La historia tal y como se cuenta

La noticia, en sí, no me importa demasiado. Lo importante es sacarle jugo. Una de las cosas que han pasado este fin de semana ha sido la muerte de García de Cortázar. El digital ultra EL CONFIDENCIAL le califica como jesuita, historiador, vasco y españolista. Agarre ahí cada uno el calificativo más de su agrado para quedarse con la imagen que más le apetezca. Yo no lloraré su pérdida que, supongo, será una gran pérdida para España y un descanso para Euzkadi. Con todo, Goian Bego.

En el otro bando, PÚBLICO se fijaba ayer en la familia Lipperheide, una de las de más rancio abolengo de las sagas neguríticas horneadas en nazilandia. Y lo hacen para hablar de un interesante libro de Antonio Maestre sobre el papel de la iglesia católica española para ayudar a los nazis con mucha pasta a escapar de los aliados. Lo más curioso es que el autor del artículo, un tal Ferrán Barber, dice: «Los cuatro hermanos procedían de una pequeña ciudad alemana de Renania del Norte-Westfalia llamada Neheim. Friedrich, nacido en 1898, era el mayor. Josef o José vino a este mundo ocho años después. A principios de la década de los veinte, emigraron a Bilbao y, con el paso de los años, se aliaron con españoles como Domingo Guzmán para fundar un pequeño imperio dedicado, sobre todo, a la minería y el sector químico. Friedrich mantuvo según el libro una muy estrecha colaboración con los nazis, facilitando a su paisano Adolf materias primas para ganar la guerra y de paso matar judíos«.

Friedrich o Federico Lipperheide Henke, del que se decía literalmente: «Residente en Bilbao desde hace más de 25 años. Es ferviente católico y no ha tenido nunca ninguna relación con la política. Pertenece a la junta de la Asociación Católica Alemana, de la que ha sido presidente durante 17 años. Es casado y tiene cinco hijos nacidos en España, siendo todos ellos de nacionalidad ESPAÑOLA. Es persona muy conocida y ha creado diversas industrias importantes en nuestro país«.

O sea, el tal Friedrich y sus tres hermanitos procedían de una pequeña ciudad alemana de Renania del Norte-Westfalia llamada Neheim, que debe caer cerca de Otxandio según Barber. Friedrich, nacido en 1898, era el mayor. A principios de la década de los veinte, emigraron a Bilbao y con el paso de los años se naturalizaron como “españoles”, se aliaron con otros españoles de verdad como Domingo Guzmán (anti vasco hasta las muelas, aupa Athletic) para fundar un pequeño imperio dedicado, sobre todo, a la minería y el sector químico.

Que me expliquen ahora de dónde sale que el colaborador de las SS, hitleriano acérrimo y nacido cerca del Walhalla sea un empresario vasco. Ni él ni su familia profundamente española y católica jamás dijeron ser vascos ni por el forro de las gónadas de su Führer. Es más, son los que se sublevaron para acabar con los “vascos no españoles”.

Es decir que la noticia se debería haber titulado de esta forma: “Así ayudó el clero español a escapar de los aliados a estos empresarios alemanes y nacionalizados españoles, odiadores de todo lo vasco y colaboradores del Tercer Reich” (según publican). También la izquierdita española debe aprender que no todo vale para ligar vasco con muerte, como hacen sus colegas de la derechita valiente.

Menos mal que la izquierdita de PODEMOS tiene en sus filas a Lilith Verstrynge, afamada hija de Jorge Ídem, del que dicen que fue miembro del grupo neonazi CEDADE (pecadillos de juventud), colaborador del falangista Girón y alto cargo de la franquista Alianza Popular. Ahora creo que es «rojo», como su hija, o algo así.

Publicado por

Iñigo Landa

Iñigo Landa Larrazabal (Bilbao, 1967) Destinado en la Agencia Espacial Vasca. Estudió Austronáutica en euskera y cursó el mismo máster que Pablo Casado en Universidad Rey Juan Carlos, el fugado. Vive en Bilbao

13 comentarios en «La historia tal y como se cuenta»

  1. A Neronek:

    Oye apestao: Lo de la etnia te queda bien porque acostumbras a escribir aquí y en otros blogs textos racistas ¿Cuando relees por enésima vez Mein Kampf lo haces en Euskera? Ya nos contaste que aprendías mucho con su contenido. ¿Sigues diciendo y escribiendo por ahí que José Antonio Agirre era filonazi?
    ¿Cuando te terminaban echando de las Herrikos era por tu parecido con Kinito? Dominando el Euskera pagaban más por ser confidente de la guardia civil? ¿Qué sabes de eso?

    1. No se dice apestao, se dice apestado, ya que no sabes euskera al menos aprende bien el español. Y si soy de etnia vasca, es decir soy nativo, no venido de a saber que meseta que piensa que por llevar bufanda del Athletic y beber Ramon Bilbao crianza, se es es vasco.

      Para tu información hace muchos años que no piso una Herriko, ni un Batzoki, ni bar político alguno, y de los otros tampoco piso mucho.

      Respecto al kinito, prefiero el txakoli kiputxi o la sidra también kiputxi o nabarro.

      Lo que se del euskera es que tu, ni PI, y ni ganas de aprender.

  2. Pues la verdad no ha tenido mucho eco la desaparición de este intelectual español. Quizás no eran tantos ni tan fieles sus admiradores. Siempre les quedará Savater. Bueno no siempre. Que tome nota.

  3. Uno más de los que echa por tierra el mito de que ser nacionalista (vasco, por supuesto…) es un buen negocio en Euskadi. Aquí otro al que no le fue nada mal ser ultranacionalista Español.

  4. Pues cualquiera de esos 5 Lipperheides ya nacidos aquí, de tener buen toque, podrían jugar en el Athletic, porque entrar…entran en la filosofía.

        1. Hijosdalgo, es decir que ya que nacieron aquí serían hidalgos vizcainos de haber nacido en otra época, como cualquier otro bizkaino, y gozarían de dichos privilegios.

  5. Fue muy libre para calumniarnos, reescribir la Hidtoria con fines espurios, despreciar el Euskera, amparar el ideario ultranacionalista español, ser más politico que religioso y recibió premios, distinciones, alabanzas y palmadas en la espalda del españolismo rancio y del progresista. Se ha muerto y Euzkadi y el euskera siguen vivos. Que encuentre tanta paz como la que deja.

    1. El euskera malvive, y en ti ni existe.

      Respecto a Garcia de Cortazar, pues hombre, si hay vascos maketos (para mi y para los de mi zona maketo es quien no sabe euskera, no quien viene de fuera), pues tiene que haber vascos maketos y españolistas, como es el caso, y siempre los ha habido. Y desde mi discrepancia política con el, nos guste o no ciertas cosas suyas, fue uno de los mejores historiadores vascos habidos y por haber. Otros tampoco están de acuerdo con Alberto Santana, y otros tampoco lo estarán nunca con otros historiadores. Cuestión de gustos. Para mi la verdad esta en la mitad de todos ellos.

      De los Lipperheide, pues no se si fueron nazis por cuestiones prácticas empresariales, es decir `por que les venía bien serlo en tiempos de Franco y así ganar clientela, subvenciones, amigos, … o por una real filiación al régimen. Al fin de cuentas eran alemanes, y en aquel tiempo la mayoría eran nazis, Hitler les devolvió la ilusión perdida en 1918.

        1. ¿Yo que?.

          Yo soy euskaldun «chaval», por etnia, por tener ese idioma como propio, y por utilizarlo un día si, y otro también.

          Te daría clases, pero hace falta tener ganas de aprender.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.