«Caos» y «cacaos»

Cuando nuestros ancestros se tumbaban de noche entre las florecitas del prado, bien para escuchar a los grillos, o bien para echar una cana al aire con la moza en la postura del misionero pero alternando posición, contemplaban un enorme fondo negro salteado de puntitos brillantes. Incluso los más espabilados distinguían las constelaciones. Se hablaba entonces de la “Armonía Celestial”. Y según nos cuenta la WIKIPEDIA, «La Armonía de las Esferas» es una antigua teoría de origen pitagórico, basada en la idea de que el Universo está gobernado según proporciones numéricas armoniosas y que el movimiento de los cuerpos celestes (según la representación geocéntrica del universo: el Sol, la Luna y los planetas) se rige según proporciones musicales; Las distancias entre planetas corresponderían, según esta teoría, a los intervalos musicales. Ya, ya….

Con el lanzamiento y puesta en órbita de eso que se parece a una chivirita encima de un avión de papel que se conoce telescopio James Webb, todos estos romanticismos, como tantos otros, se ha ido al garete. El cacharro ése, obra de 16 países del Planeta Tierra, está diseñado para tener un alcance que nos acerca a la historia del Universo desde 200 millones de años después del Bing Bang. O sea, el fondo que se puede ver está constituido por el Universo tal y como era hace 13.500 millones de años. A mí, que ando más centrado en cómo se desalojan a policías municipales del Salón de Plenos del Ayuntamiento del epicentro y vórtice del Universo, no me entra en la cabeza pero lo cuento por si a alguien le interesa.

Y lo que se ve es el caos. Millones de Galaxias que se pelean unas con otras hasta que la gorda se jama a la pequeña, agujeros negros que se van a chocar entre ellos, estrellas enanas (con perdón), rojas, masivas y de todos los tipos. Planetas que no se ven porque no emiten luz.

Es decir, el Universo no es una cosa tranquilita, pacífica y armoniosa sino que es un cacao. A pesar de lo que decían los papas y curas cuando dictaban que todo giraba alrededor de la Tierra que era plana, para más cojones. Y que Dios lo creo todito todo en seis intensos días, aunque todavía no existían los días ni las noches ni nada de nada, o sea, que iban de listos ya que no podía haber horarios de cierre para ese gran gremio de llorones como lo es la Hostelería.

Y tenían los santos huevos de quemar a los que, adelantados a su tiempo, sabían más o menos cómo era la cosa. Todavía queda gente así, a pesar de todo, y aunque sigan existiendo Tribunales de la Santa Inquisición amparados bajo el escudo de unas siglas políticas . Estamos montados en una piedra redonda y pequeña que da vueltas sobre sí misma y alrededor de una cosa redonda que quema mucho y que, a su vez, va dando vueltas por el Cosmos dentro de una Galaxia que, a su vez, va a toda pastilla hacia el infinito y más allá. Como para estar seguros de nada.

Se puede hacer una abstracción del cristo que tenemos montado encima de nuestras cabezas y bajar a «Marca España«. Un astrónomo (del que no recuerdo el nombre porque mi cabeza no da para más que para guerrear con Tribunales Inquisitoriales) decía que la Tierra tiene una suerte inmensa por tener de momento su atmósfera y por no haber sido aún destruida por los incontables meteoritos, cometas y residuos varios que andan de excursión con el IMSERSO Celestial. Repasaré los apuntes de mi curso de Astronáutica en la Agencia Espacial Vasca que, por ahora, aún no dirige Jonan Fernández.

Existiendo ya la vida, hubo un pepinazo de asteroide que se cepilló a los pobres dinos en lo que fue la última extinción -más o menos- masiva de las cinco que se conocen hasta el momento. Pues «Marca España» tiene una suerte de cojones para no haberse autodestruido ya, y miren que tienen de todo:

– Jueces que no se ponen de acuerdo para que les sustituyan otros jueces a los que les toca serlo de una puta vez.
– 500.000 familias recibiendo el Ingreso Mínimo Vital (y todos tan pichis, como los del barrio de Ollerías Altas, o bajas, o medias, de Bilbao).
– Partidos franquistas alineados con “centristas” y que ponen líneas rojas para que otros no negocien con el PNV antifranquista en una supuesta democracia, tendencia brutal del insulto como modo de hacer política sobre la mentira (y con la jeta tan o más dura que el kevlar).
– Reales miembros y miembras de estirpes agusanadas que han hecho de la mangancia y de su lujosa vida de gastos suntuosos pagados a escote un ejemplo -malo- para la Sociedad.
– Corrupciones eternas a medio juzgar o prescritas a propósito.
– Policías que viven en alcantarillas que salen a la luz para montar causas ficticias.
– Prensa corrupta de La Caverna que propaga esos infundios.
– Agujeros negros por donde se ha escapado la ética y el dinero.
– Estrellas fugaces de la política, del deporte o de la farándula, que reciben más atención que los médicos, los maestros o los científicos…

Y cuando digo que lo tienen todo, también existen asteroides que caen desde el espacio sideral a tejados del vórtice del Universo botxero pero que nada tienen que ver con unos fuegos artificiales de ninguna Semana Grande y eso…

