Esto no lo daban en el cole (4º y último «cacho»)

La Dura Historia de la Dictadura de Franco continúa en sus apenas cinco horas de duración (NETFLIX) explicando una pequeña parte de lo ocurrido en aquellas cuatro décadas de terror para unos y de extrema placidez para otros (Como para Jaime Mayor Oreja o su monosabio progenitor de un «acosado», que la políticamente enajenada, Rosa Díez, llama con la vista perdida, «atentado de los rescoldos de La ETA«). Vamos a ver: Por poner el último ejemplo del último incidente de este nuevo «Roberto Alcázar«, ¿Lo que ocurrió en Romo-Getxo es un «atentado«?. En fin, siempre he recomendado a esta trepa magenta no desayunar patxaran con txurros pero sigue sin hacerme caso. Tampoco es que la siga a diario a esta zumbada pero seguro que ha publicado en Twitter algo sobre el «atentado» a los cabezudos en las fiestas vitorianas de La Blanca. Conociendo el percal, no me extrañaría absolutamente nada. necesita notoriedad de una manera que ya raya el consejo médico especializado.

Volviendo a la Serie de NETFLIX, esta nos vuelve a recordar el terrible crimen continuado de los robos de recién nacidos. Formando sociedad con la Iglesia Católica y su red de hospitales, conventos y residencias para “chicas descarriadas”, se calcula en 30.000 el número de criaturas sustraídas con mentiras a sus madres y vendidas o entregadas a familias de confianza del Régimen. Mujeres rojas, madres solteras, o cualquiera que las autoridades fascistas y eclesiásticas consideraran indignas de la maternidad, sufrieron la pérdida de los mismos por extrañas muertes o “complicaciones de última hora«. Hoy en día, en 2022, sigue abierto este siniestro asunto como tantos de la «Marca España Negra«.

La Sociedad española apenas se rebelaba contra el estado de cosas, bien por pánico bien por convencimiento, constituyendo una mayoría silenciosa al gusto del déspota. Y para mantener unido al pueblo, aparte del espíritu patriótico obligatorio no venía mal el tratamiento de Pan y Circo, más de lo segundo que de lo primero.

El deporte rey ya era, cómo no, el fútbol. Los éxitos que iba cosechando el Real Madrid convirtieron al club blanco en el estandarte de los españoles tanto dentro como fuera de casa, de forma que el equipo merengue se convirtió en la imagen de España y del Régimen siendo una de las aficiones del criminal la de sentarse en el palco de honor del Bernabéu y si era para entregar trofeos pues mejor. La Collares siempre a su lado con su terrorífica sonrisa. Y los Gento y Amancio de cada década besándole su huesuda mano.

Pero, con todo ello, la cosa económica no marchaba nada bien y Franco se vio obligado a cambiar su Consejo de Ministros de fascistas cazurros por los tecnócratas del Opus Dei para intentar dar el paso de la autarquía del hambre a la modernidad. Los mercenarios formados en centros de la secta habían recibido una formación suficiente para buscar una salida y contaban, además, con la ayuda directa de Dios (otra vez). Se pasaba del Dios de la Espada al Dios de los Negocios. Pero siempre juntos, el asesino y la Iglesia Católica española.

Y un hombre fuerte de la secta iba a ir adquiriendo un papel de líder en la “modernización” del Régimen encaminada a dar una imagen menos truculenta, aunque el tipo en sí era la truculencia en persona. El mismísimo Carrero Blanco al que le gustaba combinar su fe con la represión feroz y el control económico del chiringuito criminal.

Las soluciones que se encontraron fueron complementarias: Inmigración interior de la España pobre a las zonas de tradición industrial, la exportación de trabajadores a Europa (principalmente a Alemania) con el fin de recibir las remesas de divisas de que tan necesitado estaba el Régimen fascista. Se comenta en la serie que el número de españoles “invitado” a autoexiliarse para ganar un sueldo fue de un millón y medio.

