Esto no lo daban en el cole (3er. «cacho»)

Había dejado la Dura Historia de la Dictadura de Franco (NETFLIX) con el Régimen unido al glorioso destino nazi pero sólo a medias por si perdían. España estaba arrasada, se pasaba un hambre canina y, salvo algunos locos, la gente no estaba para guerras porque no podían ni con su alma. Comenzada la putrefacción del Tercer Reich tras la derrota en el frente ruso, El cerdo de El Ferrol orientó el rumbo hacia otras latitudes pero sin perder el favor de los nazis.

Arrimó su barriga hacia USA y las democracias europeas que no le harían mayor caso hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando americanos, ingleses y demás vieron en Franco un aliado contra Stalin por si venían mal dadas y la URSS quería continuar más allá de Berlín.

Acabar con la hambruna que trajo el franquismo no podía esperara los créditos de países democráticos. Para subsanarlo encontró otro amigo tan repugnante como él. El fascista pedófilo y amigo también de los nazis Juan Domingo Perón (correteaba en palacio detrás de las niñas y tenía una novia formal de 14 años llamada Nelly Rivas).

El criminal del otro lado del charco envió en avanzadilla a Madrid a su esposa oficial, la caprichosa e hipócrita amiguita multimillonaria de los pobres visitó Madrid en olor de multitudes. Decían que hasta Franco se ponía un poquito cachondo (¿?) con ella y La Collares ardía de celos. Pero esa visita abriría las puertas al envío de miles de toneladas de trigo argentino que sirvió para acallar los ruidos de las tripas de los españoles. En el terreno político-sexual, el caudillo calzonazos había prescindido de su mano derecha Serrano Súñer por tres razones: Se le había subido a la chepa, era nazi y eso ya no molaba y, lo peor, era la cornamenta que le había puesto a su esposa, la hermana de Carmen Polo de Franco y Limón porque, al fin y al cabo, el Holocausto le «ponía» pero mucho más el culo de una aristócrata famosa. Y es que la adiposa carne fascista es débil.

La Iglesia Católica que había bendecido el genocidio y llevaba bajo palio al genocida, también estrechó los lazos de sangre con Franco y así el Papa Nazi Pío XII (del que luego dirían que había salvado a muchos judíos y por ello fue nombrado «Venerable» por Bene 16) firmando el famoso Concordato. Enormes beneficios económicos para La Secta a cambio del amparo divino al asesino que según comentan en la serie habría ya asesinado a 200.000 españoles, catalanes y vascos en cunetas, cárceles, campos de trabajos forzados y paredes de cementerio. Sólo una pequeña parte de las víctimas han sido exhumadas a día de hoy. Unos 25.000. Todo ello quedó bendecido y alabado. En el aspecto económico la cosa iba bien para los colegas de Paco, que conseguían licencias de importación para productos de primera necesidad con beneficios pasmosos para la época. Franco quería rodearse de gentuza satisfecha que, a cambio de robar sin freno, no le plantearían ningún problemilla.

Las calles se llenaban de estraperlistas y las Cartillas de Racionamiento evitaban la total miseria de la mayoría, mientras una minoría acaparaba riquezas, incluidos, naturalmente, Los Franco.

Se sitúa en los comienzos de los cincuenta el comienzo de despegue económico, una vez que USA y U.K. traicionaran a los republicanos españoles admitiendo a «Marca España» como aliado anticomunista y concediendo créditos que facilitaron al asesino Franco sus famosos «40 años de paz«. Los malnacidos y miserables políticos que no quisieron ayudar a la República a luchar contra el fascismo tras el golpe del 18-J repetían jugada con su miseria moral habitual.

Exterminados los «rojos» (incluidos los pobres maquis exterminados por la Guardia Civil) fueron admitidos en el club de países amigos por los demócratas con pedigrí, amparados por la Santísima Trinidad y guiados por la mano férrea del genocida Franco, Ese Hombre (que nunca apagaba la luz de su despacho de El Pardo), «Marca España» recobraba el pulso y comenzaba a quitarse el miedo de encima y a reverenciar al héroe que marcaría el rumbo nacionalista español por los siglos de los siglos amén. Pero aún olía todo demasiado a muerto. Por mucho incienso que echaran los obispos y cardenales.

Acabo con la anécdota que cuenta en la serie el biógrafo del patas cortas, Paul Preston. Para el asesino ferrolano el auténtico enemigo de España y de la Cristiandad era el Judío y para él eran judíos (quienes movían los hilos de la Bolsa de Nueva York y el Kremlin). Para Preston, este racionamiento racista muestra que el tipo era astuto e imbécil a la vez, siendo, de entre los cuatro mayores asesinos del siglo XX, el más desconcertante.

Continuaremos el serial sobre terrorismo. Algo que jamás les contarán en «El Meltóndromo» de Vitoria-Gasteiz.

Publicado por

Iñigo Landa Larrazabal

Iñigo Landa Larrazabal (Bilbao, 1967) Destinado en la Agencia Espacial Vasca. Estudió Austronáutica en euskera y cursó el mismo máster que Pablo Casado en Universidad Rey Juan Carlos, el fugado. Vive en Bilbao

6 comentarios en «Esto no lo daban en el cole (3er. «cacho»)»

  1. aupa iñigo:
    viene a colacion.
    buscar «así ayudó el clero español a escapar de los aliados ….. lista de 104 nazis ,oligargas etc Neguri y demas…….te lo flipas…….
    es alucinante
    eskerrik asko.
    ¿que les pareseee?

  2. Charlaba yo con un vecino y con una vecina ambos de Bilbao de casi toda la vida, maduritos ellos y muy educados, sobre el problema de las fiestas con sus borracheras, pinchazos y agresiones varias. Ambos coincidieron en que «con Franco no pasaba esto» y que ellos no habían tenido problemas con aquel régimen»
    Ante semejante arrebato de estupidez infusa y mala memoria o pocos escrúpulos hui de allí al Eroski del barrio para que se me pasara la mala hostia porque la metástasis franquista sigue. Que puto asco!

    1. Eso mi ama también lo decía, lo de que con «Franco esto no pasaba» y no lo decía por franquista, pues más nacionalista vasca que ella, pocas, más bien lo decía por que con Franco un par de ostias y asunto arreglado, y no eran pocos los que lo decían y de franquistas no tenían nada-

      Con Franco no se, pero con ostoterapia varias por parte de la policía se arreglarían muchos de los asuntos de este país, robos, trapicheo de droga, okupaciones, … con tanto buenismo y tanta mierda, nos comen.

  3. El Borbón de ahora al que le pagamos su ultra rápido viaje a Colombia para la toma de posesión del nuevo presidente de izquierdas, no tuvo la cultura política imprescindible para levantarse ante el paso de la espada de Bolívar, un símbolo de Latinoamérica que tendría que haber respetado aunque su ideario sea de la ultraderecha. Quizás lo hubiera hecho ante el paso de una reliquia de Perón. Hay cosas que no cambian nunca y la falta de educación y la soberbia de esta gente es una de ellas. Su rápido regreso se debió seguramente a que tenía que posar en Marivent con VOX. Ahí sí estuvo cómodo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.