Sobre el particular, ya nos avisó Carlos Jesús desde Raticulín, o él mismo en su versión de Christopher desde Ganímedes, encarnado en su quinta personalidad (que es lo que vulgarmente se conoce como dos bipolaridades más una), o es su octava personalidad («octopolar«, que ni el psicólogo de Macarena Olona debe saber qué significa), esta vez, ya como Micael, el hijo de Yahvé. En esa ocasión afirmó tener, exactamente, 13 millones de naves escondidas detrás del Sol y que no se fundían ni derretían porque eran de una Confederación Extraterrestre Intergaláctica. Una especie de la OTAN pero compuesta por fuerzas interestelares de Raticulín, de Constelación Orión, de Ganímedes, de Alfa, de Beta, etc… Y todo lo estaba preparado, urdido y coordinado por un tal Andachián, que vayan a saber quién coño era… De la misma, un transtorner disfrazado de «Doña Elena» o de Rosendo, que, para el caso… parra.

Pues bien, iban a echar sobre «el mal» un halo de fuego desde 45.000 kilómetros de altura. Lo que no me cuadra mucho es que esas y esos vecinos de la Calle Viuda de Epalza (que no era otra más que Casilda Iturriza, la que también da nombre al Parque de los Patos), fueran «el mal» por mucho que sus casas estuvieran frente a la «maléfica» txosna de Hontzak o de «La Pimpi» (por mucho que Leticia Sabater estuviese berreando, entre kilos de purpurina, eso de «Méteme la salchipapa» o «Dame 18 centímetros, papi«). Así que, si lo que les cayó en el tejado no fue obra de extraterrestres, ni de tampoco los fuegos artificiales, compraremos «pulpo como animal de compañía» y atribuiremos la desgracia a un muble colocado que, como saurio que es, salió to kolokao de La Ría y tiró la colilla del peta al tejado. Y, ahora, vas, y se lo cuentas a las «solidarias» compañías de seguros.

En fin, volviendo al principio, hay montado un cacao hecho a imagen y semejanza de lo de arriba pero en plan chapuza. Nada nuevo bajo el sol (ni cara a él), pero tiene pinta de que algún día habrá un Big Crunch en «Marca España«. Empeño ponen y gente para ello hay y, encima, muy embrutecida. Lo malo es que lo mismo que hay gente que ve la Tierra plana y es creacionista, hay otra que dice que «Marca España» es una «democracia de primera división«.

Por terminar y, de nuevo, más cerca de nosotros, otros se vienen arriba cuando policías municipales les reclaman lo que, laboralmente, es suyo y todo lo reducen a reírse de unos postizos de narices de payaso cuando, en realidad, las risas son (porque lo son) inversas, máxime si nos da por fijar la atención en ridículos de libro relacionados con la ejecución de «danzas regionales», o en cualquier genuflexión ante cualquier coronado heredero de Franco. Son las cosas que tiene eso de no enterarse de nada… Cosas de prematura y vigente soberbia y, sobre todo, del famoso y traicionero micrófono no apagado. Y eso que ahora tiene luces (el micrófono, digo).

Mira que se les pone «fácil» a palmeros, makakozitos, pelotas e incompetentes «recolectores de recortes de Prensa» (como este) para poder usarlos sin el menor fundamento con base jurídica en ciertos Tribunales. Pero es igual: Entresacar «pajas mentales» de estas líneas, además de subjetivo, sería cosa para gentes un poquito preparadas, que no es el caso. De hecho, a esas o esos «portentos», por no darles, ni les da como para identificarse. Como dirían en mi Barrio, «donde no hay mata, no hay patata» o, como dirían a 24,15 kms. en línea recta de mi casa, o sea, como dirían en Bermeo, «Callao está dicho«.

Pues eso… ¿No?

Publicado por

Iñigo Landa Larrazabal

Iñigo Landa Larrazabal (Bilbao, 1967) Destinado en la Agencia Espacial Vasca. Estudió Austronáutica en euskera y cursó el mismo máster que Pablo Casado en Universidad Rey Juan Carlos, el fugado. Vive en Bilbao

8 comentarios en ««Caos» y «cacaos»»

  1. Contemplando el infinito celeste a la única conclusión real al cual podemos llegar es que en el caso de que ocurra cualquier catástrofe universal la humanidad solo servirá como relleno de sándwuich entre el cielo y la tierra.
    Otra: nosotros éramos todos humanos hasta que los políticos nos dividieron…las iglesias nos moralizaron con su evangelización…y el dinero nos clasificó…por lo tanto, sería en verdad algo ilógico e ingenuo esperar que ellos, las clases dominantes, desarrollasen una forma de educación que permitiese a las clases dominadas percibir las injusticias sociales…de modo que más tarde estuvieran capacitados para criticar y actuar contra los potentados señorones.
    …y para terminar: algo sumamente grave para los pueblos es desentenderse de las políticas, porque ello trae como consecuencia el ser gobernado por una cuerda de desalmados y sus adláteres…que tanto abundan.