Más tarde, y como complemento caído del cielo, llegó el turismo internacional. Mallorca fue uno de los primeros destinos elegidos por los visitantes foráneos y una compañía de viajes en especial la que supo montar la infraestructura necesaria. Como no podía ser de otra forma, el dinero de los promotores era negro como el carbón y provenía de un grupo de nazis belgas valones que escaparon antes del fin de la guerra y que se llevaron consigo lo robado. Ni que decir que el apoyo hacia ellos fue total. Ese turismo traía consigo gentes acostumbradas a vivir en democracia pero que desgraciadamente pasaban absolutamente de los asesinatos y torturas franquistas.

El «Padre de la Constitución», Manuel Fraga, tenía miedo de que entrara aire fresco en las catacumbas franquistas y ordenó colocar parejas de picoletos de capa y tricornio en las principales playas para evitar desmanes. No duró mucho la ridiculez y es que tampoco los turistas quería líos más allá de los de faldas.

La mano de hierro de Carrero Blanco, las siempre negadas torturas, llegaron a la Dirección General de Seguridad, a la de la Guardia Civil, a las comisarías de la Policía Armada, o a cualquier benemérito cuartelillo. Los gritos eran, en cambio, reales.

La represión brutal de cualquier manifestación que no fuera de sumisión total al franquismo posibilitaron que el genocida se dedicara a inaugurar pantanos, pescar atunes, jugar al golf o merendar en El Pardo con Juan Carlos y Sofía tras nombrar en 1969 al ahora fugado en Emiratos “Príncipe de España y sucesor a título de Rey”. Bueno, Juan Carlos y Sofía también le acompañaban en el balcón de la Plaza de Oriente desde donde el asesino Franco recibía el «cariño» de los españoles.

La voladura controlada de Carrero Blanco sumió al asesino en un trance del que ya no pudo salir y que le provocó un acelerado deterioro de su ya jodida salud. El Juicio de Burgos le supuso un tremendo desgaste que le hizo indultar a los condenados en la farsa militar y los asesinatos de cinco antifranquistas en 1975 con la consiguiente conjura judeo-masónica-marxista minaron más su salud, cediendo ya el testigo al Borbón que lo primero que hizo fue salir por patas del Sahara. De ahí ya a morir como un animal de laboratorio entre tubos manejados por su siniestro y multimillonario yerno. Y mintieron hasta en el día del fallecimiento. Dijeron que murió el 19 de noviembre, pero solo para que coincidiera con el día de la ejecución del falangista José Antonio casi cuarenta años antes. Mentirosos hasta muerto el muy desgraciado. Pero dejó todo atado y bien atado.

NOTA: Para los interesados en la figura del Almirante Carrero Blanco pueden visitar el monumento en su honor de Santoña o la sala-homenaje en el «Memorial de algunas víctimas» de Vitoria-Gasteiz que conocemos como «El Melitóndromo«. Quienes sufrieron muerte, cárcel, torturas o exilio por su Régimen les estarán muy agradecidos, como lo estoy yo, que mi madre nació dónde merecía nacer para esta banda de fascistas: En la cárcel de mujeres de Getxo porque la «roja» de mi abuela estaba embarazada.

Por aquello de «la placidez«, en su día me querellé contra el sinvergüenza de Mayor Oreja pero libró porque estaba aforado como europarlamentario. No me digan que no era para, al menos, darle un sopapo en toda la carota como Dios manda a ese fascista. Es igual… Me la hubiese cargado yo porque toda esta piara sobrevive con el placet de un sistema judicial que jamás se democratizó y les defiende. Y lo malo es que, unos y los otros, lo saben: Me refiero a la piara de políticos fascistas y a fascistas con puñetas.

Publicado por

Iñigo Landa Larrazabal

Iñigo Landa Larrazabal (Bilbao, 1967) Destinado en la Agencia Espacial Vasca. Estudió Austronáutica en euskera y cursó el mismo máster que Pablo Casado en Universidad Rey Juan Carlos, el fugado. Vive en Bilbao

3 comentarios en «Esto no lo daban en el cole (4º y último «cacho»)»

  1. Desde que la ultraderecha nacionalista española en sus múltiples variantes salió de su voluntario letargo tras el «desafío catalán, perdidos todos complejos y con un abotargamiento social absoluto incluida Euzkadi, se está procediendo a una revisión de la Historia del Franquismo antes de llegar siquiera conocer toda la verdad, convirtiéndola en un relato confeccionado mediante las aportaciones cínicas de políticos inmorales, medios y periodistas corruptos, presuntos intelectuales del pesebre e incluso instituciones publicas tipo memoriales creadas a propósito para ello
    Las ideas que van calando en la permeable sociedad española son perlas como éstas :
    El golpe de estado era necesario porque la República era un caos.
    Había que defenderse del avance del comunismo.
    Se cometieron los mismos crímenes por ambos bandos
    No fue una dictadura sino una dictablanda
    Con Franco había paz, trabajo y seguridad
    España nunca fue pronazi ni profascista
    Aquélla fue una guerra en la que hubo para siempre vencedores y vencidos. Y hay que asumirlo.
    Hablar del pasado que no nos interesa abre de nuevo las heridas
    El ejército, el sistema judicial y la policía pasaron a ser firmes defensores de la democracia tras ser firmes defensores de la dictadura sin proceso de regeneración alguna porque no era necesaria.
    Quienes dejaron su vida por defender el régimen legal establecido no son víctimas.
    Quienes se opusieron resistencia armada al franquismo durante el franquismo son terroristas.
    Y todo esto ochenta y tres años después. El eterno atraso Marca España.
    Por ello series como la de NETFLIX son necesarias. Habría que darlas a conocer a las nuevas generaciones como un pequeño paso, muy pequeño, en defensa de la verdad, de la justicia y de la reparación, conceptos ajenos al nacionalismo español violento, excluyente y supremacista.
    Dedicado especialmente al crispador profesional Iturgaiz.

  2. Sugeriria a todos los que se animen a ahondar en la figura de Carrero visitando el melitondromo, que de paso, no dejen de visitar la famosa bañera de Intxaurrondo, donde obtendran informacion de quien fue y por que torturaron hasta la muerte a un pobre conductor de autobus llamado Mikel Zabalza. Podran leer, tambien, las diferentes versiones oficiales y escuchar una conversacion telefonica entre agentes de la autoridad de lo mas interesante. Ya antes de irse, en un lugar prominente, no dejen de admirar la recreacion de los antiguos bajos de lo que fue sede del gobierno civil Español, la cumbre, ahi estan recreadas las refinadas torturas a las que fueron sometidos a manos de agentes del cuartel de Intxaurrondo los secuestrados Lasa y Zabala, antes de ser obligados a cavar su propia tumba y rematados convenientemente. No se lo pierdan.

  3. Hay un pequeño error en el artículo. Franco sí murió el 19N. la mentira consistió en retrasar el gozoso hecho al 20 para coincidir con el óbito del falangista José Antonio protomártir de la cruzada religiosa española.
    Una de las costumbres de los nacionales eran los tradicionales paseillos. Los presos rojos y/o separatistas encerrados al estilo de los futuros campos nazis vivían bajo el terror de saber que esa noche, como todas, los fascistas acudirían a las celdas para hacer la saca de unos cuantos de ellos y llevarlos al paredón. Tortura inhumana el desconocer si es tu última noche o no. Digna de los nazis más perturbados. Para más cojones siempre había por allí un sacerdote católico transmutado en buitre para dar la absolución a los asesinados.
    Muchos antifascistas se vieron obligados a abandonarlo todo y exiliarse en tierras civilizadas. El histriónico padre del chico acosado con el culo pelado pide hoy en la prensa a Urkullu que reapare moralmente a quienes se marcharon de las Vascongadas por las amenazas de ETA. Por una simple cuestión de orden histórico antes las hienas del partido corrupto tendrían que exigirse así mismas reapara moralmente a quienes huían de un re´gimen de terroristas para salvar su vidas, a partir de 1936. Pero para el histriónico padre del acosado del culo pelado lo hecho bien hecho estuvo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.