Esto no lo daban en el cole (2º «cacho»)

Continuamos con la lección de la Dura verdad de la dictadura de Franco, documental disponible en NETFLIX y que nos cuenta muchas cositas que nos ocultaron durante nuestra formación en los colegios y escuelas de la piel de toro en un alarde de adoctrinamiento en las aulas, eso de lo que tanto hablaba la defenestrada montapollos franquista Arrimadas y la banda del corrupto Partido Popular. Por no hablar de los menguantes abascálidos.

Mientras que el primer capítulo se centraba en los inicios de la carrera de Franco y en la Guerra Civil, en el segundo vemos ya cómo el criminal se instala con su denterosa esposa en el palacio de El Pardo, residencia de verano de los parásitos reyes de «Marca España«. Y, ello, Para dejar bien claro quién es ahora el rey de la casa.

Y ahí comienzan las intrigas. Carmen Polo de Franco y de Limón, fea como un dolor y arisca como una hiena hambrienta, tiene una hermanita tan fea como ella que se casa con un ultranacionalista español de la camada falangista, amigo hasta la muerte de los nazis.

Al del culo blanco se le indigesta su cuñado cuando la Carmen comienza a decirle en las reuniones familiares: «Calla Paco y deja hablar a Ramón que de eso sabe más”. Pero como además de asesino es un calzonazos termina colocando al repeinado y draculiano falangista como mano derecha suya. Y éste siempre apunta al nazismo como modelo a imitar, se copia su saludo romano y se organiza la famosa reunión de Hendaia entre las dos monstruosas bestias, Adolfo y Paca la culona. Ambos, por cierto, monohuevo.

El aflautado gordinflón barrigudo llega tarde y el todavía estirado Hitler (no está aún consumido por las drogas) comienza ya cabreado. La reunión dura nueve horas tras las cuales Adolf confiesa a sus sicarios ”Prefiero que me saquen tres dientes sin anestesia que hablar una hora más con el español éste”.

La cuestión era que los alemanes le echaban en cara al terrorista hispánico que si había ganado la Guerra era gracias a la Legión Cóndor y que favor con favor se paga. Pero como buen gallego era agarrado, no quería que metieran las narices en su arrasado reino y lo único en que cedió el paleto andrógino fue en situar a España como amiga pero no beligerante. Te pegas tú pero yo te animo y te doy cosas, como wolframio, acero, o lo que tú quieras Adolfo mío.

Como pago por los servicios de Von Richthofen y sus asesinos voladores, Franco entregaba al Tercer Reich las vacas, ovejas y corderos que producía el campo español mientras su gente se moría, literalmente, de hambre. También envió 18.000 tipejos de mala muerte a luchar en el frente ruso, entre los cuales Paco encajó a muchos falangistas para que se fueran a asesinar lejos y no le dieran guerra a él. Otra ofrenda del Patas Cortas fue la de facilitar información a la Gestapo (a través de Serrano Suñer) de los vascos, catalanes y españoles que se habían refugiado en Francia, de forma que en los tres primeros meses desde la ocupación de Francia por los nazis, casi 20.000 ciudadanos españoles fueron enviados a campos de concentración, especialmente al austríaco de Mauthausen, con objeto de que salieran convertidos en humo a través de la chimenea.

Todo esto era bien conocido no sólo por los gánsteres cercanos a Franco sino por el traidor y cobarde Juan de Borbón (padre del fugado), los milicos, la prensa del régimen y la Iglesia Católica. El padre del sátrapa y putero Juan Carlos Borbón no solamente no intercedió por ninguna de las víctimas sino que mostró siempre su apoyo al asesino y la Iglesia Católica. Ordenó rezar siempre en todas las misas por el genocida Franco y, de vez en cuando, patibularios pedófilos disfrazados de obispos paseaban bajo palio al Caudillo de España por la Gracia de Dios.

La Iglesia Católica jamás ha pedido perdón y el tan Don Juan, cuando la palmó, fue enterrado con honores de Jefe de Estado y alabada su defensa de la España democrática. Del resto de actores y de sus herederos… ¡Qué coño vamos a decir de ellos si, gracias a la Legión Cóndor y a los campos de concentración nazis, están donde están. Porque ese fue el origen.

Como anécdota el torturador Melitón Manzanas fue uno de los colaboradores de la Gestapo y actualmente es homenajeado en el “Memorial de Vitoria” como víctima del terrorismo. De ahí que a ese asqueroso antro se le conozca como «El Melitóndromo«. Sangrante «Marca España«.

Como ‘soltó’ El Cerdo del Ferrol en un patético discurso mal leído y con trémula vocecilla de vicetiple “La sangre fecunda de los mártires españoles ha regado las tierras de España y han brotado las espigas que nosotros colocamos en el altar de la patria”. O sea, pura «Marca España«. La mala, la cutre, la fascista…

Seguiremos con historias de terrorismo.

Publicado por

Iñigo Landa Larrazabal

Iñigo Landa Larrazabal (Bilbao, 1967) Destinado en la Agencia Espacial Vasca. Estudió Austronáutica en euskera y cursó el mismo máster que Pablo Casado en Universidad Rey Juan Carlos, el fugado. Vive en Bilbao

3 comentarios en «Esto no lo daban en el cole (2º «cacho»)»

  1. El FINANCIAL TIMES comenta con sarcasmo que los españoles «hasta con 40° discuten más por la unidad de Esssspaña que por el calentamiento global» Y eso que todavía la derechona y la hostelería no había comenzado su campaña contra las cutres medidas para consumir menos energía. Sólo se ponen de acuerdo en el patrioterismo rancio.

  2. El cura confesor personal del seboso matarife acompañaba a éste cuando se dedicaba a firmar sentencias de muerte.
    Tanto que se habla de «refundaciones» como la de CIUDADANOS no le hubiera venido mal una a la iglesia católica. Pero ya es muy tarde porque a la gente le importa un carajo lo que hagan o dejen de hacer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.