  2. Estimado pisacallos Iñigo : ¿Se le puede llamar hijo de puta a un tipo que se servía de su pertenencia a una institución policial para almacenar droga dura y causar estragos a la salud pública mientras los putos curritos y curritas que le pagamos el espléndido salario vemos con consternación que además estaba de baja laboral prolongada? ¿Sería más correcto llamarle presunto hijo de puta a pesar de ser pillado con las manos en los polvos blancos? La disponibilidad de cocaina es tan abundante en Euskadi (con S de momento) que ya duda una de muchas cosas sobre las faltas por omisión, cooperación, inoperancia, ineficacia, falta de medios u otras cosas, todas ellas preocupantes. Y aunque ese tipo de corrupción se da en todos y cada uno de los estados del mundo, salvo en Tabarnia, sigamos observando nuestros ombligos y sacando pelusillas de él. Es muy entretenido.

    1. Atendiendo al daño que podía hacer esos kilos de mierda en la población, por supuesto que se le puede llamar hijo de puta o, al menos, hasta que sea sentenciado por un Tribunal, presunto hijo de puta.
      Lo que hace la codicia!!!

  3. «… cuando, en realidad, las risas son (porque lo son) inversas, máxime si nos da por fijar la atención en ridículos de libro relacionados con la ejecución de «danzas regionales», o en cualquier genuflexión ante cualquier coronado heredero de Franco.»

    Tus palabras denotan dolor, Iñigo 😔

    Salvo catástrofe, a partir de Mayo vas a tener otros 4 años de Aburto como alkate. Te aconsejo que busques ayuda psicológica o, en su defecto, consuelo espiritual y/o carnal (que también alivia).

    Mucho ánimo, lagun.

    Eskerrik asko ¡¡¡

  4. Entre deslumbrantes constelaciones y demás, en Marca España brilla con luz propia la justicia, que como es bien sabido es borbonicamente igual para todas y todas. Pues resulta que la guardiacivil había investigado las presuntas conexiones entre la mafia rusa putinesca y el partido corrupto franquista en la Costa del Sol, zona de especial interés mafioso y patrimonio del crimen internacional. Pues cuando ya está todo preparado para encausar a mafiosos y corruptos nacionales va una jueza de Benidorm y dice que se le olvidó prorrogar la causa y que básicamente a tomar por culo el invento. Hasta aquí leo. A partir de ahi piense mal e igual acierta. Será que veo muchas pelis. Y no es la primera vez.

  5. Está «democracia» por la que tanto luchamos las que peinamos canas, nos está saliendo un poco rancia ya.
    Algunas tenemos que andar con pies de plomo, para que nadie se sienta ofendidito si cantamos las verdades del barquero y otros tienen barra libre, para hacer y decir lo que les da la gana, en nombre de la «marca España» que se ha convertido por arte de birli birloque, en intocable, no vaya a ser que se resientan, pactos, acuerdos y bla, bla, bla.. Y así nos va… Barones sin título aristocrático presionando a sus propios compañeros para que no se salgan de la línea recta, no vaya a ser que haya quién se sienta agraviado. Y en este mundo político tan decepcionante no nos sorprende que aquellos que han trabajado muy duro para cambiar un poco las cosas y evolucionemos, se vean la mirilla de un cazata o que en un edificio, hasta ahora noble, unos compañeros tengan que desalojar a otros, por querer expresarse libremente y defender sus alubias. Con lo fácil
    que es escuchar, oiga, y girar el timón y enderezar las cosas para no crispar. Pues no, los hay terraplanistas cerriles o soberbios bien pagaos que no se bajan ni del burro, ni del toro. Algún día llegará quién se ponga a enmendar lo mal hecho y a construir de nuevo…y yo que lo vea…

  6. De tu cr´íptico y metavérsico mensaje se deduce que básicamente esto no funciona, considerando como «esto» lo que cada uno considere oportuno.
    A mí en principio me desorientan algunas cosas que corresponderían más bien a un mundo al revés en el que los empresarios buscaran además de la competencia la cooperación con otros empresarios. A mí eso me suena a cártel para subir precios, o ssssea que puntualizaría Tamara Falcó y por mucho que lo diga ese personaje de El Greco que es el monarca impertérrito de todas las Españas.
    También me flipa que la policía municipal bilbaiba encargada de velar entre otras cosas por la fluidez del tráfico monte un chocho en hora punta en una de las principales entradas a Bilbao eliminando la libre circulación del transporte público y el movimiento de la gente desde o hacia sus currelos con los cuales pagan los impuestos para a su vez pagar a los municipales sus sueldos.Metavérsico puro, mi saergento.
    ¿Y qué me dicen del policía vasco y tal al que han encontrado 54 kilitos de cocaína en su casa? ¿Verso suelto o rana de charca pública?
    ¿Y que me dicen de que el Ilustre de Bilbao acuse al Alcalde de decir que cuando los comerciantes de Santutxu hablan de oleadas de robos mienten como bellacos? Nombra Ilustres y te sacarán los ojos, que decía mi bisabuela adoptiva.
    O sssea todo al revés. ¡Cáspita! Como dice el Speaker de la Cámara de los Comunes de la huérfana U.K. ¡Order!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *