya ya saben, Valverde contra los grandes se escondía debajo de la cama, y no competíamos con ellos, no tiene ideas y sus discursos con chapas contradictoriasinsulsas y que no dicen nada.

  2. El cúmulo de torpezas de unos y otros en la campaña es preocupante (a estos efectos…creo que el que menos patinazos ha dado es Arechabaleta). Preocupante porque demuestra poco criterio en gente que tiene que dirigir el club.

    La última, el mismo día de elecciones, carpa de la candidatura de Barkala en la misma explanada de San Mamés…en favor de los niños de Chernobyl, que está muy bien, pero, joder, no la vincules a tu candidatura en la comunicación, que suena a utilización muy fea.
    ¿No hay nadie en ese equipo que les advierta de que es una pésima idea?

    Si surge la idea…y el ánimo ayudar es sincero pues se llama a las otras candidaturas y se les dice: «ha surgido esto…o nos han llamado de la asociación y nos han pedido esto…» y lo acuerdan y se pone la carpa de ayuda a los chavales de Chernobyl pero sin vincularla a ningún candidato.

    Pues con lo reñido que va a estar…una torpeza así…puede decantar votos indecisos y hacerte perder unas elecciones.

  3. Iñigo, te felicito por el titular «Villarejos rojiblancos» me parece un acierto para definir lo que se ha hecho contra el proyecto de Uriarte. Quien practica eso, para mí tiene como fin supremo ostentar (casi diría que detentar) la presidencia del Athletic. Y eso no es amor al club, sino ansia por servirse de él como plataforma para otras cosas (acceder a Florentino tal vez para que ejecute una gran obra y que quede tela para el convento, por ejemplo???)

  4. Es curioso cómo las esferas de poder tradicionales que se disputan el trono de Ibaigane (el PNV y Vocento, que no sé si es exactamente así pero Barkala y Arechabaleta-que es como él lo escribe- sí tienen vinculación con esos polos aunque luego se da que Goirizelaia va con el segundo, por ejemplo) se hayan atizado bastante menos entre sí para centrarse en zurrar a Uriarte.
    Por cierto habrá gentes que practicaban la kale borroka y ex de sindicatos anti abertzales pero es claro dónde se enmarca esa candidatura.

    Yo en este mismo blog dije que el que más me gustaba era Uriarte.
    Sin embargo creo que ha hecho una muy mala campaña. Que le han tendido trampas…vale…pero ha estado muy errático, demasiado dramático, aunque parecía querer transmitir lo contrario ha transmitido crispación…no me parece nada hábil como comunicador.

    Le han sobrado palos a alguien como Bielsa. Pon en valor tu apuesta por Valverde pero respera una figura como la de Marcelo. Una tercera etapa de Valverde (buen entrenador y gran tipo) casa mal con el discurso de electroshock y tranaformación.
    El discurso de que el proyecto es importante, si el tuyo lo ha hecho Aviña…casa mal con quitártelo de encima al primer ataque. Dice que es una bellísima persona y que ha trabajado mucho con él en ese proyecto durante estas semanas. Pues manten tu apuesta y defiende a esa persona de tu equipo. Vale…le iban a sacar los tweets cada dos por tres durante años…pero prescindiendo de él se afianzan esas prácticas mafiosas, esas cazas de brujas, esos linchamientos inquistoriales.

    Y le ha sobrado mucho la tabarra de su trayectoria en banca de inversión y los tiburones de la city para arriba y para abajo. Pues un sector profesional como otro cualquiera. A ver si no tiene presión un pequeño empresario con una fábrica al que no le pagan un pedido y no puede pagar las nóminas. Creo que tiene un concepto un poco elevado y elitista (aunque con estilo informal) de sí mismo y del mundo del que viene. No me entusiasman las constantes referencias a la consultoría (la selección de DD a través de una agencia de análisos de datos…que tampoco cobrarán en cromos del coyote). En ese mundillo de consultores…mucho lirili y poco lerele, en mi opinión.

  5. El tener titulo de…, no quiere decir que lo seas.
    Pero ya sabes uno pasa de ser anti a ahora ser super y ejemplo de.
    El mejor candidato para mi URIARTE, sin ninguna duda.
    Pero yo seguire sin ir a San Mames, lo vere por el teletexto para sufrir menos y el dinero de la entrada lo usare para pagar los recibos de la luz, del gas y del agua

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.